DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El Athletic no fue obstáculo para el Sevilla

De cuerpo presente

Un Athletic entregado desde el inicio es presa fácil del Sevilla, cuyo único obstáculo fue Arrizabalaga

José Luis Artetxe - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Kepa Arrizabalaga se estira para tratar de alcanzar el remate de Franco Vázquez con el que el Sevilla logró su segundo tanto de la tarde.VER GALERÍA

Kepa Arrizabalaga se estira para tratar de alcanzar el remate de Franco Vázquez con el que el Sevilla logró su segundo tanto de la tarde.

Galería Noticia

Kepa Arrizabalaga se estira para tratar de alcanzar el remate de Franco Vázquez con el que el Sevilla logró su segundo tanto de la tarde.

GaleríaGalería: Sevilla 2 - Athletic 0

  • Los jugadores del Sevilla y del Athletic discuten tras una caída de Correa.
  • Susaeta reclama una falta.
  • Williams con el balón ante Mercado.
  • Williams presiona a Banega.
  • Correa en el suelo entre Lekue y San José.
  • Iturraspe lucha con Escudero.
  • Lekue salta con Escudero.
  • Muriel celebra su gol.
  • Franco Vázquez celebra su gol con Correa.
  • Córdoba centra ante Layun.
  • Vázquez remata ante Yeray.
  • Vesga presiona a Banega.
  • Iturraspe despeja el balón de cabeza.
  • Ziganda, durante el partido de hoy.
  • El entrenador italiano del Sevilla, Vicenzo Montella.
  • Raúl García presiona a Muriel.
  • Ziganda, durante el partido de hoy.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

SEVILLA: Rico;Layún, Mercado, Lenglet (Min. 87, Kjaer), Escudero;Banega, N’Zonzi, Sarabia, Vázquez, Correa (Min. 90, Sandro);y Muriel (Min. 68, Nolito).

ATHLETIC: Kepa;Lekue, Yeray, Iñigo Martínez, Saborit;San José, Iturraspe (Min. 46, Beñat), Susaeta, Vesga (Min. 46, Raúl García), Córdoba (Min. 46, Aduriz);y Williams.

Goles: 1-0: Min. 27;Muriel. 2-0: Min. 32;Vázquez.

Árbitro: Undiano Mallenco (Colegio Navarro). Mostró cartulinas amarillas a Saborit (Min. 64), San José (Min. 79) e Iñigo Martínez (Min. 83) por parte del Athletic;y a Nolito (Min. 75) y Correa (Min. 83), del Sevilla.

Incidencias: 25.185 espectadores en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla para presenciar el encuentro de la vigésimo séptima jornada de LaLiga Santander en una tarde lluviosa y ventosa en la capital andaluza.

bilbao- Por si cupiese alguna duda sobre la fiabilidad del Athletic, ahí queda el patético rendimiento ofrecido ayer. Se suponía que alguna lección extrajo de la jornada anterior, que acudiría al Pizjuán con similar actitud y plantearía batalla, pero al parecer frente al Valencia invirtió todo el amor propio y la ambición que posee. Miedoso, lánguido, contemplativo, blando, el equipo naufragó desde el pitido inicial y se expuso a recibir una paliza, que no se materializó porque Arrizabalaga cumplió con nota y el Sevilla se tomó la segunda mitad a beneficio de inventario. Qué motivo tenía el anfitrión para forzar la máquina si disponía de una jugosa ventaja desde la media hora y estuvo comodísimo, jugando a placer, sin nadie que le inquietase, que amagase con lanzarle un golpe. Un paseo para los andaluces, un trámite.

Fue una tarde infame por la nula consistencia de la propuesta futbolística y sobre todo porque confirmó que el Athletic camina sin alma, el requisito indispensable para salir a competir. De qué sirve hacerlo bien un día si al siguiente se sucumbe al conformismo y la vulgaridad que han presidido ya ni se sabe cuántos partidos. En qué están pensando los jugadores. Viéndoles deambular y dar pases con la precisión de una escopeta de feria, la pregunta es si creen en serio que se han redimido del cúmulo de decepciones coleccionadas desde el verano o creen que han conseguido engañar a alguien con noventa minutos decentes, los previos al esperpento de ayer.

Escribir o hablar de los partidos del Athletic se ha convertido en un ejercicio muy trabajoso porque generan un enorme vacío en el espectador, incapaz de asimilar tantas y tan acusadas deficiencias. Son mayoría los jugadores que no juegan a nada y como consecuencia de ello el grupo acaba dando lástima. ¿Cuál era el plan esta vez? Se vio pronto que el Sevilla ponía intención y llegaba a posiciones de remate, lo que no pudo apreciarse es qué pretendía un Athletic que se limitaba a estar como el muerto en el funeral, de cuerpo presente. Para el minuto seis, primer error grueso y primer susto abortado por el portero. Al minuto siguiente, segundo susto. En el ocho, el tercero. En el quince, el cuarto y unos segundos más tarde, el quinto. Veinte minutos a verlas venir, sin llegar a tiempo a ninguna disputa en la zona ancha, sin ligar dos pases con sentido y regalando balones en zonas comprometidas.

Para cuando Córdoba empalmó una volea a la grada, el Athletic se había hecho acreedor a recibir dos o tres goles del Sevilla, al que le bastaba con explotar un desconcierto general que ni provocó. El peligro para Arrizabalaga no eran los de blanco, sino sus compañeros. Muriel estrelló un cabezazo en el larguero sin oposición. Solo el genio de Yeray e Iñigo contribuía a sostener el marcador inicial. El 0-0 empezaba a ser milagroso. De modo que nadie se extrañó cuando en un saque de banda, el ondarrutarra y San José se quedaron con el molde, avanzó Vázquez por una autopista y cedió a Muriel para que fusilase el 1-0. Y fue cinco minutos después cuando se hizo justicia, con el 2-0, una acción defendida sin tensión, con la mirada.

Cierto es que antes de los goles el árbitro se tragó una falta de libro sobre Susaeta, que controló un pase profundo de Iñigo y enfilaba el área con ventaja sobre Lenglet y Escudero, que le desequilibró por detrás. Y para quien busque un consuelo imposible, apuntar que con el 2-0 Williams recibió en inmejorable posición y con toda la portería para él estrelló el remate en el muñeco. Es el único lance computable como oportunidad del Athletic, nulo en la creación e inexistente en la culminación. Dos fogonazos en un periodo donde el Sevilla tuvo hasta nueve situaciones propicias para marcar.

maquillajeEl Athletic había dilapidado su crédito y tenía el partido perdido. La dimensión del fiasco se puede calibrar desde múltiples ángulos, pero el detalle de que Ziganda hiciese los tres cambios de golpe para negociar la segunda parte, da una idea aproximada. El reglamento le dejó con las ganas porque si le hubiese permitido sacar a los seis hombres de campo que ocupaban el banquillo no hubiera dudado. Por cierto, que la formación inicial se ajustó bastante a lo previsible, era de cajón que reservaría a varios de los que jugaron el domingo y el miércoles. Pudo sorprender que Vesga fuese el enlace con el punta, fórmula que no resultó, pues casi ni tocó la pelota, pero otros que sí tuvieron más contacto con el cuero también opositaron con avaricia al suspenso.

Con Beñat, Raúl García y Aduriz en escena, se asistió a un cuarto de hora aparente sin más, puro maquillaje. El Athletic amasó posesión para nada, sin una sola aproximación de fuste. Una prueba más de que no es cuestión de tener o no el balón, una prueba más de que da igual no dar una a derechas o sumar pasecitos si no hay decisión para hacer daño, afán por obligar al enemigo. El Sevilla se protegió discretamente y dejó hacer. Pero pronto se cansó de esperar la reacción rabiosa, valiente, que la situación exigía al Athletic y regresó a la tónica del primer acto, sin tanta constancia y hasta gustándose en detallitos, lucimientos personales que no tienen cabida cuando saltan chispas. No era el caso, chispas solo había cuando Iñigo metía la pierna o Susaeta se ofrecía, arrancaba y se hallaba solo y recibiendo leña.

Arrizabalaga sacó tres balones más que iban en dirección a la red, casi al final hubo una tangana y para de contar. Pocos visitantes habrá conocido el Pizjuán tan amables, tan frágiles.

estadísticas

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120