Día Internacional de la Mujer

“Si nosotras paramos, se para el mundo”

Colectivos feministas y sindicatos llaman a las mujeres a hacer una huelga de empleo, de estudiantes, de cuidados y de consumo el Día Internacional de la Mujer

Marta Martínez - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Mujeres hacen en Pamplona el gesto feminista durante la manifestación con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Mujeres hacen el gesto feminista con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Mujeres hacen en Pamplona el gesto feminista durante la manifestación con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Bilbao- Huelga de empleo, de estudiantes, de cuidados y de consumo. Las mujeres vascas están llamadas a parar el próximo jueves, Día Internacional de la Mujer. Se trata de un movimiento global, secundado por más de 150 países, que pretende sacar de las sombras el trabajo que cada día realizan ellas, invisiblizado en un mercado laboral en el que la precariedad tiene rostro femenino y no reconocido porque, buena parte, se realiza en el ámbito privado: el hogar. “Llamamos a las mujeres a parar en los centros educativos y de trabajo (...) Llamamos a las mujeres a no cuidar y no realizar tareas reproductivas, a ponerse un brazalete morado y colgar los delantales en balcones y ventanas en señal de huelga. Llamamos a no consumir, especialmente en grandes empresas y superficies que simbolizan la explotación laboral y de recursos, y a revelarse contra los mandatos consumistas”, explica en el manifiesto la Comisión 8 de Marzo de Euskal Herria.

Las masivas movilizaciones que las mujeres argentinas llevaron a cabo en 2016 contra los feminicidios han servido de inspiración. “Estas movilizaciones han renovado y reforzado totalmente los feminismos en Latinoamérica;ha sido una ola expansiva que nos ha contagiado. Ante la ofensiva global que vivimos las mujeres, la respuesta tiene que ser global y tiene que ser local también”, explica Amaia Zufia Erdozain, de la comisión. El 8 de marzo del año pasado, cuando aún resonaban los ecos de otra manifestación de fuerza -la Marcha de las Mujeres de Washington-, cincuenta países se sumaron al llamamiento a un paro internacional de mujeres. Fue el ensayo para una movilización que este año se espera masiva. “Si nosotras paramos, se para el mundo” es la lógica.

Y el grito: basta de desigualdad salarial, de precariedad, de techos de cristal, basta de violencia machista, de acosos y agresiones sexistas, de feminicidios, de asumir en exclusiva los cuidados, de ser tratadas como objetos sexuales... Las convocantes denuncian que “el sistema sigue generando un división sexual de los trabajos”. “Este sistema no valora por igual los empleos de las mujeres (nosotras cobramos de media 7.680 euros menos al año que los hombres), reproduce la precariedad de los trabajos feminizados e invisibiliza todos aquellos trabajos de cuidados que se realizan mayoritariamente de manera gratuita por las mujeres, y principalmente por las migrantes”, sostienen. Los datos indican que el 87% de las trabajadoras del hogar son extranjeras, el 46% de ellas trabaja en régimen interno y más de un tercio carece de contrato laboral.

“Este sistema continúa dificultando nuestra autonomía económica, condenándonos a sueldos secundarios a través de contratos temporales y parciales (el 76,3% de las jornadas parciales están ocupadas por mujeres y el 27,6% de las mujeres tiene un contrato temporal), pero introduciéndonos al mismo tiempo en una espiral perversa que imposibilita la conciliación con nuestra vida personal, social y política”, denuncian. Para las convocantes, el ámbito privado es fundamental en esta huelga. Y es que no solo las mujeres copan la mayor parte de los trabajos a tiempo parcial, sino que también el 90% de las excedencias para el cuidado de hijos las piden ellas, lo que tiene una incidencia directa en la brecha salarial.

“Por eso llamamos a las mujeres a que no cuiden, a que interpelen a sus compañeros, a amigos, a sus familiares, a los hombres para que se hagan cargo de esas tareas de cuidados que llevamos nosotras a nuestras espaldas todos los días del año. Y también vamos a interpelar a las instituciones, porque tampoco se hacen cargo de lo que conlleva sostener y cuidar la vida en general”, explica Zufia.

Para las mujeres con hijos pequeños, la integrante de la Comisión 8M ofrece varias opciones: “Llevar a las criaturas a los colegios y que en éstos se organicen los hombres, es decir, que los profesores se hagan cargo;sabemos que en algunos centros de trabajo se van a hacer guarderías populares y se van a ir turnando los hombres para hacerse cargo de las criaturas;los hombres también pueden cogerse un día de fiesta en un momento dado, y siempre queda ir a las movilizaciones con las criaturas”. “Es una movilización que se plantea muy abierta, en la que no hay una sola respuesta ni un solo criterio, cada una tiene que ver cómo aterriza esto en su ámbito, cuál es la manera, va a haber muchas fórmulas y todas van a ser válidas”, apunta Zufia.

La integrante de la Comisión del 8M reconoce que “muchas mujeres no pueden dejar de cuidar, porque es una realidad, porque al final está en juego la vida de las personas que tenemos alrededor”. En estos casos propone sacar “nuestros elementos de cuidados, nuestros trastos, nuestros delantales a las ventanas, que es una manera de decir que la huelga ha llegado a nuestra, es una manera de visibilizar las ausencias”.

Paros laboralesExisten diferentes modalidades para parar el próximo jueves: UGT y CCOO han registrado la convocatoria de paros de dos horas por turno (de 11.30 a 13.30 horas por la mañana y de 16.00 a 18.00 horas por la tarde), ELA, LAB, Steilas, ESK, Hiru y EHNE llaman a realizar paros de cuatro horas (de 11.00 a 15.00 y 18.00 a 22.00), mientras que el sindicato CNT ha legalizado y formalizado la convocatoria de huelga general de 24 horas. “Las mujeres tendrán que ver cuál es su opción, todas son legales”, aclara Zufia.

Mientras, el papel de los hombres este día será “sostener la huelga desde un segundo plano, que realicen todos los trabajos que no queremos hacer ese día”. “Históricamente, las mujeres han apoyado huelgas y luchas que han protagonizado los hombres, ahora les pedimos que nos ayuden a movilizarnos masivamente”, concluye. Por último, las convocantes instan a no consumir, “sobre todo en superficies que explotan de manera especial a las trabajadoras y nos tratan como objetos sexuales en la publicidad”.

Otras experiencias

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120