mujeres en paro

Mujeres en sus lunes al sol

Sin noticias de empleo. Quieren pero no pueden. Son mujeres que escuchan el machaqueo de los políticos sobre sus éxitos contra el desempleo. Pero para ellas no llega o es tan precario que no les saca de sus lunes al sol

Un reportaje de Nekane Lauzirika - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Son mujeres preparadas que se sienten apartadas del mercado laboral. Fotos: DEIA

Son mujeres preparadas que se sienten apartadas del mercado laboral. Fotos: DEIA

Galería Noticia

Son mujeres preparadas que se sienten apartadas del mercado laboral. Fotos: DEIA

EN pocos conceptos de base están tan de acuerdo los discursos públicos de todos los agentes sociales y políticos como en la precaria situación laboral del grupo de mujeres de mediana edad. Pero el conocer y reconocer esta evidencia no parece que sea suficiente para solucionarlo;es más, la sensación de muchas de estas mujeres es que están al margen de los intereses de quienes pudieran dar solución a sus penurias laborales. De hecho, muchas de ellas al escuchar perorar sobre la bonanza económica, de la mejoría en los datos macroeconómicos y sobre los dos millones de puestos de trabajo que han creado, se miran en el espejo de su propia vida y se ven en una calle paralela a la que les comentan, porque ni el viento de cola en la economía ni los buenos datos financieros les llegan a sus vidas laborales. Bien porque siguen en paro, bien porque concatenan contratos precarios de días, semanas o de pocos meses, bien porque sus sueldos son de mera subsistencia y porque cuando publican que se han creado tantos puestos de trabajo donde se las incluye, ellas ya están de nuevo en su lunes al sol. Su calle paralela parece que no tiene convergencia ni siquiera tangencial con esa mejora que llena telediarios, noticiarios y discursos de los administradores de lo público.

sin noticias del empleoAl hilo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, hemos hablado con Mar Ibarra, Ana María Gómez, Ane Díez, Ariane Rodríguez, Nerea Albinarrate y Claudia Ibarra, que nos han contado sus ilusiones, pero sobre todo sus desengaños laborales. Todas ellas sin noticias del empleo.

Mar y Ana cayeron en el paro con la gran crisis de 2008 a 2011, hallándose ahora con los cuarenta y cincuenta en una situación, dicho suavemente, muy precaria. Porque ese acuerdo conceptual sobre su endémica situación de paro con escasas expectativas, no parece que lleve a nada más que a declaraciones públicas que no se plasman en realidades tangibles para ellas en forma de contratos dignos y estables.

Son jóvenes, aunque no tanto, suficientemente preparadas para trabajar, pero su vida al margen y en paralelo a la solución, se vuelve agridulce y después amarga al borde del desánimo total. Envían currículos, hacen cursillos, adquieren competencias nuevas, estudian idiomas…, pero su tiempo fluye sin que pase por su vereda el trabajo que necesitan.

Según los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Euskadi cerró 2017 con 127.547 personas en paro, 8.626 menos que el año anterior, lo que significa un descenso del 6,33%.

Por territorios, Gipuzkoa es el que registró el mayor descenso, situándose en 33.972 personas desempleadas, Araba que acabó el año con 20.639 parados/as y Bizkaia, con 72.936 ciudadanos a la espera de un puesto de poder entrar en el mercado laboral.

Pero estas cifras del paro en descenso no les sirven de consuelo ni a María Luisa ni a Mar Ibarra. “He trabajado como ama de casa -una labor olvidada y hasta denostada por los políticos y por la sociedad en general- hasta que me divorcié hace tres años. A raíz de mi nueva situación familiar, con un hijo de 25 años estudiando y a mi cargo, empecé a buscar trabajo para salir adelante. Me quedé en una posición de gran vulnerabilidad, pero así y todo no me amilané;empecé a patear fábricas, mandar currículums a tiendas, supermercados..., pero como no me salía nada decidí empezar a estudiar. Darme otra oportunidad a mi misma”, relata Mar Ibarra.

Por eso se dirigió a la Fundación EDE, que es una entidad sin ánimo de lucro cuyo fin es promover el desarrollo social, cultural y educativo a través de programas de formación y orientación profesional. “He participado en el programa Emactiva que trabaja para la reinserción laboral;te dan cursos;te ayudan a formarte. Es una buena iniciativa”. En concreto, Mar ha realizado un curso de operaciones administrativas en relación con el cliente, pero no tiene esperanza de que la llamen para estar en algún establecimiento. “En algunas citas que he tenido me piden experiencia pero ¿cómo la voy a tener si no me contratan?”, dice indignada.

válidas a los 50A sus 49 años se considera una persona válida, pero el desaliento también se apodera de ella en ocasiones. “Escucho a los políticos en la televisión decir que el país va bien, pero para las paradas eso no es consuelo;aquí Lanbide no funciona, solo te colocas si tienes amistades”, sostiene.

En esta misma línea se expresa la alavesa María Luisa Gómez. “Mis 58 años les echa para atrás a la parte contratante y cuando esto sucede me entra una sensación de vergüenza tremenda. Me siento como un despojo;como si no sirviera para nada, como si fuera una vieja sin conocimientos de nada. Y me acuerdo de aquel ministro japonés que decía que los mayores mejor que se murieran para que las pensiones fueran viables”, dice angustiada, porque con las ayudas que recibe precisa de las ayudas de la familia y los amigos.

“Vivo sola, pero gracias a su apoyo económico, pero sobre todo anímico, consigo salir adelante. Me gustaría que algún político/a de estos que salen en la tele -tanto vascos como españoles- pasará por mi situación;no se la deseo a nadie”, subraya,

La arquitecta donostiarra Ane Díez tuvo que cerrar su estudio en 2012, después de más de veinte años dedicada al interiorismo de viviendas. “Al bajar los contratos no podía hacer frente al alquiler ni a los gastos derivados de tenerlo abierto;además mi socia encontró trabajo en otra actividad y decidió abandonar la arquitectura. Me encontré sola, sin trabajo y con 55 años”. De esto hace ya dos años y medio y laboralmente sigue sin levantar cabeza.

“Te sientes impotente, porque cuando pides trabajo a gente conocida te dan buenas palabras pero nada más. En ocasiones porque también se encuentran en una situación de subsistencia, pero en otras porque nadie quiere problemas de otros;entonces te das cuenta de quiénes son tus verdaderos amigos. Porque, como la mayoría de la población, sabe que en este país solo te colocas si conoces a alguien”, apunta en plena coincidencia con el resto de las entrevistadas.

cuestionan a los políticosTanto las más jóvenes, Ariane, Nerea, Claudia, como las más veteranas desconfían de organismos como Lanbide para encontrar trabajo y creen que funciona mal. Dicen no conocer a nadie que se haya colocado a través del citado organismo. También cuestionan el trabajo de los políticos en materia laboral. “Los mismos que tienen acceso a una pensión máxima de jubilación con solo trabajar dos años exigen a sus administrados más de treinta;ellos se suben el sueldo, mientras el resto de la plebe es mileurista. ¿Dónde está la justicia social?”, añade la arquitecta donostiarra.

“Me encantaría ser una ciudadana sin información que no supiera cómo funciona la administración vasca y española e ir a votar cada cuatro años. Pero desgraciadamente sé el despilfarro de los Ejecutivos en asesores, en puestos ad hoc, mientras quienes no tenemos contactos estamos pateándonos la calle para encontrar un trabajo”, sentencia.

etiquetas: mujeres, desempleo

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120