DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Aficionados rojiblancos

Un trago de aire fresco

El Athletic regresa a San Mamés con una victoria eficaz y reparadora

Un reportaje de Jon Mujika - Lunes, 12 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Aficionados de todo color e indumentaria acudieron en la noche de ayer a San Mamés.VER GALERÍA

Aficionados de todo color e indumentaria acudieron en la noche de ayer a San Mamés. (O. M. Bernal y Borja Guerrero)

Galería Noticia

Aficionados de todo color e indumentaria acudieron en la noche de ayer a San Mamés.

GaleríaAthletic 2 - 0 Leganés

  • Athletic-Leganés
  • Athletic-Leganés
  • Athletic-Leganés
  • Athletic-Leganés
  • Athletic-Leganés
  • Athletic-Leganés
  • Una jugada del partido entre el Athletic y Leganés
  • Athletic-Leganés
  • Raúl García celebra un gol al Leganés esta temoprada.
  • Athletic 2-0 Leganés
  • Athletic 2-0 Leganés
  • Athletic 2-0 Leganés
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

LA garganta reseca y el estómago vacío. Esa es la sensación que amarga la vida a un buen número de aficionados del Athletic esta temporada, un año de penurias que llega a los números rojos del calendario. Cuatro días atrás, San Mamés se aprestaba a su particular ascensión al calvario;ayer, tras el triunfo solvente frente a un Leganés flojo de gas mira de reojo al próximo jueves con otra cara y un “sí es posible” en el hondón del alma. Las victorias en el fútbol traen consigo estas rarezas: de repente uno cree en la resurrección de las posibilidades. En un San Mamés que a duras penas llegó a los 30.000 impenitentes llegó lo que casi no se esperaba: un trago de aire fresco.

¿Quién trajo consigo semejante alivio? Con los números en la mano, no cabe duda que Raúl García,capaz de cazar en el nido del águila un balón que parecía propiedad de Cuéllar,el guardameta del Leganés, y de revolverse a la remanguillé en mitad de su acostumbrada manifestación. En el corazón de la habitual protesta, digo, Raúl se encontró con el balón de la serenidad y en aquel remate se instaló la calma chica para el resto del partido: 75 minutos por delante sin angustias ni dolores de cabeza. Benditos sean.

El triunfo rojiblanco en ‘La Catedral’ reaviva en la afición la ilusión de que Europa no sea una quimera sino una oportunidad verdadera

La ocasión dio lugar a algunas preguntas que se cruzaban entre los aficionados. ¿Por qué no ha jugado con más asiduidad Córdoba? era una de ellas, por ejemplo. En aquel desborde poderoso que lanzó, ¡créanme!, a San Josépor la banda izquierda para templar un balón con la zurda que cazó a la volea Iturraspe,también con la siniestra,la cuestión ya no era tal sino un reivindicación. Lástima que no tenga carácter retroactivo.

Otro hecho singular de la tarde fueron los largos silencios de San Mamés. Tan poco acostumbrada está La Catedral este año a vivir si estrecheces, que tener presupuesto para postre, café, copa y puro desorientó a más de uno. Sin decir que el de anoche fue un partido mayúsculo, ni tan siquiera grande, sí se puede pensar que el Athletic tiró de oficio, lo que bastante es habida cuenta que días atrás los hombres de Zigandahabían dado la imagen de aprendices en Marsella.

“Oiga usted, diga que se canta poco y mal en San Mamés”, me espetó un vecino de localidad a la salida del partido escalera arriba. Le miré porque parecía recién salido, qué sé yo, de Otelo.Pensé después que sí, que no fue un partido de sintonías en la grada. Tampoco hubo grandiosas arias sobre el césped, es cierto. Pero Raúl Garcíamostró una voz campanuda de barítono macho, Córdobafloreó con su garganta por la izquierda y Beñatmarcó el son del partido con una voz cristalina por momentos. Lo suficiente para que San Mamés, siquiera por alivio, hubiese entonado algún apoyo más.

Quizás se trate de una estratagema. Lo digo porque también a la salida del partido la sensación era una: se puede con el Olympique. No en el campo, pero en las afueras, poco a poco, comenzó a percibirse una sensación extraña: todavía el Athletic puede hacer algo grande este año. Igual la afición guardó las gargantas por precaución. No conviene forzar de repente y quedarse afónico antes del jueves, donde se van a jugar todas las bazas. Parecía que no había posibilidad alguna a las nueve menos cuarto de la noche de ayer. Noventa minutos más tarde, la cosa no estaba tan clara. Cosas propias del fútbol.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120