reforma de la calle autonomía

Positivismo ante el cambio

Autonomía es testigo a diario del volumen de tráfico que se apodera de ella. Vecinos, comerciantes y hosteleros de la céntrica calle bilbaina aseguran que un cambio en su zona aumentaría la calidad de vida de su día a día

Un reportaje de Laura Fernández. Fotos Oskar González - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Felipe, de 90 años, lleva 60 paseando por esta céntrica arteria.

Felipe, de 90 años, lleva 60 paseando por esta céntrica arteria.

Galería Noticia

Felipe, de 90 años, lleva 60 paseando por esta céntrica arteria.Martín, hostelero en Autonomía.Rosana, vecina de la calle.Pura, habitual de la zona.Pablo Arias, empleado de garaje.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

FELIPE Martín, a sus 90 años, lleva 60 paseando por la calle Autonomía. Ha sido testigo de la transformación que ha tenido Bilbao, incluso ha visto con sus propios ojos muchas de las obras que se han estado efectuando durante estos años atrás.

Pasea diariamente por la calle Autonomía y asegura que si el Ayuntamiento de Bilbao pretender hacer un estudio para mejorar la zona “seguro que lo hacen para beneficiar a todos”. Es consciente que la saturación de vehículos que se concentra en Autonomía “es excesiva” pero para él no es molestia. “La gente que pasea por aquí tiene espacio suficiente para hacerlo. Sí que es verdad que una de las aceras es más estrecha que la otra pero así las cosas están bien”, opina este veterano vecino. “Paso por aquí por la mañana y por la tarde. Siempre con mi cachaba y bien abrigado. A mí, la verdad, que no molesta ni los coches, ni la gente”, cuenta.

La opinión de Felipe lleva encima el optimismo del conformismo, aunque bien es cierto que otros vecinos tienen opiniones negativas respecto a la situación del tráfico de la calle. Saioa es usuaria del tranvía diariamente y ha sido testigo de los “colapsos” que se generan cuando llega una unidad de Bilbobus y el tranvía “a la vez” ya que ambos transportes públicos comparten trayecto por encima de la vías y utilizan las mismas paradas. “Sí que es verdad que pocas veces ha pasado pero si te esperas en una parada puedes ver cómo pasa el tranvía y al de dos minutos pasan tres o cuatro autobuses”, describe. Por eso, se alegra ante la noticia de que esta calle vaya a ser escenario de futuras mejoras. Es más propone ya algunas. “Quitaría uno de los carriles que hay para el tráfico, me parece que cuatro son demasiados para los vehículos”, describe. Ella admite que siempre se mueve con su coche por Bilbao pero que una de las aceras del inicio de la calle de Autonomía la ensancharía. “Apenas ando por aquí pero la verdad es que creo que el peatón es el que más sufre en esta zona. Por el ruido y el poco espacio que hay”, denuncia.

Pero no solamente los viandantes son los que se ven afectados ante la realidad del alto volumen de tráfico que acoge Autonomía. Pablo Arias lleva trabajando en el Garaje Aurtenetxe desde hace un año. “Antes cuando se podía aparcar en doble fila, al menos a nosotros nos venía mucha más clientela”, recuerda. De hecho, no puede ponerse en la piel de las personas que viven en la calle donde él trabaja. “Tienen que dormir fatal, la verdad. Da igual a la hora que pases por aquí seguro que ves siempre coches circulando”, comenta.

Martín es hostelero y lleva alrededor de diez años en la profesión. Admite que ha trabajado en calles céntricas de Bilbao pero nunca en una como Autonomía. “Llevamos alrededor de dos meses en el bar Ganeko”, cuenta. Y añade seguro: “Aquí es imposible aparcar y eso entorpece muchísimo al cliente”. Lo sabe de primera mano porque, a pesar de llevar poco tiempo con el bar, tanto él como su jefe echan de menos a algunos de sus clientes. “Antes venían más y ya nos dijeron que el problema siempre eran los coches”, comenta. Aún así, se agarra fuerte a la frase de La esperanza es lo último que se pierde. Él aún no la ha perdido y espera no hacerlo nunca. “Los vecinos de esta zona están comentando que se va a poner una zona peatonal, eso supone que quitarán un trozo de carretera. De verdad digo que ojalá sea realmente así porque tanto a este bar como a todos los que están por esta zona nos solucionarían muchas cosas”, suplica.

Pero a veces no son todo pegas. Pura, una mujer de 54 años, admite que ella está enamorada de Bilbao. “Me encanta todo. Sus calles, su transporte público...”, cuenta. Sin duda, para ella es “una ciudad de 10”. A pesar de que pueda tener opiniones contrapuestas con sus amigas ella no cambiaría nada de todo el tramo de la calle Autonomía.

Entrada a la ciudad “Hay que tener en cuenta que es una de las entradas a la ciudad y que esta carretera te puede llevar a cualquier punto de Bilbao”, dice bien segura. A pesar de que cree que los vecinos “podrían tener problemas para descansar por el ruido del tráfico” es el precio que “deberían de pagar” por estar en una de las calles más céntricas de la villa. María, otra bilbaina de 35 años, opina similar. “Vivo en Otxarkoaga, que está bastante alejada del centro, y soy consciente que el barrio tiene un poco de mala imagen. A fin de cuentas es el precio que también tengo que pagar por dormir bien. Allí no hay tanto tráfico como por aquí”, describe. Por tanto, opina que “toda obra es buena” si mejora la calidad de vida de todos. “No me parecería bien que se ejecutasen obras únicamente beneficiando a una parte de los ciudadanos”, comenta.

“Esta parte está realmente mal”. Conchi no lo duda y repite la frase con carácter. “Hay mucho tráfico aquí que sobra”, añade. Aún así, al ser una zona por la que pasa “la mayoría de gente para entrar a Bilbao” supone que “es lo que tenemos que soportar todos, vivamos o no aquí”. Aún así, algo que le da “un poco de apuro” es que haya un colegio cerca. “No me quiero ni imaginar lo que pasaría si algún niño pequeño se escapa por lo que sea y se planta en medio de la calle”, dice preocupada.

Rosana, vive en Autonomía y lo que opina Conchi no cree que sea “ningún problema” porque “algún adulto siempre irá a buscarles”. Ella, por ejemplo, cree que cualquier obra que se realice en la villa será para mejorarla en su conjunto. Suele transitar por esa zona y no encuentra “ningún fallo”. Aún así, espera que las obras que se efectúen sean para poner la ciudad “mucho más bonita y mejor de lo que ya está”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120