técnicas que parecen de ciencia ficción

Los ingenios robóticos revolucionan la medicina

Las ciencias de la salud incorporan cada día más dispositivos de inteligencia artificial
Son píldoras electrónicas, parches o nanorrobots

Concha Lago - Viernes, 2 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Las ciencias de la salud incorporan cada día más dispositivos de inteligencia artificial

Las ciencias de la salud incorporan cada día más dispositivos de inteligencia artificial (Deia)

Galería Noticia

Las ciencias de la salud incorporan cada día más dispositivos de inteligencia artificial

Bilbao- Dolorosas inyecciones, píldoras gigantes difíciles de tragar, engorrosos tratamientos de varias semanas y pruebas con contraste intravenoso incluido... Alguno de estos procedimientos podría tener los días contados porque los investigadores no dejan de experimentar nuevos métodos. Y cada vez aparecen nuevas técnicas que parecen ciencia ficción. Por ejemplo, hace pocas semanas, científicos australianos ensayaron una nueva cápsula 2.0 que sirve para sondear el aparato digestivo en busca de enfermedades y ofrece un diagnóstico prácticamente exacto. También se experimenta con chips prodigiosos capaces de viajar por el torrente sanguíneo para reparar tejidos dañados.

La robótica y la inteligencia artificial ya desempeñan un papel decisivo en los quirófanos. Y en otro campo, el de los fármacos, el progreso resulta también imparable. Científicos de diferentes centros de investigación están intentando dar con un formato que disminuya el número de tomas. Han hallado incluso la manera de fabricar nanorrobots en miniatura que se cuelan en nuestro cuerpo para liberar medicinas, medir constantes vitales o realizarnos pruebas desde dentro.

Pero la gran novedad son las píldora robóticas. La ensayada con seis voluntarios australianos tiene 2,6 centímetros de longitud y un centímetro de diámetro, algo mayor que una píldora convencional, y se convierte en un radiógrafo perfecto de nuestro cuerpo. A pesar de que incluye un microordenador con sensores, baterías y un transmisor inalámbrico, todos los participantes en el estudio la tragaron “con facilidad”. Esta píldora electrónica, que sondea el estómago y permite también detectar intolerancias alimentarias, es producto de las investigaciones de las universidades de Monash y RMIT de Melbourne.

Pero cada día hay más grupos desarrollando aplicaciones de inteligencia artificial en la salud y la medicina. En este sentido, en la Universidad Carnegie Mellon también trabajan en píldoras inteligentes. Como si se tratara de las pastillas tradicionales, estos comprimidos electrónicos fabricados con materiales biodegradables no tóxicos se ingieren para que actúen en el organismo. Se trata de pequeños envases que podrían albergar la tecnología necesaria para liberar medicamentos en dosis controladas y sensores para monitorizar parámetros de salud. Se tratan de diminutos biobots que se implantan bajo la piel. Desde allí liberan el fármaco en la dosis y frecuencia requerida.

Constantes vitalesEn Japón, por el contrario, los científicos trabajan en parches transpirables que se adhieren a la piel para medir las constantes vitales. Y ya han diseñado un sensor electrónico que se pega a la piel durante una semana sin provocar daños cutáneos a la persona que lo lleva. El dispositivo controla las constantes vitales de forma continua y está construido a escala nano a partir de unas finas mallas transpirables. Según los expertos, este artefacto mejorará los cuidados médicos de pacientes sin causarles estrés o incomodidad.

Porque en los últimos años, los aparatos electrónicos portátiles para mantener a raya la tensión, los índices de diabetes o los latidos cardiacos están perfeccionado su rendimiento. Gracias al empleo de materiales ligeros y altamente elásticos, estos nuevos dispositivos conectados directamente a la piel permiten realizar mediciones de gran precisión.

Además de las aplicaciones médicas que permiten monitorizar al enfermo en tiempo real, en la Universidad de Columbia, otro equipo de expertos han dado con la receta de los minidoctores.

minisubmarinosEl Instituto de Biodiseño de la Universidad de Arizona asegura haber probado con éxito en ratones robots diminutos (mil veces más pequeños que el grosor de un cabello humano) que están programados para destruir tumores. La estrategia, ensayada desde hace cinco años, consiste en localizar el tumor y acabar con él dejándolo morir de hambre. En este sentido, los nanorrobots se utilizan para impedir que llegue la sangre al tumor y provocarle una necrosis.

También se ha experimentado con otros dispositivos de nanotecnología, creando por ejemplo, aparatos a modo de “minisubmarinos médicos” de tamaño nanométrico destinados a distribuir medicamentos directamente en las células enfermas para combatir el cáncer.

Para llevar a buen puerto este tipo de dispositivos es necesario recurrir también a nuevos materiales inocuos. Y es que hasta ahora la mayoría de los dispositivos contenían componentes electrónicos que resultan perjudiciales o se quedaban atascados en el aparato digestivo. Por eso se tiende a usar materiales biodegradables o algún tipo de polímero elástico que puede doblarse y deformarse para deslizarse sin dificultad. Así, un envoltorio de gelatina recubriría los elementos tecnológicos, programados para liberarse de esta cubierta en el momento y lugar adecuados.

Pero la investigación no está centrada solo en laboratorios de Norteamérica o Asia. En Barcelona, un grupo de científicos de la Universidad Pompeu Fabra desarrolla un corazón virtualque pueda adaptarse a cada paciente y que permitirá diseñar terapias personalizadas, más eficaces. Este corazón virtual servirá para mejorar la comprensión de los mecanismos que generan y mantienen las arritmias cardiacas y permitirá optimizar la aplicación de terapias (como la resincronización cardiaca, la desfibrilación y los marcapasos, entre otras), así como predecir la eficiencia de los fármacos y su cardiotoxicidad.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120