Agur lagunari

Por José Antonio Ardanza Garro - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

José Ignacio Arrieta nos ha dicho adiós, nos ha dejado. Nos conocimos de estudiantes en la Universidad de Deusto. Era un alumno destacado, inteligente, brillante, uno de los chicos de Bernaola.

Nos volvimos a encontrar años más tarde, yo, como diputado general de Gipuzkoa y José Ignacio, como director general del EVE, y a partir de enero de 1985 y hasta 1991, consejero en mis dos primeros gobiernos. Un hombre generoso, sensible a las dificultades del prójimo y amante de su país. Ante la brutalidad de la crisis económica y del paro fue quien propuso al gobierno, a finales de los 80, aquella medida pionera en el Estado, y reflejo de su sensibilidad social, el Ingreso Mínimo Familiar en el marco del plan de la pobreza, que años más tarde fue extendiéndose a otros lugares, así como, las AES (Ayudas de Emergencia Social) y el IMI (Ingreso Mínimo de Inserción).

Un hombre a quien todos-as queríamos por su empatía, siempre dispuesto a colaborar, a echar una mano. Pero al José Ignacio autentico lo conocí a raíz de su enfermedad. Ambos ya retirados de la vida política un día me confesó sus problemas de salud… Ante mi sorpresa y sobre todo su serenidad contándomelo, consciente de mi perplejidad, continuó: tranquilo Lehendakari, estas cosas pasan, hay que luchar y sobre todo hay que tener fe. Para mí fue un doble descubrimiento, su enfermedad, pero sobre todo su fe y su enorme fuerza interior y coraje para afrontar el futuro.

Su mujer Maite, sus hijos e hijas, y su familia eran su razón fundamental de vivir y también el trabajo al que había dedicado toda su vida.

Deja, en quienes le hemos conocido, el recuerdo de un hombre leal, consecuente con lo que creía, querido y dispuesto al servicio a los demás. Esa fe, de la que tú diste testimonio, nos abre a la esperanza de que algún día nos volveremos a encontrar.

José Ignacio, lagun mina, agur eta egun handira arte.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120