reforma fiscal

Los vascos son los empresarios del Estado que más confían en su fiscalidad

Según una encuesta del INE conocida ayer, día en el que las juntas de Araba aprueban la reforma fiscal

X. Aja - Jueves, 8 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 10:04h

BILBAO- La mejora de la economía y la última reforma fiscal pactada en Euskadi, que rebaja el tipo nominal del Impuesto de Sociedades al 24%, tranquiliza a los empresarios vascos sobre los efectos de la fiscalidad en la evolución de los negocios de sus empresas hasta el punto que los empresarios de la Comunidad Autónoma Vasca son los que menos contemplan la fiscalidad como el factor más desfavorable para las cuentas empresariales, pese a que en el conjunto del Estado español es esta cuestión la que tiene un mayor impacto negativo en la opinión de los empresarios.

Según la opinión sobre el entorno empresarial publicada ayer por el INE, dentro del Indicador de Confianza Empresarial (ICE), la demanda de los productos, el entorno macroeconómico y la fiscalidad son los componentes que mayor importancia tienen en la capacidad de crecimiento de las empresas españolas. La fiscalidad y la morosidad en los pagos son los factores valorados como más desfavorables en todas las comunidades autónomas, salvo en Catalunya y la CAV, donde los empresarios concentran su máxima preocupación en la evolución del entorno macroeconómico.

En el caso concreto de Euskadi, de hecho, ni la fiscalidad ni la morosidad -Euskadi es el territorio del Estado donde antes se pagan las facturas-, aparecen para las empresas vascas como segundo o tercer factor más desfavorable, ya que, según los empresarios vascos, la regulación económica y la demanda de sus productos en los mercados son sus mayores preocupaciones.

En cuanto al principal factor favorable, todas señalaron a la demanda de sus productos, salvo Canarias, Galicia, Madrid, Nafarroa y la CAV, donde los empresarios optaron por el entorno macroeconómico.

En Euskadi, los empresarios citaron como componentes más favorables para la buena marcha de las compañías a la demanda de sus productos y la disponibilidad de financiación.

Por el contrario, los costes judiciales, la insuficiencia de equipamiento y las deficiencias en infraestructuras siguen siendo los considerados como menos determinantes para el conjunto del Estado.

Además, el 13,4 % de los encuestados en todo el Estado, por el 15,1 % en la CAV, percibió en 2017 un incremento del número de trámites añadidos que deben cursarse para operar en diferentes comunidades autónomas, mientras que menos de una quinta parte de los encuestados ha notado un aumento en los recursos dedicados a la resolución de trámites con las administraciones.

La menor preocupación de los empresarios vascos por la fiscalidad tienen relación directa con la reforma fiscal pactada a finales del pasado año. Como se recordará, la organización empresarial vasca Confebask, a finales del pasado mes de noviembre a la hora de analizar el acuerdo fiscal alcanzado por PNV, PSE y PP que, entre otros puntos, reducía el tipo nominal del impuesto de sociedades valoró la reforma como positiva, tras los ataques virulentos en los meses previos, porque, según Confebask, aportará “claras ventajas” en los próximos años a Euskadi.

Confebask y las territoriales Adegi, Cebek y SEA destacaron positivamente el hecho de rebajar el tipo del Impuesto de Sociedades al 24%, “equiparándolo así a la media que existe en la zona euro”, lo que supone un punto menos que el vigente en el resto del Estado.

No obstante, Confebask matizó que el endurecimiento de las deducciones “puede resultar excesivo en algunos supuestos”. Para compensar la pérdida de recaudación por la rebaja del tipo se han limitado las deducciones, la más importante de las cuales es la de disminuir el porcentaje de compensación de las bases imponibles negativas del 80 al 70% para las pymes y del 60 al 50% para las grandes empresas.

Araba aprueba la reforma Araba es el primer territorio de la CAV que saca adelante las medidas fiscales pactadas por el PNV con el PSE y el PP para, entre otros aspectos, impulsar la competitividad empresarial. Las Juntas Generales alavesas aprobaron ayer las modificaciones contempladas en la reforma fiscal pactada gracias a los votos de los representantes del PNV, PP, PSE y el juntero independiente Miguel Ángel Carrera, ex-Ciudadanos, mientras que EH Bildu, Podemos, Orain Araba e Irabazi votaron en contra.

El acuerdo fiscal, que entra en vigor en el presente ejercicio de 2018, contempla, entre otros puntos, bajar el Impuesto de Sociedades del 28% al 24% -un punto por debajo del vigente en el territorio común- en los próximos dos años, aunque incluye modificaciones en las deducciones.

Al término de la votación, el diputado de Hacienda alavés, José Luis Cimiano, mostró su satisfacción porque “se intensifica la lucha contra el fraude” y la revisión del tipo del Impuesto Sociedades “no menoscaba la recaudación porque se han adoptado medidas que limitan las deducciones de las empresas”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120