a sus 88 años

Luis de Pablo: “La música es vocacional: un compositor no se jubila hasta que muere”

Luis de Pablo, felizmente activo, estrena con la BOS ‘Amicitia’, interpretada por el acordeonista Iñaki Alberdi

Maite Redondo Lara - Jueves, 8 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 10:04h

Luis de Pablo, durante el ensayo, con el acordeonista Iñaki Alberdi y el director de la BOS, Erik Nielsen.

Luis de Pablo, durante el ensayo, con el acordeonista Iñaki Alberdi y el director de la BOS, Erik Nielsen. (J.M.M.)

Galería Noticia

Luis de Pablo, durante el ensayo, con el acordeonista Iñaki Alberdi y el director de la BOS, Erik Nielsen.

bilbao- A sus 88 años Luis de Pablo está felizmente activo. Su vitalidad y su ímpetu creativo siguen siendo los de un muchacho joven, lleno de curiosidad, talento e inquietudes. “La música, como la pintura o el cine, son vocacionales, no desaparecen nunca. Si un músico se jubila, es porque le ha caído un ladrillo en la cabeza. La vocación dura lo que dura el artista, hasta que muere. Con mejor o peor fortuna, pero es así”, sostuvo el maestro bilbaino en un encuentro con un reducido grupo de periodistas ayer en la sede de la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS).

Luis de Pablo (Bilbao, 1930) no ha perdido con la edad ni un ápice de su habitual humor ni su necesidad de crear;el músico vasco se encuentra en plena efervescencia creativa. “Si no fuera así, pobre de mí, tendría que tocar la flauta por las calles”, bromea el compositor, que en los años 50 rompió moldes con obras que buscaban nuevos lenguajes expresivos. El reconocimiento internacional le vino poco después dando una gran proyección a su música, que abarca todos los campos: sinfónica, escénica, orquestal, vocal, de cámara, ópera y música de cine.

En esta ocasión, ha realizado una composición para acordeón, que interpretará Iñaki Alberdi, acompañado por los músicos de la Sinfónica de Bilbao hoy y mañana en Euskalduna. El concierto para acordeón y orquesta lleva por título Amicitia (Amistad), que hace referencia precisamente a la estupenda relación que ha surgido desde hace algunos años entre el maestro y el acordeonista guipuzcoano.

“Llevo mucho tiempo reuniéndome con Iñaki. Me ha dado muchos consejos y formas de entender el acordeón. Tengo que confesar que no lo había frecuentado mucho, pero cuando me metí en ello, empecé a entenderlo. Es un instrumento muy misterioso, tiene una historia maravillosa, antiquísima, y eso es muy estimulante”, describe De Pablo. El acordeón no tiene para el compositor vasco “hoy la misma tradición como instrumento protagonista de un concierto como pueden tener el violín o el violonchelo, es porque no se han hecho para él la cantidad de obras que se han hecho para los otros instrumentos solistas”.

¿Y a qué suena Amicitia? “Lo mejor es que el público lo decida poniéndonos verdes o por los nubes. ¿Quién puede definir a su hijo?”, responde el maestro. En este caso, Iñaki Alberdi (Irun, 1973) es más concreto. “Luis de Pablo cada vez suena más lírico. He escuchado sus grabaciones desde los años 50, 60, que fueron épocas más experimentales... Se ha liberado de todo perjuicio y hace lo que le da la gana. Y eso es muy bueno para la música, para él y para todos nosotros. Al margen de la calidad indiscutible de su música de todas las épocas, esta pieza tiene esta característica y me gusta muchísimo. Al final, todo reside en la entonación de los intervalos. No está sujeto a ninguna tonalidad, salvo a los sonidos que él ha ido creando en su mente a lo largo de los años”.

Iñaki Alberdi se ha convertido en un referente para muchos acordeonistas dentro del mundo de la clásica por su papel en la ampliación del repertorio del instrumento. Para él, han escrito grandes nombres de la creación musical como Joan Guinjoan, José María Sánchez-Verdú, Gabriel Erkoreka o Alberto Posadas. Y, por supuesto, Luis de Pablo.

“El primer encuentro con el maestro lo tuve en 1996, cuando grabé una pieza suya, Tango, y se la envié. A raíz de eso, nos vimos varias veces, él se fue acercando progresivamente al acordeón. Poco a poco, se fue familiarizando con el instrumento y paralelamente, me hizo saber que quería que colaboráramos. Le comenté que había que buscar una orquesta para este proyecto y él me dijo que lo iba a hacer de todas formas. Y empezó a escribir. Cuando terminó la obra, la presenté en la Orquesta de Bilbao y tanto la orquesta como su director, Erik Nielsen, se mostraron muy interesados en estrenarla. Y gracias a la BOS y a la Fundación SGAE se ha conseguido llevar adelante este proyecto”, explica el acordeonista guipuzcoano.

obra para bilbaoLuis de Pablo está en plena euforia de estrenos. Tras casi doscientas obras, componer sigue siendo para él una necesidad vital. El pasado mes de mayo, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, le encargó una obra musical con motivo del 80 aniversario de la caída de Bilbao a manos de las tropas franquistas. “Está terminada y entregada, a falta de fecha de estreno”, explica orgulloso.

La obra se ha entregado en forma de partitura general, partitura de canto y piano y partichelas, y lleva el nombre de la ciudad de Bilbao. Aunque gran parte de su vida ha permanecido fuera de la capital vizcaina, De Pablo tiene una gran vinculación sentimental con esta ciudad, por ello fue nombrado ilustre Bilbaino en 2010. Además, está pendiente del estreno de otra pieza musical en el teatro Real de Madrid, “la obra está terminada, pero ¿cuándo se va a estrenar? Es un misterio. No lo sabe ni el Santo Padre”, explica. Su sexta ópera, El abrecartas, un encargo de Mortier, también espera su oportunidad en el Real.

Casado con la pintora Marta Cárdenas, De Pablo es miembro de la llamada Generación de 1951. Se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid en 1952 y trabajó como abogado en la compañía Iberia hasta 1958. Pero la música fue siempre su verdadera vocación, comenzó a componer con solo 13 años. Profesor del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid desde 1971, sufriría el exilio al recibir acusaciones del régimen franquista, lo que supuso que viajara e impartiera diversos cursos en universidades de América, Asia y Europa.

A su vuelta a España -todavía durante la dictadura- y en los últimos años, Luis De Pablo mostró especial interés por la música étnica no europea, que ha usado como fuente de inspiración. Entre sus obras más recientes destacan Imaginario II (1967), Zuresko olerkia (1975) y las óperas Kiu (1982), El viajero indiscreto(1988), La madre invita a comer (1992), La Señorita Julia (2000) y El abrecartas(2015).

hoy y mañana

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120