DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
derrota clara en Marsella

El ‘Brexit’ del Athletic

La derrota deja casi fuera de Europa a los leones, pese a que el vestuario invoca a la remontada. “En San Mamés ellos van a sufrir”, advierte Aduriz

Pako Ruiz. Enviado especial a Marsella - Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Ocampos bate a Herrerín.

Ocampos bate a Herrerín. (EFE)

Galería Noticia

Ocampos bate a Herrerín.

La Europa League se desprendió ayer de su talante protector que vacunaba a este Athletic y al propio José Ángel Ziganda del cúmulo de males que les penaliza en la liga, donde están resignados a dejarse llevar para lo que resta de curso. Al Athletic se le ocurrió reiterar su pobre versión de la competición doméstica y decidió por motu proprio desconectarse de un torneo con el que mantenía un pequeño idilio, por lo menos en cuanto a resultados. El conjunto bilbaino se inclinó por hacer efectiva una especie de Brexit, que solo puede derogarse con una épica remontada el próximo jueves en San Mamés, al que el colectivo suplica clemencia y pide el apoyo más sagrado, como sí lo hizo la afición del Olympique con los suyos al margen del puñado de ultras que quisieron ser protagonistas en los prolegómenos, pero que no lo consiguieron, para tener opciones de dar la voltereta a la eliminatoria en una mágica noche europea como en los viejos tiempos. Para ello debe emerger le vieux Athletic, como dirían por estos lares.

Ziganda reclamaba en la víspera constancia y blindaje para evitar que el Olympique sacara su juego, del que ya se sabía que podría ser letal en su zona ofensiva, como así fue. Como gesto autoflagelador, el equipo rojiblanco tuvo la osadía de arrancar el partido con una flojera que le costó encajar el primer gol transcurridos apenas 45 segundos de juego, lo que tiene una lectura histórica en clave negativa y que allanó el camino para que los leones sufrieran su primera derrota del curso en la Europa League como visitantes en su séptimo compromiso lejos de Bilbao y de paso permitieron al Olympique sacar brillo a su propia racha en el Vélodrome, donde solo ha cedido un empate, ante el sorprendente Salzburgo, verdugo de la Real Sociedad y que ayer conquistó un inesperado triunfo a domicilio ante el Borussia Dortmund.

El Athletic tuvo que rendirse a la evidencia y aceptar la derrota frente al que ha sido hasta la fecha su rival más fuerte en el Viejo Continente, y que se cobró su particular venganza del enfrentamiento de 2016, entonces saldado con éxito por el conjunto rojiblanco de Ernesto Valverde. Aritz Aduriz, que repitió en el Vélodrome dos años después, lo dijo alto y claro. O sea, no hizo más que retratar lo que vio todo el mundo: “No ha sido un buen partido nuestro y han sido bastante superiores”. Se puede decir mucho con pocas palabras y el donostiarra, que se recuperó de la fiebre que el día anterior le hizo ser duda para su reencuentro con el Olympique, suele ser muy directo en sus declaraciones, para lo bueno y para lo malo: “No hemos sabido crear ocasiones suficientes como para meter algún gol más y aquí son los detalles los que marcan la diferencia y ellos han estado mejor, más acertados”.

CONFIANZA EN LA REMONTADAAduriz se ha convertido en una pesadilla para el Olympique de Marsella, que no se fía del Athletic y menos de su gran referencia, que elevó anoche a diez tantos su cuenta en la presente edición, aunque la UEFA solo contabiliza ocho goles al no validar los de las previas. El donostiarra, que tiró de una heladora sangre fría en la ejecución del penalti que evitó un desastre mayor, avisa al equipo de Rudi Garcia y de paso quiere arengar a la masa social de cara al partido del próximo jueves en La Catedral: “Que a nadie le quepa la menor duda a nadie que vamos a pelearlo hasta el final, en San Mamés va a ser un partido en el que ellos van a sufrir y vamos a ir a por todo”.

La palabra del líder del vestuario es ley. Aduriz encarna ese hilo de esperanza, si es que lo hay para el segundo asalto. Aunque en medio llega el compromiso liguero frente al rocoso Leganés y que debe servir de acicate de cara a esos noventas minutos que restan de la eliminatoria. Para ello, no debe haber mal rollo el domingo, donde llega el enésimo examen para Ziganda, que se sabe cuestionado. Iago Herrerín tiró de una confianza ciega, sobre todo porque para él competir en Europa le ofrece asegurarse una titularidad que no tiene en liga: “Que nadie se piense que esto está acabado. No vamos a tirar nada”. Ainsi soit-il!

Récord negativo

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120