eskuinaldea

Jorge Pineda, más que un deportista

El remero de Raspas Arraun ha obtenido la medalla de plata en el campeonato del mundo indoor

El getxotarra sufre una disfuncionalidad en las piernas y una enfermedad que debilita el músculo

Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Jorge Pineda posa junto a una pintura en la sede de su club, el Raspas Arraun, que está en Las Arenas.

Jorge Pineda posa junto a una pintura en la sede de su club, el Raspas Arraun, que está en Las Arenas. (M. Hernández)

Galería Noticia

Jorge Pineda posa junto a una pintura en la sede de su club, el Raspas Arraun, que está en Las Arenas.

Marta Hernández

Getxo- Más que un deportista. Jorge Pineda es más que un deportista. Es un espejo. Es un ejemplo. Él se ha colocado al frentede la trainera, rema, rema y rema e intenta salvar todos los obstáculos posibles. También el de su diversidad funcional. Él desea inspirar, porque las discapacidades no hunden. “Imagínate que gano todos los Juegos Olímpicos de aquí hasta que me retire, pero ¿y si no conseguimos crear una escuela de remo adaptado, si no conseguimos que este deporte se empiece a impulsar, si no conseguimos dejar un legado...? ¿Qué sentido tiene? A Muhammad Ali se le recuerda, aparte de por ser un gran boxeador, por tener influencia en la sociedad en la que vivía. ¿Por qué no podemos usar el deporte como herramienta para ayudar a las personas con discapacidad? ¿Por qué no lanzar ese mensaje?”, reflexiona. A sus 20 años y con una diplejia eplástica que afecta a sus piernas, unida a una enfermedad que provoca debilidad muscular, este getxotarra tiene mucho que enseñar con su medalla de plata de los campeonatos del mundo de remo indoor, colgada del cuello.

Desde el club de Las Arenas Raspas Arraun, Jorge boga con gen competitivo, pero sobre todo, con ese alma transformadora. “Mis objetivos son dos: quiero competir a nivel internacional y poder medirme con remeros de fuera. Y por otro, abrir puertas a la gente y potenciar este deporte. Ese es un objetivo a nivel social, yo creo: que mi carrera deportiva no esté dirigida solo a conseguir éxitos a nivel personal en cuanto a medallas, sino también a influenciar a la sociedad de manera positiva, a abrir un camino al resto de la gente. Yo soy el primer remero con diversidad funcional en acudir a un campeonato del mundo indoor y el único en activo en España que tiene la clasificación internacional. Con esto, quiero enseñar a la gente que a pesar de tener una discapacidad, un impedimento físico, se pueden conseguir objetivos en la vida, siempre y cuando se pongan trabajo, esfuerzo, compromiso, pasión...”, asegura Jorge con un emocionante discurso. Y con el altavoz y el mérito que tiene haberse traído de Virginia (Estados Unidos) el subcampeonato del mundo en el remoergómetro, empieza a cruzar sus metas. “Estoy muy contento con el resultado. Pero sobre todo, yo necesitaba que me dieran la clasificación en base a mi discapacidad. Hay tres categorías, y si yo quiero competir internacionalmente, necesito esa catalogación. Y en esa regata de Estados Unidos, la conseguí. Es la llave que te abre el camino a competir internacionalmente. Y estoy en la segunda categoría, en la que usas manos y cuerpo”, explica el remero de Raspas.

Su idilio con el remo empezó al seguir los pasos de su hermano, aunque el deporte siempre ha entrado en juego en su vida. “Empecé a jugar a tenis de pequeño y durante un par de años lo compaginé con el balonmano. Y mi hermano, cuando yo estaba en tercero de la ESO, empezó a remar. Yo vi que el ciclo del tenis se estaba acabando y él me animó a remar, al remo convencional. A nivel mental, me aporta muchísimo y a nivel físico es el deporte que más me ha aportado porque es uno de los más duros: en producción de ácido láctico es el segundo, creo”, comenta el joven getxotarra, estudiante de segundo de Medicina en la UPV/EHU de Leioa. De hecho, fue la preparación para la selectividad la que le obligó a dejar los remos aparcados durante casi un año. En 2017 comenzó, por lo tanto, la segunda calle de Jorge en este deporte y fue cuando pasó del remo convencional al adaptado. “Cambio cuando mi entrenador, Marcos Morales, me dice que vayamos a Galicia al campeonato de España. Y con 19 años, gané en remoergómetro. Fue increíble”, destaca. También un subcampeonato estatal en banco móvil y el reciente subcampeonato del mundo certifican la fuerza y el talento de Jorge y engrandecen su mensaje.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Eskuinaldea

ir a Eskuinaldea »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120