acto en gernika de La Asamblea de Mujeres Electas Vascas

“La unión nos hace más fuertes”

Las políticas vascas abogan por erradicar la desigualdad y apuestan por trabajar juntas
Más de 200 mujeres participaron en un acto que tuvo lugar ayer en la Casa de Juntas de Gernika

Sandra Atutxa - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Todas las participantes en la cita posaron ante el Árbol de Gernika con los pañuelos representativos de la jornada. Reportaje fotográfico: Juan Lazkano

Todas las participantes en la cita posaron ante el Árbol de Gernika con los pañuelos representativos de la jornada. Reportaje fotográfico: Juan Lazkano

Galería Noticia

Todas las participantes en la cita posaron ante el Árbol de Gernika con los pañuelos representativos de la jornada. Reportaje fotográfico: Juan Lazkano

Bilbao- El sonido del cuerno -llamada ayer por la igualdad- dio paso en la Casa de Juntas de Gernika a un solemne silencio, repleto de simbolismo y que culminó en un mensaje unánime: “Romper el techo de cristal es un trabajo de toda la sociedad”.

La presidenta del Parlamento vizcaino, Ana Otadui, fue la encargada de dar inicio a la II Asamblea de mujeres electas vascas en la que representantes de todos los partidos alzaron la voz para reinvindicar una vez más la igualdad entre mujeres y hombres. “Falta mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad efectiva”, lanzó Otadui en un acto en el que participaron más de 200 mujeres de todo el espectro político vasco. El evento, en el que se homenajeó a la montañera vasca Edurne Pasaban, primera mujer del mundo en coronar los 14 ochomiles, se desarrolló en un ambiente conciliador y bajo un sol que dio luz a un jornada matinal que perseguía visibilizar a las mujeres para conseguir una efectiva igualdad y una destacada presencia en todos los órganos de poder. “Somos muchas y si no estuviéramos el mundo no funcionaría, se pararía”, comentó la presidenta de la Cámara vizcaina.

La cita tuvo lugar con motivo del próximo Día Internacional de la Mujer trabajadora del 8 de marzo y tomaron parte representantes de ayuntamientos, Juntas Generales y Parlamento vasco, junto con mujeres de diferentes partidos políticos. La mesa presidencial estuvo compuesta, además de por Ana Otadui, por la vicepresidenta, Begoña Gil;la portavoz de EH Bildu en las Juntas vizcainas, Arantxa Urkaregi;la portavoz del grupo juntero Podemos Bizkaia, Elsa Pamparacuatro, y por la parlamentaria del PP vasco, Nerea Llanos. Entre las asistentes también estuvieron la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Telleria, la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Eider Mendoza y la segunda vicepresidenta de la Cámara alavesa, Marta Alaña.

En la asamblea de ayer los hombres dieron un “paso a un lado”, como comentó en su intervención inicial Ana Otadui, y ocuparon los bancos del último piso en la tribuna de invitados. Entre ellos, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, junto al presidente de Eudel y alcalde de Getxo, Imanol Landa, y otros junteros del PNV como José Ángel Basauri, Unai Lerma, Jesús Lekerikabeaskoa, Aitor Ibarra, Oscar Arana y Jon Andoni Atutxa.

Tras el baile de un aurresku tradicional de Lekeitio, en el que solo participan las mujeres, las electas fueron accedieron al interior de la Casa de Juntas entrelazadas por un pañuelo en el que estaba impresa una hoja de roble. Fueron numerosos los momentos emotivos que se vivieron ayer, uno de ellos fue escuchar el testimonio de la montañera Edurne Pasaban. Desde la tribuna, la deportista vasca relató su experiencia y las numerosas dificultades que tanto como mendizale como a nivel personal ha tenido que sortear por moverse en un mundo liderado por hombres. La alpinista repitió varias veces a las presentes en la Cámara la importancia de confiar en una misma. “Todo lo que nos planteamos está en nuestras manos”, comentó en varias ocasiones.

Con la presencia de sus padres, sentados en el espacio reservado para los invitados, Pasaban analizó su trayectoria deportiva y recordó su depresión, sus deseos de ser madre y su decisión de aplazarlo. “Vivimos en una sociedad con una cultura que es muy difícil de cambiar, pero, si puedes imaginarlo, puedes lograrlo”, explicó. La deportista dijo que en cada expedición ha necesitado cargar la mochila de cuatro elementos fundamentales: la ambición, el afán de superación, el deseo de éxito y la pasión. “En esta cultura una mujer con ambición parece no tener espacio pero todo lo que consigamos en nuestra vida será porque tengamos ambición”, apostilló.

Sin intereses partidistasRepresentantes de todos los partidos políticos tomaron la palabra desde la tribuna de la Cámara vizcaina y compartieron la idea de caminar de la mano, remando en la misma dirección para lograr que el acto de ayer deje de ser simbólico y se convierta en una realidad en todos los ámbitos sociales. “Sigo viviendo bajo un techo de cristal. El grosor del mío comparado con el de otras mujeres que sufren una mayor desigualdad e injusticia es lo que me compromete en la que aún necesaria revolución de género”, dijo la presidenta del PNV en Bizkaia, Itxaso Atutxa. La presidenta del BBB reconoció que jamás nadie le ha dicho “que no haga algo por ser mujer, aunque a veces no hace falta decirlo. Vivimos rodeadas de barreras y límites, sutiles e invisibles en algunas ocasiones”, denunció Atutxa. La secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, recalcó que las políticas “tenemos una responsabilidad especial”. “Debemos trabajar para que todas las mujeres consigan ser libres”.

En esta línea, Mendia, dijo que las mujeres “no nos tenemos que poner ningún techo de cristal. Cuando hay una posibilidad de acceder a un puesto de mayor responsabilidad, no caben dudas, no cabe pensar si estaremos a la altura”. Por su parte, la parlamentaria de EH Bildu, Jasone Aguirre, reconoció que todavía “queda mucho trabajo por hacer y para romper el techo de cristal”. Aguirre defendió la necesidad de tomar medidas para combatir la desigualdad entre hombres y mujeres, porque, según explicó “tiene que ser de todos, o no tiene que ser de nadie”.

En opinión de la parlamentaria de Elkarrekin Podemos, Eukene Arana, las mujeres se encuentran en un techo de cristal o muchas otras en “suelos pegajosos”, refiriéndose a todas esas refugiadas, inmigrantes, con discapacidad funcional, lesbianas... “Para ellas, el techo de cristal es su día a día”, apuntó. La última de subirse a la tribuna fue la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, quien abogó por mirar hacia adelante y afrontar nuevos retos. Fernández pidió la unidad de todos los partidos para luchar “contra todo lo que deshumaniza a las mujeres” y denunció el “preocupante aumento de los delitos que las cosifican”. “Debemos seguir empedrando el camino para que otros lo retomen donde lo vayamos a dejar”, concluyó.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120