DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
un Olympique de marsella renovado

Cuestión de delicatessen

El Athletic, con la seria duda de Aduriz por un proceso gripal, requiere de su mejor versión esta noche para repetir éxito en el Vélodrome ante un Olympique de marsella renovado

Pako Ruiz Enviado especial a Marsella - Jueves, 8 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 10:04h

Entrenamiento del Athletic en Marsella

Entrenamiento del Athletic en Marsella (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Entrenamiento del Athletic en Marsella

Marsella es casi una sucursal de Bilbao. Hay personas y momentos que unen a Olympique y Athletic. El primero se fundó un año después, 1899, que el segundo. Ambos comparten unas raíces populares muy arraigadas a sus respectivas maneras. Pero sobre todo les asocia nombres propios que presumen de historial en las dos entidades. Son los casos de Javier Clemente, que conquistó cuatro títulos al frente del Athletic y que dirigió durante trece partidos al Olympique entre octubre de 2000 y abril de 2001 en un momento delicado del conjunto provenzano;Marcelo Bielsa, que dejó un huella imborrable en Bilbao entre 2011 y 2013 y que después encandiló a la masa social del Olympique en el campaña 2014-15;Rafa Alkorta, exleón y que ejerció como segundo de Míchel en esta ciudad mediterránea hace dos cursos;y Andoni Zubizarreta, una referencia del Athletic de los títulos de la era Clemente y que a día de hoy es el director deportivo del club francés. Y, como guinda, los dos conjuntos se reencuentran un par de años después de verse las caras en esta misma competición, con éxito del bando rojiblanco en la era de Alkorta en Marsella y del que quedan escasos supervivientes de esa cercana eliminatoria de dieciseisavos. Zubizarreta lo recordó en estas páginas. Desde que ejerce en la entidad blanquilla, que en su escudo recuerda con una estrella el título de la Copa de Europa conquistado en 1993 (el único que atesora un club galo), ha habido 54 movimientos de jugadores en diferentes conceptos (traspasos, fichajes, cesiones rescisiones de contrato, ascensos de la cantera...). En el Athletic, de aquel plantel se han caído nueve jugadores y cinco son novedades.

Se quiera o no, este antecedente se toma como una pequeña referencia. En Marsella se retrata como una especie de venganza y en Bilbao se confía en la misma solvencia que entonces en el Vélodrome, encarnada en la victoria firmada por el golazo de Aduriz, el león que más preocupa al colectivo de Rudi Garcia, donde emerge el central Adil Rami, un viejo conocido para el donostiarra y para el Athletic. El corso, no en vano, compartió vestuario con Aduriz en el Valencia en la campaña 2011-12, por lo que espera un duelo de altos vuelos, y dos ejercicios atrás fue uno de los verdugos de los rojiblancos en las filas del Sevilla en la fatídica eliminatoria de los cuartos de la Europa League. Para el Athletic, se trata del enésimo ejercicio reivindicativo propiciado por su pobre juego y un decepcionante recorrido en liga.

Europa es el sostén de este Athletic y de José Ángel Ziganda, resignado a examinarse cada partido. Es la competición que alivia los males y en la que más a gusto se desenvuelve el colectivo, por lo menos en cuanto a resultados y sensaciones en muchos de sus compromisos continentales. Hay un dato que protege al conjunto rojiblanco para esta cita en el espectacular Vélodrome. Los leones no conocen la derrota como visitante en esta competición. Han empatado en tres ocasiones (Dinamo Bucarest, Hertha Berlín y Ostersunds) y han vencido en otras tres (Panathinaikos, Zorya y Spartak de Moscú). Precisamente, el triunfo en el Otkrytie Arena tres semanas atrás ejerce de estimulante para el vestuario bilbaino, que aterriza en Marsella después de ofrecer un esperpento en el Sánchez Pizjuán.

Esta bipolaridad es constante en este Athletic. Ya compareció en Moscú inmerso en crisis de juego y con la credibilidad por los suelos. Entonces, el Spartak, vigente campeón de la liga rusa, emergía incluso con un pequeño porcentaje por encima de favoritismo. En esta ocasión, sucede algo similar. El Olympique, ensombrecido en el Estado francés por la tiranía del PSG (su acérrimo rival histórico), es tercero en la Ligue 1 y no ha perdido en esta Europa League en el Vélodrome, donde solo el Salzburgo fue capaz de sacar algo positivo (0-0), una solvencia que la blinda con una idea fiel y que le convierte en un equipo dinámico en sus prestaciones, con hombres de alto nivel como Payet, Germain y el propio Thauvin, su máximo goleador y que en el enfrentamiento en febrero de 2016 ejerció un papel secundario. Son detalles que acentúan un cierto poderío superior en el OM.

DUDA DE ADURIZEl Athletic, por tanto, necesita su mejor versión. Le valdría el alarde de pegada del que presumió en Moscú. Pero no existen dos partidos iguales. A Ziganda se le ha agotado los experimentos. No puede arriesgar más. Los antecedentes en liga le delatan. El de Larraintzar, insistente en que su grupo está en condiciones de conseguir algo bonito en esta Europa League, ha tomado nota de sus decisiones recientes, como las que aplicó en Girona, en el Pizjuán o en el Wanda Metropolitano. Tres duelos en los que introdujo tantos retoques tácticos que se saldaron todos ellos con fiascos. Hoy no hay margen para el error. El Olympique es un bloque con músculo, pero con ese punto de debilidad competitiva que suele asomar a los equipos galos cuando salen fuera de sus fronteras.

Se entiende que Ziganda volverá a un plan fiable, el que le funcionó en Moscú y hace ochos días en el segundo acto frente al Valencia en San Mamés. No es como para tirar cohetes, pero tampoco como para arrojarse al precipicio. Sin embargo, le ha brotado un nuevo problema. Aritz Aduriz, autor de la victoria en 2016 gracias a un golazo, viajó ayer a Marsella con algunas décimas de fiebre. Cuando accedió al hotel de concentración en la ciudad mediterránea ya mostró un rostro serio, protegido con más ropa de abrigo que sus compañeros. Por la tarde no entrenó en el Vélodrome, por lo que es seria duda, aunque se confía en su mejoría en las próximas horas. Por lo demás, comparecerá Herrerín bajo palos por su apuesta en Europa;el eje de la zaga, con la baja obligada de Iñigo Martínez, ofrecería la titularidad de Etxeita, en tanto que en el lateral izquierdo no se descarta la presencia de Mikel Balenziaga, que regresa a la convocatoria después de permanecer en el dique seco casi tres meses. Ziganda no aclaró si arriesgará de inicio con el de Zumarraga, pero dejó caer que “todos los que están aquí están en condiciones de jugar”. Beñat y San José retornarán a la medular y arriba se espera a los clásicos, pendiente de la recuperación de su proceso gripal de Aduriz, máximo goleador del torneo con diez dianas y el león de campo con más minutos recorridos. Se trata de una cuestión de delicatessen.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120