industria vasca

El nuevo sistema de desconexión eléctrica dispara los costes de la industria vasca

La ola de frío de la semana pasada hizo que grandes plantas como la ACB tuvieran que parar dos veces el mismo día

Adrián Legasa - Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Imagen del interior de las instalaciones de la acería Sidenor en Basauri.Foto: Juan Lazkano

Imagen del interior de las instalaciones de la acería Sidenor en Basauri.Foto: Juan Lazkano

Galería Noticia

Imagen del interior de las instalaciones de la acería Sidenor en Basauri.Foto: Juan Lazkano

bilbao- El lastre que supone la electricidad para la industria vasca sigue engordando. Las grandes plantas con consumos elevados llevan años denunciando que el recibo de la luz es una losa a la hora de competir con vecinos como Francia y la nueva normativa sobre interrumpibilidad ha agravado el problema. Los nuevos criterios para cortar el suministro a las industrias en los picos de demanda se tradujeron en continuas paradas de la producción durante la ola de frío de la semana pasada. El miércoles 28 de febrero, coincidiendo con la histórica nevada, fue el día más problemático con cortes del suministro en grandes fábricas como la ACB, Sidenor o Nervacero que en algunos casos implicaron no poder producir en toda la jornada.

El propio Ministerio de Energía ha reconocido que en los dos primeros meses de este año se han producido al menos una treintena de cortes del suministro a la gran industria. El sistema de interrumpibilidad fue concebido en 2013 como una herramienta dirigida a costear las pérdidas que ocasionan los altos precios de la luz a las empresas industriales. Así, reciben un dinero fijo a cambio de asumir que Red Eléctrica les sacará del sistema en momentos de gran demanda, y por tanto de mayor coste, para priorizar el consumo de servicios y hogares. Lo que ocurre es que la orden aprobada por el Ministerio de Energía ha cambiado las reglas.

Ahora se puede cortar la luz a la industria por motivos económicos, lo que a nivel técnico supone que se puede proceder a cortar el suministro cuando se detecte un desvío entre la previsión de consumo y la demanda real de 2.000 megavatios/hora si la parte que corresponde a la regulación terciaria supera un determinado valor. En resumen, hay un mayor margen de maniobra a la hora de desconectar a la industria del sistema y más “incertidumbre” para el sector fabril, según los propios empresarios.

cortes imprevisiblesUn sistema que nació para ayudar a la industria de gran consumo a pagar la factura energética se torna ahora en lo contrario, tal y como se indica desde varias compañías siderúrgicas con implantación en Euskadi. En enero y febrero el número de cortes se ha disparado, apuntan desde el sector, especialmente esta pasada semana coincidiendo con la ola de frío que desembocó en la nevada del miércoles. El gran problema es que no hay manera de anticiparse a un corte del suministro, que se comunica con una antelación que a veces no supera los cinco minutos.

“El problema afecta a los costes, porque implica hacer inversiones para mitigar el daño de esas interrupciones, y también a la calidad del producto”, señalan desde ArcelorMittal, una de las empresas más perjudicadas.

La ACB de Sestao se ha sometido a un severo plan de ajuste para orientar la producción al acero de alto valor añadido, lo que ha implicado recortar las horas de trabajo. Sin embargo, no es posible hacer coincidir las paradas forzadas por Red Eléctrica con las fases de parón decretadas por la propia multinacional. “Si al menos te pararan dos horas seguidas sería más llevadero. Pero la semana pasada hubo dos paradas de una hora en momentos distintos del día”, destacan desde el grupo angloindio, que remarca que no va a tomar por ahora medidas en el plano laboral ante el aumento de costes por este motivo.

Desde la plantilla de Sidenor trasladan que durante la semana pasada se produjeron también varias paradas forzosas por el tema eléctrico, con el consiguiente esfuerzo organizativo que implica volver a arrancar la maquinaria de una instalación de este tipo. A una parada de una hora hay que sumar al menos otra más para volver a programar y calentar los hornos. Si cuando ya está de nuevo la producción en marcha se produce otro corte eléctrico prácticamente hay que guardar en el cajón todas las previsiones del día.

“Tener un coste de energía predecible y estable es imprescindible”, indican desde el grupo Celsa, propietario de la fábrica de acero corrugado Nervacero, en Trapagaran, y tercer consumidor de electricidad en el Estado. “La energía supone el 25% del coste operativo. Para competir con empresas de otros países necesitamos unos costes energéticos más competitivos”, remarcan desde la firma siderúrgica catalana.

“Es un sistema perverso que hay que cambiar”, señala el sindicato LSB-USO, que pone el foco en los problemas laborales que pueden surgir si sigue subiendo la factura de las grandes acerías. “Hay que reunir la mesa del acero en Euskadi para abordar tanto el problema de la electricidad como los que puedan surgir de los nuevos aranceles que ha anunciado Trump”, pide esta central.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120