La otra mirada

Cuídate de los idus de marzo

Por Nekane Lauzirika - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Columnista Nekane Lauzirika

Galería Noticia

Columnista Nekane Lauzirika

LA patria antes que la democracia y sus derechos sociales. De las elecciones celebradas ayer en Italia puede resultar ganador un conglomerado en el que Berlusconi va de gallo. Cuando lean esto ya lo sabrán. Muchas de sus propuestas son populismo puro y duro a la vieja usanza fascistoide, entre ellas el rechazo frontal a la inmigración, anunciando sin rubor que expulsarán a 100.000 emigrantes “sin papeles” al año. Y aunque más de tapadillo, esta derecha populista en bloque promete mano dura contra la delincuencia, me imagino que “de opinión”, contra críticos, blogueros, rockeros, tuiteros y toda esa pléyade de disidentes indeseables que atentan contra sus estructuras de poder extractivo, pero no contra corruptos de cuello blanco que se lo llevan puesto y tienen a esa amada patria al borde del colapso económico. Es decir, que de los derechos civiles de los ciudadanos, ¡ya hablaremos!

En Alemania se han tenido que aliar conservadores de Merkel y socialdemócratas para que no triunfe el 12% que ha votado a la ultraderecha del partido Alternativa por Alemania (AfD). Grupo con ideario de orden y de rechazo a los inmigrantes, que presenta sus propuestas anti-euro como anticipo del repliegue sobre sus propias fronteras. Y creciendo en votantes. En Hungría su primer ministro Orbán vira a la derecha radical y xenófoba para frenar al teóricamente más ultraderechista Jobbik. En Francia, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Polonia… algo similar, sino peor, con un paulatino asentamiento de la derecha xenófoba y ultranacionalista.

Entre nosotros, con Cataluña de añagaza, están intentando hilvanar actuaciones con aguja e hilo de cuño similar a ese ultranacionalismo europeo de estado. Y los demonios que parecían enterrados en los avernos resucitan, porque al socaire de ese nuevo zurcido catalán está revitalizándose la anulación de derechos civiles, esos que creíamos intrínsecamente nuestros. Como guindas visibles, las condenas en firme por chistes y comentarios o la exclusión de obras de arte en ARCO. O las actuaciones judiciales cocinadas o des-cocinadas, según, contra adversarios políticos al tempo del gobierno, o juicios sobredimensionados a voluntad como el de los altercados en Altsatsu con una magistrada que es juez y parte interesada. Torturadores indultados y ascendidos dando lecciones de democracia a los demás;jactancia por no cumplir las resoluciones del tribunal de Estraburgo, más jactancia por no aportar un solo euro presupuestario para la memoria histórica y al tiempo emplear miles para repatriar soldados de la División azul;nula respuesta a las demandas básicas de los jubilados mientras se derrocha en ayudas a bancos. Menos mal que “la vida de Bryan” ya está publicada, porque hoy sería llevada a los tribunales y seguramente prohibida.

La patria antes que cualquier derecho humano de las personas era intrínseco al programa fundacional y funcional del régimen dictatorial;lo peligroso es el resucitado de esta idea, aquí y en Europa, porque las encuestas les vaticinan el apoyo de una mayoría. Tal vez tengamos que seguir el camino de Beerthold Brecht y Anna Gabriel a Suiza… aunque sin dinero… Y recuerdo con melancolía a Julio Cesar ignorando el augurio “cuídate de los idus de marzo”.

etiquetas: nekane lauzirika

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120