El cambio digital

Los ‘lobbistas’ de GAFA

Por Alex Rayón - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Amazon se ha convertido en el mayor centro comercial del planeta.

Amazon se ha convertido en el mayor centro comercial del planeta. (Foto: AFP)

Galería Noticia

Amazon se ha convertido en el mayor centro comercial del planeta.

Se le atribuye a John Fitzgerald Kennedy, presidente de Estados Unidos entre 1961 y 1963, la frase: “Los lobbistasme hacen entender un problema en 10 minutos, mientras que mis colaboradores tardan tres días”. Estas elocuentes palabras nos trasladan a una sociedad en la que figura de loslobbies se entiende como una colaboración útil y necesaria entre el poder político y la sociedad.

En otras regiones, los lobbies, sin embargo, suelen tener una reputación bastante peor. La propia Real Academia Española, les presupone influencia en su definición. No voy a ser yo el que ponga en duda esto (aunque alguna me genera), pero quizás la definición debería ser más neutra. Por lo general se trata de organizaciones que defienden unos intereses económicos, políticos o sociales, y utilizan para ello información, comunicaciones y relaciones con el poder público. Si yo defiendo el derecho a pastar de las vacas en el Gorbea, y preveo que puede haber alguna legislación en contra de ello, puedo contratar unlobbypara que defienda mis intereses. Esto no tiene por qué ser malo.

El acrónimo GAFA -de Google, Apple, Facebook, Amazon- se está comenzando a utilizar mucho para hablar de las grandes empresas de nuestra era. Esas que en ocasiones acumulan más poder que muchos estados. Y han llegado a ese punto porque tienen claro el papel clave que puede jugar la regulación en sus modelos de negocio. Que les regulen en ciudades sueltas (como Londres, París o Berlín), puede ser un problema a corto plazo. Pero lo arreglarán. Los problemas podrían venir si algún día hay regulaciones globales que frenen su expansión en red (que es lo que multiplica exponencialmente su valor).

Por ello, destinan no poco dinero a velar porque las cosas no cambien mucho. El statu quoles favorece. Y si no, se intenta cambiar. Según datos del Center for Responsive Politics, en 2017 GAFA han invertido más de 50 millones de dólares en contratar a lobbies para defender sus intereses en EE.UU. Por ponerlo en perspectiva, en 2007 estas mismas cuatro empresas (siendo ya gigantes) invirtieron algo menos de cinco millones. Según crece su negocio, también su necesidad de asegurar sus imperios.

Alphabet (Google), fue la líder en 2017. 18 millones de dólares invirtió en estos grupos de defensa de intereses. La primera vez en la historia que una empresa de tecnologías digitales es líder en este ranking. No es baladí a quiénes ha desbancado: AT&T (las empresas de telecomunicaciones suelen necesitar mucho de la captura regulatoria por cuestiones obvias de las infraestructuras que emplean para su negocio) y a Boeing (con importantes intereses en el área de defensa). La fiscalidad de las empresas tecnológicas y la (no) neutralidad de red, tuvieron muy preocupadas a Alphabet.

Amazon es la que crece a mayor ritmo de inversión. El mayor centro comercial del planeta, en el que ya se puede comprar desde un coche hasta un préstamo hipotecario o seguro, invirtió 13 millones en lobbies. Flexibilizar la regulación de los vehículos autónomos de transporte (drones y robots), les tiene muy preocupados. Y crece a tal ritmo, que es probable que desbanque pronto a Alphabet. Apple es la que menos invierte, con siete millones. Pero lo hace para “presionar” en aspectos como el cambio climático o la regulación del vehículo autónomo, donde parece tener importantes esperanzas.

En España es difícil conocer estos detalles. Es una de las tareas pendientes a regular. No se puede saber quién habla con quién y para qué. Pero lo que es seguro es la actividad de los lobbies. Y no tiene por qué ser malo, como decíamos al comienzo con los derechos de las vacas del Gorbea.

¿Recuerdan la frase de Kennedy con la que abríamos este artículo? Seguramente tenía razón: los lobbistas te hacen entender todo muy rápido. El problema es que algunos tienen más dinero que otros para facilitar a los representantes políticos entender las cosas. Y esto sí es un problema para las democracias modernas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sociedad

ir a Sociedad »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120