masacre que no cesa

Ataques rebeldes retrasan la ayuda humanitaria a Guta

La ofensiva del Ejército sirio contra los bastiones rebeldes aumenta la necesidad de socorro para la población civil
Turquía amenaza la vida de un millón de personas en el noroeste sirio

Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Miembros del Movimiento Futuro Libaés muestran, durante una protesta en Beirut, una pancarta en apoyo al cese de los ataques contra civiles en Guta.

Miembros del Movimiento Futuro Libaés muestran, durante una protesta en Beirut, una pancarta en apoyo al cese de los ataques contra civiles en Guta. (AFP)

Galería Noticia

Miembros del Movimiento Futuro Libaés muestran, durante una protesta en Beirut, una pancarta en apoyo al cese de los ataques contra civiles en Guta.

Moscú/Ankara- Las organizaciones humanitarias internacionales decidieron posponer la entrada del convoy humanitario que debía hacerlo ayer en Guta Oriental, el bastión rebelde en las afueras de Damasco, debido a los ataques de los combatientes opositores, informó el Ejército ruso.

“Han decidido posponer para otra fecha la entrada del convoy humanitario previsto para hoy, debido a que los ataques de los militantes se han hecho más frecuentes”, dijo el general Yuri Yevtushenko, jefe del Centro Ruso de Reconciliación entre las Partes en Siria.

El convoy debía dirigirse a la ciudad de Duma a primera hora de la mañana de ayer, añadió el responsable militar desde Guta Oriental, según las agencias rusas.

Yevtushenko dijo que el aplazamiento se había debido a la intensificación de los ataques por parte del grupo Frente al-Nusra (Al Qaeda) contra las fuerzas gubernamentales sirias y contra el corredor humanitario en Mujayam al-Wafidin. “El suministro de ayuda humanitaria se reanudará una vez que la situación se estabilice”, agregó.

El convoy previsto para ayer estaba compuesto por 15 vehículos con alimentos y medicinas, y debía partir del puesto de control en la localidad de Muhayam Al Wafedin.

El pasado lunes pudo entrar un convoy humanitario con 45 camiones a la ciudad de Duma, donde suministró 247 toneladas de ayuda, poco más de la mitad que llevaba, debido a que tuvo que salir antes por falta de seguridad.

La organización de estos convoyes humanitarios es consecuencia de la resolución aprobada hace once días por el Consejo de Seguridad de la ONU, que pidió un alto el fuego de treinta días en Siria. Rusia, principal aliado de Damasco, impulsó poco después una pausa diaria de varias horas en Guta Oriental.

Por su parte, las fuerzas turcas y sus milicias rebeldes aliadas tomaron ayer el control de una localidad estratégica situada en el enclave kurdo de Afrín, en el noroeste de Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Las unidades castrenses controlaron por completo la población de Yindiris, en el suroeste de Afrín, tras lanzar intensos bombardeos en la zona, dijo la ONG, que agregó que con este avance los turcos y los rebeldes dominan ya cinco localidades importantes en el enclave: Yindiris, Rayu, Al Sheij Hadid, Sharran y Bolbola.

Asimismo, el Observatorio apuntó que los militares intentan avanzar hacia el área de Mabatali, en el noroeste de la región, para continuar arrebatando territorio a los kurdos.

Un millón de civiles en peligroPor otra parte, la ONG llamó a las Naciones Unidas para que abran “un corredor humanitario a través de las zonas controladas por el régimen sirio hacia la ciudad de Alepo para evacuar a más de un millón de civiles” que están expuestos a perder la vida por los ataques de las fuerzas turcas. Desde el 20 de enero pasado, Turquía y facciones rebeldes sirias pro Ankara desarrollan una ofensiva en Afrín, controlado por la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG), y ya dominan más de 112 pueblos, según el Observatorio. Desde esa misma fecha, la ONG registró la muerte de 199 civiles, entre ellos 32 menores y 26 mujeres. El Gobierno turco considera a las YPG terroristas por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

En ese contexto, tres diputados turcos resultaron heridos leves la pasada noche en el Parlamento de Turquía, donde se desencadenó una pelea por la invasión del enclave kurdo de Afrín en Siria, informó ayer el diario Hürriyet. El enfrentamiento se inició cuando un diputado del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), la formación izquierdista que defiende los derechos de la minoría kurda de Turquía, aseguró que las tropas turcas realizan una “limpieza étnica” en Afrín.

Una diputada del gobernante partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP) le encaró con las palabras: “Los soldados luchan por su país, si alguien mata a civiles es vuestro PKK”, en referencia a la guerrilla turcokurda Partido de Trabajadores de Kurdistán. El enfrentamiento verbal se convirtió en una pelea a puñetazos en la que participaron varios diputados y diputadas de ambos formaciones políticas hasta que miembros socialdemócratas lograron separarlos. - Efe

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120