Mesa de Redacción

Como si dicen misa

Por Concha Lago - Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

LA expresión esa de... “por mí puede decir misa” debe tener su origen en el obispo Munilla, un señor muy atildado que también debe haber acuñado el término “no sabe de la misa, la media”. Esta semana, José Ignacio Munilla arremetió contra el feminismo “radical o de género” y aseguró que “el demonio ha metido un gol desde sus propias filas” a la causa feminista. No sabemos de qué gol habla, pero él ha metido claramente la pata. Como su reino no es de este mundo, se le ha ocurrido evocar al maligno y, alejado como está de la vida terrenal, llega a autosugestionarse con la existencia del diablo. No aclaró, sin embargo, por dónde andaba el susodicho cuando los curas pederastas, amparados por una iglesia incapaz de denunciarles, abusaban de menores. Tampoco explicó dónde podríamos buscar a los exorcistas que se necesitan para tanto satanás corrupto y tanto Lucifer cometiendo violencia de género. No se sabe por qué misterios insondables del Señor, cuando el prelado Munilla habla, sube el pan y termina desatando la ira de su diócesis y del resto. En una carta pastoral de septiembre, comparó a los “ateos radicales” con el Estado Islámico. En su libro Sexo con alma y cuerpo, acusó a los homosexuales de sufrir “una desviación neurótica” y consideró que los jóvenes y adultos homosexuales “necesitan una sanación de las heridas afectivas”. Con este tipo de curia, nos estamos ganando el cielo a pulso.

clago@deia.com

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120