DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Una línea sin peso específico

El Athletic acusa el deficiente funcionamiento que ofrece el centro del campo, donde Ziganda ha probado múltiples combinaciones, a menudo forzado por contratiempos físicos

José L. Artetxe - Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Beñat, Iturraspe y Vesga, en uno de los ejercicios del entrenamiento de ayer.Foto: José Mari Martínez

Beñat, Iturraspe y Vesga, en uno de los ejercicios del entrenamiento de ayer.Foto: José Mari Martínez

Galería Noticia

Beñat, Iturraspe y Vesga, en uno de los ejercicios del entrenamiento de ayer.Foto: José Mari Martínez

Bilbao- El gol, a favor o en contra, se decide en las áreas, pero es en el espacio comprendido entre las mismas, donde se gestionan los partidos. Los centrocampistas son las piezas que deben procurar el equilibrio de la propuesta futbolística del equipo y marcar la pauta al resto de los compañeros. En función de sus características y su número, son los que dotan al juego de un estilo concreto, en la creación y en la contención. En principio, por su ubicación y funciones, la influencia que ejercen es capital en el comportamiento del colectivo. En el Athletic, su peso específico es bastante menor al deseable, con el consiguiente perjuicio para el funcionamiento del colectivo.

El rendimiento de los medios en líneas generales ha estado por debajo de lo que cabría esperar, pero tampoco fue satisfactorio en la anterior temporada. Para hallar una buena respuesta de los centrocampistas habría que remontarse a la campaña 2015-16 o a otras más lejanas, como la primera de Ernesto Valverde o la primera de Marcelo Bielsa. En las demás, solo cabe hablar de un nivel discreto, presidido por la irregularidad. Y tanto en la precedente como en la actual -más acusadamente-, sería legítimo calificar de muy deficiente su aportación. Para decirlo todo, en la involución de las prestaciones tiene que ver el hecho de que la propuesta de Valverde fuera paulatinamente inclinándose hacia un fútbol más directo, de escasa elaboración, que explotaba sin remilgos la pujanza de Raúl García y Aduriz.

Del mensaje transmitido por José Ángel Ziganda en verano se deduce que albergaba la intención de cambiar la tendencia otorgando a los centrocampistas una relevancia superior. Lo cierto es que si cuando habló de un Athletic protagonista en los partidos, que se responsabilizase de la iniciativa y tuviera un marcado sello ofensivo, el objetivo era lograr superioridad en la zona ancha, el tiro le ha salido por la culata. Seguramente, el mantenimiento del dibujo también ha condicionado la idea del técnico, dado que el equipo sigue empleando solo dos elementos por el carril central y un tercero, normalmente Raúl García, que a efectos prácticos es un segundo punta, no un enganche al uso.

Ziganda ha probado toda clase de combinaciones en esa pareja que se mueve por delante de la defensa y debe abarcar muchos metros cuadrados si no hay una adecuada coordinación de todas las líneas. Ha barajado cinco futbolistas y ninguno, salvo Mikel Rico, ha cumplido como para eludir el suspenso. Curiosamente, Rico fue el último en aparecer en escena y su primera titularidad se registró al cumplirse un año de la última con Valverde. No parece que Rico fuese la primera, ni la segunda, ni la tercera opción de Ziganda, pero un tobillo lastimado que no le permitió trabajar a gusto durante tres meses impide saberlo con certeza. En todo caso, en el momento en que decidió echar mano del veterano terminaba noviembre y la verdad es que el grupo agradeció su irrupción. Ahora Rico vuelve a ser baja por un contratiempo físico por el que se ha perdido tres citas.

las lesionesObjetivamente, las lesiones han mediatizado mucho la composición la línea de medios, han limitado claramente el margen de maniobra del entrenador. Aparte de Rico, hay que apuntar que Beñat arrancó la temporada mermado por una pubalgia que arrastraba del ejercicio previo y le impidió ser utilizado con normalidad en el primer tercio del calendario. A primeros de noviembre pasó por el quirófano y su reaparición, minutos sueltos, se produjo justo antes del paréntesis navideño. Iturraspe ingresó en la enfermería a finales de julio en un amistoso y estuvo ausente mes y medio. Sufrió otra lesión en diciembre, coincidiendo con sus mejores actuaciones.

A esta relación de ausencias forzosas habría que agregar el grave percance de Muniain, un recurso que dotó de dinamismo al centro del campo hasta que en septiembre se rompió una rodilla que aún le mantiene en el dique seco;así como los tres meses sin De Marcos, lesionado en agosto y que podría haber sido una baza interesante en una tarea similar a la desempeñada con Bielsa, como se comprobó en Riazor.

De este cúmulo de imponderables que han afectado a la medular solo se han librado San José y Vesga, que acapararon muchísimos minutos hasta que Iturraspe cogió cierto tono y a su lado asomó Rico. La realidad es que el baile de nombres ha sido incesante, ya fuera por lesiones o por bajo rendimiento. San José arrancó en la línea gris del año anterior, desapareció de repente, regresó hace unas semanas y no levanta cabeza. La trayectoria de un Vesga intrascendente es más chocante, de ser fijo a no contar para nada. Iturraspe amagó con corresponder a la confianza de Ziganda, pero en vez de tomar la batuta fue decayendo y sus últimos partidos han sido muy flojos. Beñat, no disponible en meses, es otro que está lejos de una versión siquiera decente, solo cabe destacar su noche ante el Valencia.

En síntesis, para explicar buena parte de los males del Athletic, la pobreza de su juego, es obligado fijarse en la sala de máquinas, que no carbura porque sus integrantes demuestran carecer de consistencia e ingenio, de personalidad.

etiquetas: bilbao, athletic, ziganda

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120