DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
regiones sin Estado

Urkullu pide a la UE una institución para las regiones sin Estado y regular las consultas

El lehendakari propone a Juncker convertir a las naciones europeas en “sujetos activos de pleno derecho”

Míriam Vázquez - Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en su comparecencia de ayer ante los medios de comunicación. Foto: Alex Larretxi

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en su comparecencia de ayer ante los medios de comunicación. Foto: Alex Larretxi

Galería Noticia

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en su comparecencia de ayer ante los medios de comunicación. Foto: Alex Larretxi

bilbao- El lehendakari, Iñigo Urkullu, quiere que las regiones con competencias legislativas y las naciones sin Estado puedan participar en la toma de decisiones en la Unión Europea. Para que el modelo comunitario sea realmente descentralizado, Iñigo Urkullu pide crear una institución que agrupe a las regiones, para que puedan participar en el diseño de las políticas europeas y la toma de decisiones dentro de sus competencias;y también pide que se redacte una directiva de claridad para que las naciones puedan ser consultadas sobre su estatus de soberanía, cosoberanía o interdependencia. Además, quiere que los nuevos estados que pudieran surgir de esas consultas tengan asegurada la permanencia en el club comunitario a través de un procedimiento más sencillo y específico de ingreso. De ese modo, quiere poner fin al vacío legislativo que existe en los tratados europeos, que ha dado pábulo a que, desde algunos sectores, se amenace a las naciones que buscan su independencia con su expulsión de la Unión Europea.

Estas propuestas forman parte de un documento mucho más amplio, titulado Visión del futuro de Europa y aprobado el pasado martes en la reunión del Consejo de Gobierno. No obstante, los tres consejeros socialistas hicieron constar en acta su discrepancia con los tres puntos citados anteriormente. Es una discrepancia a la que el lehendakari quitó hierro ayer en rueda de prensa, recordando que PNV y PSE se dieron libertad en su pacto de gobierno para defender sus principios en las cuestiones relacionadas con el autogobierno. Urkullu lo vio con “normalidad” y recordó que su propuesta respeta la autonomía de los estados.

El lehendakari pide regular un debate que ya es una realidad y está a la orden del día. No se trataría únicamente del caso catalán. En los últimos años ha tenido lugar un referéndum de independencia legal y pactado entre Reino Unido y Escocia, y también sobrevuela la posibilidad de que los escoceses organicen una nueva votación tras el Brexit para decidir si quieren desmarcarse de los británicos y seguir dentro de la Unión Europea. Esa segunda opción también aparece en el documento del Gobierno vasco. Se trataría de no cerrar los ojos ante esta realidad y redactar una directiva al estilo de la canadiense para dar cauce a las consultas pactadas. Estas reflexiones se producen en el contexto del debate abierto por el presidente de la Comisión Europea. Jean-Claude Juncker ha recabado las propuestas de los jefes de Estado y los europarlamentarios para redactar su Libro Blanco y repensar el modelo europeo con el horizonte de 2025. La apuesta de Urkullu por un mayor protagonismo de las naciones ya la conocía de primera mano, tras su reunión en Bruselas en mayo del pasado año, pero el valor del documento presentado ayer radica en que es el pronunciamiento formal y aprobado en Consejo de Gobierno de un Ejecutivo autonómico que emplaza a Europa.

Como ya adelantó este periódico, la propuesta gira en torno al principio de subsidiariedad, en virtud del cual las naciones sin Estado deberían intervenir en la toma de decisiones y la implementación de las políticas. Aunque lo hace en tono constructivo y alejado del euroescepticismo, el Gobierno vasco lanza un reproche a Juncker por no desarrollar este principio en su propuesta, y da un tirón de orejas a la Unión por no haber habilitado canales de participación para las regiones, “con la consiguiente merma de su soberanía”. Propone revisar el encaje de las regiones y, en especial, de las “regiones constitucionales, aquellas regiones con competencias legislativas y las que representan a realidades nacionales sin Estado”. En última instancia, los líderes de esas regiones deberían tener la capacidad de acudir a Bruselas “debidamente empoderados” para deliberar, decidir y comprometerse. Las naciones serían “sujetos activos de pleno derecho” en una Europa federal.

Para ello, propone “crear una institución donde participen las regiones constitucionales y que propicie que estas pasen a ser verdaderos sujetos activos de la UE, con participación plena en el diseño de las políticas comunitarias y en los procesos de toma de decisión (en el ámbito de sus competencias)”. El documento no entra en detalles pero, en el discurso ofrecido hace unos meses con motivo del 40º aniversario de este periódico, el lehendakari esbozó un sistema bicameral. Explicó que, de la misma forma en que la Comisión Europea representa a los estados miembro y el Parlamento Europeo se encarga del debate legislativo, el Comité de Regiones podría tener como refuerzo una institución anexa.

En referencia a ese Comité Europeo de Regiones, que en la actualidad es un órgano consultivo y no vinculante, el documento propone su reforma para que se le otorgue la categoría de institución, se amplíen las materias sometidas a consulta y se dote de fuerza vinculante a sus dictámenes en determinadas materias. Además, plantea la posibilidad de que las regiones constitucionales tengan el estatus de región asociada a la Unión Europea, y alude a la autonomía fiscal de Euskadi para reclamar a Europa que tenga en cuenta su desempeño a la hora de fijar sanciones al Estado por eventuales incumplimientos de los límites de déficit.

seguir en europaSin el apoyo de los consejeros socialistas, la propuesta plantea una directiva de claridad “para que las comunidades políticas que hayan expresado mediante decisión clara y expresa de sus instituciones parlamentarias de autogobierno su voluntad de decidir sobre su estatus de soberanía, cosoberanía o interdependencia con respecto al Estado miembro de la UE al que pertenezcan, así como, en su caso, su pertenencia a la UE si el Estado miembro decidiera dejar de serlo en la UE, puedan, de manera legal y pactada y con garantías con el Estado al que pertenecieran, consultar a la ciudadanía su futuro”. Si surgiera un nuevo Estado de ese proceso pactado, debería existir un “procedimiento simplificado que garantice su permanencia en la Unión” si lo desea.

El documento, de 33 páginas, apuesta por una Europa más social y democrática, donde los ciudadanos puedan ser consultados sobre decisiones europeas de especial trascendencia, donde se promocionen las lenguas cooficiales y la igualdad entre hombres y mujeres, que exista una regulación comunitaria sobre el salario mínimo y unas condiciones laborales dignas, y se impulsen la industria y el empleo. Urkullu pidió una Europa “de corte federal y constituyente, democrática y acorde con la voluntad de las y los ciudadanos”.

‘visión del futuro de europa’

el dato

4.200

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120