ParíS-Niza

El primo no era Cousin

POLITT PECA DE INGENUO ANTE EL FRANCÉS QUE VENCE EN LA PARÍS-Niza, que sigue liderando luis león sánchez

César Ortuzar - Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Jerome Cousin, a su llegada

Jerome Cousin, a su llegada (EFE)

Galería Noticia

Jerome Cousin, a su llegada

bilbao- La literatura ciclista está repleta de episodios como el de Sisteron, donde triunfa el que no arriesga, el que no colabora, el rácano, el jeta, el trilero, el insolidario. Un poco como en la vida, pero dando pedales. En Jerome Cousin (Direct Energie), vencedor ante el derrochón e ingenuo Nils Politt (Katusha), converge toda esa herencia de corredores que se anudan a la rueda del que les precede, se esconden del viento, niegan los relevos con gestos de cansancio y acaban en lo más alto del podio burlándose de la buena fe de su porteador. Politt enlaza con la tradición de los inocentes, protagonista de esa frase que cuelga en el aire de cualquier timba de póquer y pertenece, por derecho propio, a la cultura popular. “Si a los veinte minutos no sabes quién es el primo de la partida, el primo eres tú”.

Politt tuvo tiempo más que suficiente para caer en la cuenta de que el primo de la partida que jugó contra Cousin, que le ofreció numerosas muestras para no fiarse de él. Sucedió que el alemán, joven, entusiasta, no atendió a las señales que le anunciaban el futuro. Cousin relamiéndose en meta tras batir a Politt, vaciado, deshabitado, sin fuerza para rebatirle en el sprint, después de mantener con vida la fuga ante el empuje del pelotón, que elevó la temperatura en la ascensión a la Marquise, donde Politt se empeñó en no caer derrotado. Su despliegue fue una oda, un acto revolucionario ante la mezquindad de Cousin, que siguió el pentagrama que empleó Hivert con Luis León Sánchez (Astana), el día en el que el murciano alcanzó el liderato. Hivert dejó que se deslomara Luisle y después se presentó a cobrar la herencia.

Cousin, que había compartido vivencias con el alemán, Edet y El Fares durante un buen tramo de la cuarta etapa, que no tuvo incidencia en la general, se subió a la chepa de Politt sin vergüenza alguna. Colonizó su organismo, como esos seres que se alimentan del cuerpo del otro. Cousin parasitó a Politt. Le arrancó la energía. Le vampirizó. El francés se acomodó en la mecedora, descansando las piernas, mientras Politt se desgañitaba pedaleando al límite. Hablaba por los codos el alemán, que le pedía ayuda, algún que otro relevo que llevarse a la boca para seguir respirando. Cousin se hizo el muerto, flotando. Apenas dio un par de brazadas. Dejó toda la tarea para Politt, que completó una etapa fantástica, de un corredor con grandeza. Nada que ver con Cousin, que en su victoria más grande se hizo muy pequeño. Eso sí, el primo fue Politt.

París-Niza

1. Jerome Cousin (D. Energie) 3h57:25

2. Nils Politt (Katusha-Alpecin) a 2’’

3. André Greipel (Lotto Soudal) a 4’’

4. Magnus Cort (Astana) m.t.

5. Alexander Kristoff (T. Emirates) m.t.

1. L. León Sánchez (Astana) 17h45:26

2. Wout Poels (Sky) a 15’’

3. Julian Alaphilippe (Quick-Step) a 26’’

5. Gorka Izagirre (Bahrain) a 34’

7. Ion Izagirre (Bahrain) a 42’’

etiquetas: paris-niza, cousin

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120