DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
UNA saga de porteros.

Ocho guantes para los Mandanda

Steve, guardameta del Olympique de Marsella, tiene tres hermanos pequeños que también son porteros profesionales

Un reportaje de Arkaitz Aramendia - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Mandanda, en un partido con el Olympique.

Mandanda, en un partido con el Olympique. (Foto: AFP)

Galería Noticia

Mandanda, en un partido con el Olympique.

UNA saga de porteros. Así podría titularse la hipotética película que analizara la vida de los Mandanda, una familia en la que los nacimientos no llegaron con un pan bajo el brazo, sino con un par de guantes. El fútbol, no en vano, forma parte del día a día de cuatro hermanos que no solo comparten sangre. También pueden presumir de compartir talento y profesión en un mundo en el que recorren caminos paralelos. Bajo palos, con la portería como preciado tesoro a defender y cual guardaespaldas de sus respectivos compañeros, los Mandanda ejercen como guardametas a nivel profesional, siendo Steve, el cancerbero del Olympique de Marsella, el mayor de los cuatro hermanos y el que un mayor impacto y estatus ha adquirido hasta la fecha en el panorama internacional. El arquero congoleño, que a sus 32 años visitará mañana San Mamés por segunda vez tras una primera experiencia en febrero de 2016, ejerce como guía y referente a ojos de sus tres hermanos menores, de quienes afirma sentirse “orgulloso”.

No puede ser de otra manera, dado que a base de trabajo, sacrificio y fe han sido capaces de seguir la estela de un ídolo al que siempre han tenido cerca, pero lejos al mismo tiempo. El sentimiento de pertenencia a una familia con el fútbol como escenario en el que reposar los sueños de la infancia, lejos de difuminarse, continúa firme en la parte más profunda de cuatro porteros capitaneados por Steve Mandanda, reconocido a nivel mundial por unas aptitudes que le permiten lucir músculo deportivo y competitivo en el Olympique, donde asoma como titular indiscutible. Internacional con Francia tras su traslado desde Kinshasa hasta territorio galo cuando solo tenía dos años y con el Athletic como siguiente desafío, fichó por el Le Havre en 2005 y desde entonces no ha dejado de crecer.

Su llegada a Marsella se hizo efectiva en 2007, cuando inició una fructífera etapa de nueve años como portero del Olympique que le abrió las puertas de la selección francesa, con la que asomó en el Mundial de 2010. En 2016, sin embargo, abandonó el conjunto galo para recalar en el Crystal Palace, donde tardó menos de un año en verse fuera de sitio y solicitar su vuelta a Marsella, equipo en el que figura como emblema con más de 400 partidos a sus espaldas y donde vuelve a volar bajo palos mientras sigue con atención la evolución de sus tres hermanos, nacidos en Francia. Parfait Mandanda, cuatro años menor, milita desde 2011 en el Charleroi de la Primera División de Bélgica y es internacional con la selección de la República Democrática del Congo, con la que consiguió la medalla de bronce en la Copa de África de 2015. Pese a nacer en la localidad francesa de Nevers, Parfait optó por hacer el camino inverso al que realizó Steve para defender sobre el césped a un país en el que no nació, pero al que se siente unido al igual que sus hermanos.

El siguiente en el escalafón relacionado con la edad es Riffi Mandanda, el penúltimo de la saga. Nacido en Évreux, Francia, en 1992, defiende los colores del Ajaccio en la Ligue 2 francesa desde 2015 y fue portero de la selección sub’21 de la República Democrática del Congo en cuatro ocasiones. Su trayectoria, de menor impacto que la de Steve y Parfait, también le ha permitido dedicarse en cuerpo y alma al fútbol, algo que pretende hacer también el más pequeño de los cuatro hermanos.

EL MANDANDA DEL FUTUROA sus 19 años, Over aún debe hacerse un nombre en el mundo del fútbol, pero ejerce ya como profesional al ser el tercer guardameta del Girondins de Burdeos. Natural de Évreux al igual que Riffi, no ha disputado ningún minuto en lo que va de temporada, pero cuenta con un esperanzador futuro por delante, al ser señalado como una promesa en ciernes para satisfacción, entre otros, del propio Steve, que volverá a medirse mañana al Athletic en los octavos de final de la Europa League y a acaparar así la atención de sus tres hermanos. Los cuatro, con los guantes como amada herramienta de trabajo, responden no en vano a una auténtica saga de porteros que permanece unida en la distancia.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120