Bilbao Basket 71-74 Delteco GBC

Cuesta abajo y sin frenos

El Bilbao Basket, tras un arranque horrible y revivir a base de triples, firma su quinta derrota seguida y queda a un partido de la zona de descenso tras caer ante un Delteco GBC compacto y tiránico en el rebote ofensivo

Jon Larrauri - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Álex Mumbrú escenifica el estado de ánimo del Bilbao Basket a la conclusión del encuentro de ayer. Reportaje fotográfico: Oskar González

Álex Mumbrú escenifica el estado de ánimo del Bilbao Basket a la conclusión del encuentro de ayer. Reportaje fotográfico: Oskar González

Galería Noticia

Álex Mumbrú escenifica el estado de ánimo del Bilbao Basket a la conclusión del encuentro de ayer. Reportaje fotográfico: Oskar González

Bilbao- La matinal de ayer en el Bilbao Arena arrancó con Mickell Gladness fallando un mate sin oposición, bajó prácticamente el telón cuando, a escasos segundos del final y 71-72 en el marcador, al pívot se le escurrió de las manos una bola cuando se disponía a subirla al aro -Veljko Mrsic aseguró que le hicieron falta- y entre una acción y otra, como si de un círculo vicioso se tratara, quedaron al desnudo los numerosos defectos y las escasas virtudes que acompañan a día de hoy a los hombres de negro. Han cambiado jugadores, muchos, se ha vivido un relevo en el banquillo y el vizcaino sigue siendo un conjunto confundido, desnortado, maniatado por gravísimos problemas estructurales en lo que a la confección de plantilla se refiere, taras que se repiten desde la pretemporada hasta el día de hoy pero para las que sigue sin haber solución. Y puede que no las haya.

En el derbi de ayer, que supuso la quinta derrota consecutiva de los de Mrsic, tres de ellas en Miribilla, al Bilbao Basket no le sirvió para ganar su magnífico 50% en triples con 13 dianas. O dicho de otra forma, el Delteco GBC fue capaz de llevarse el triunfo pese a su paupérrimo 26% desde la línea de 6,75 y su horrible 48% en tiros libres, fallando un total de once. ¿La razón? Los de Porfi Fisac lanzaron 17 tiros de campo más que los anfitriones. Ahí es nada. Su dominio en el rebote fue abrumador y su superioridad a la hora de capturar rechaces en aro contrario rozó lo insultante. Hasta 17 segundas oportunidades tuvo el Delteco GBC, por solo cuatro de los locales quienes, además, necesitaron de casi 25 minutos para poner sobre la cancha lo imprescindible para competir. Su primera mitad fue un castigo para los sentidos, pero tras verse 15 puntos por debajo (29-44) reaccionó a base de triples de la mano de Álex Mumbrú y Lucio Redivo, llegando a ponerse con un interesante 65-61 a seis minutos del final. Pero cuando lo más difícil parecía hecho, el conjunto local volvió a mostrar todas sus miserias, enlazó cuatro pérdidas seguidas y el conjunto guipuzcoano encontró alfombra roja para retornar al partido. Tres triples seguidos del hasta entonces inédito Jordan Swing, otra bola que se le escapó a Gladness, 71-74 a nueve segundos del final, triple final de Mumbrú que se estrelló contra el aro y fin de la película de terror, otra más, que deja a los hombres de negro con un solo triunfo de colchón sobre la zona de descenso.

El arranque del encuentro fue un anticipo de lo que estaba por venir. Un mate fallado por Gladness, un tiro taponado a Jonathan Tabu y un triple lateral sin oposición errado por Redivo dieron paso al despegue de los de Fisac. Sin florituras, pero con mucho orden y claridad de ideas, virtudes ausentes en el bando anfitrión, los guipuzcoanos encontraron en Daniel Clark un arma de destrucción masiva para colocar un 0-10 en un abrir y cerrar de ojos. Los de Mrsic necesitaron casi cuatro minutos para inaugurar sus guarismos, pero no lograron ninguna sostenibilidad ni en defensa ni en ataque. Solo dos triples de Tabu desatascaron a los suyos, mientras que Henk Norel fue activado desde el banquillo para, con Gladness ya en el banquillo con dos faltas, campar a sus anchas en la zona. Entre el 5 de 14 en tiros de campo por parte del bando vizcaino y el absoluto dominio en el rebote ofensivo en la balanza guipuzcoana, el 14-22 al término del primer cuarto se explicaba solo. Y la cosa no fue a mejor. Con los debutantes Nikola Rebic y Ben Bentil fuera de onda, los veteranos, sobre todo Axel Hervelle, superados en cuanto a físico y filo y los Dejan Todorovic, Pere Tomàs y Redivo atascados, el Delteco GBC encontró un ecosistema perfecto para vivir tranquilo. Mrsic tuvo que tirar de su tercer base, Javi Salgado, con solo doce minutos de juego disputados y al menos el equipo recuperó cierta compostura. Del 14-26 se pasó a un esperanzador 22-28, pero el Bilbao Basket era incapaz de enlazar dos minutos aceptables. Y cuando parecía poder cerrar sus vía de agua, cometía errores de bulto como un rebote ofensivo más adicional permitido a Kenny Chery, el base rival, un triple lateral absolutamente solo de Clark o el enésimo palmeo de Norel. Del 26-32 al 27-40, máxima desventaja hasta el momento, para llegar al ecuador del duelo con un 29-40 que oscurecía muchísimo el panorama.

Remontada a base de triples Al regreso de vestuarios la cosa pintaba a hundimiento total (29-44), a naufragio sin paliativos, pero los triples de Mumbrú, tres consecutivos, sacaron al equipo del agujero. En ese tramo medio del tercer cuarto se vio al mejor Bilbao Basket. El capitán no solo fusiló desde la larga distancia sino que fabricó al poste situaciones que activaron la muñeca de Redivo, mientras que Gladness cerraba el aro propio a cal y canto. Así, del 32-46 se pasó al 48-50 tras otro triple del argentino, pero a los de Mrsic les faltó en primera instancia lectura de partido para terminar de dar caza al Delteco GBC. El toque de corneta había ido bien para estrechar márgenes, pero el nuevo panorama exigía calma y aplomo y un tiro precipitado y dos pérdidas dieron algo de aire a los de Fisac. Sin embargo, entonces era el bando visitante el que dudaba y jugaba atrancado, circunstancia que permitió a Redivo, efervescente, y Thomas enviar el duelo a su acto final con empate a 55 puntos. Una canasta de Tabu dio la primera ventaja del partido al Bilbao Basket que, sin embargo, vio cómo Thomas cometía tres faltas en dos minutos y medio para verse obligado a salir del partido. Con Gladness de cinco con cuatro personales y Mumbrú de cuatro, los locales amagaron con romper el partido. Dos triples de Redivo y otro del capitán, de ocho metros y al límite de la posesión, dibujaron el 65-61 a cinco minutos del final, pero los de Mrsic enlazaron cuatro pérdidas seguidas y un tapón en contra. Cinco posesiones desperdiciadas y alfombra roja al Delteco GBC para retornar la partido (65-66). Todorovic engatilló de 6,75, pero Swing, on fire, respondió con dos (tres seguidos en su cuenta particular) para encender la alarma roja: 68-72. Tabu sumó tres puntos y el Bilbao Basket tuvo balón para ponerse por delante, pero, con 71-72, a Gladness se le escurrió el balón al ir a depositarlo en el aro, Chery no falló desde los tiros libres en la siguiente acción (71-74) y el último triple de Mumbrú se estrelló contra el aro.

etiquetas: bilbao basket, mumbru

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120