La cosa pública

Gerardo Hernández Zorroza Getxo - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Participar en la cosa pública, requiere verdaderos arrestos, no solo por el descrédito social de la política, sino porque no sabemos muy bien a qué se juega.

La enseñanza hermética sobre este aspecto enseña a afrontar nuestras metas desde lo que llama sutilización, lo cual significa preguntarse varias veces (con tres o cuatro suele ser suficiente) qué me falta tal o cual cosa, para poder atender a la raíz primera, desde donde resulta mucho más fácil abordar las soluciones. No sin antes, claro, preguntarse y desprenderse de todo aquello que nos sobra y hace obstáculo.

Se nos hará de noche si no nos implicamos cada uno individualmente en los distintos ámbitos en vivir con menos cosas y en mayor armonía personal. Por supuesto, después transmitir todo aquello que vayamos aprendiendo. Llevar a cabo de esta manera un continuo análisis, despiadado con nuestras fallas, que nos ayudará a vaciarnos de lo que falso, y aferrarnos después con garantía a nuestra verdad personal, esencial, esa que traemos a esta existencia para compartir y ayudar a mejorar entre todos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120