DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Referencias que regresan

De Marcos y Beñat acentúan su puesta a punto frente al Valencia, con sendas actuaciones convincentes que se suman a la recuperación de san josé y a la reivindicación de córdoba

Pako Ruiz - Jueves, 1 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Beñat, con la nariz ensangrentada tras recibir el impacto de los tacos de la bota derecha del valencianista Guedes.VER GALERÍA

Beñat, con la nariz ensangrentada tras recibir el impacto de los tacos de la bota derecha del valencianista Guedes. (Borja Guerrero y Oskar Martínez)

Galería Noticia

Beñat, con la nariz ensangrentada tras recibir el impacto de los tacos de la bota derecha del valencianista Guedes.

GaleríaGALERÍA: Las mejores imágenes del Athletic-Valencia

  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic desenchufado se va al descanso en desventaja (0-1)
  • ATHLETIC-VALENCIA
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • San Mamés nevado
  • Nieva en Bizkaia.
  • Athletic-Valencia
  • Athletic-Valencia
  • Minuto de silencio por Quini en San Mamés
  • De Marcos celebra su gol ante el Valencia
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

GaleríaCómodo Gil Manzano

  • Columnista Urizar

bilbao- El duelo del pasado domingo frente al Málaga generó mucho ruido, acentuó el malestar del personal y señaló a José Ángel Ziganda, confiado y decidido a “dar la vuelta a esto”, como indicó 48 horas después del fiasco en cuanto a juego, que no resultado, ante el colista. Ziganda se blinda en su idea, “porque todavía tenemos cosas que decir”, mensaje que ha captado el vestuario, conjurado para salvar del escarnio público al jefe. El Athletic es una caja de sorpresas, por lo menos visto lo visto en los tres compromisos que ha recorrido en una sola semana en San Mamés. Un empacho duro de digerir con el Spartak de Moscú y el Málaga, pero que se alivió ayer gracias al partido aseado que completó el conjunto rojiblanco, que agradece el regreso y la puesta a punto de futbolistas en otrora referencias y que los echaba en falta el mismo técnico, consciente de que las lesiones le han lastrado.

La exigencia del choque ante el Valencia, cuarto clasificado, requería la aportación de jugadores importantes en el pasado cercano. Son los casos de Beñat Etxebarria y Óscar de Marcos, que no han tenido la presencia esperada por culpa de sus respectivas dolencias y que les ha tenido en la enfermería durante un periodo considerablemente largo. También se añoraba la buena versión de otros que se habían desacreditado este curso, con mención especial a Mikel San José, que lo ha pagado con dos meses en la nevera. Y se reclamaba el aire fresco que ofrece Iñigo Córdoba, relegado al ostracismo ante la sorpresa del personal, que no encontraba razones para que el canterano desapareciera por arte de magia y cuando no había cometido, aparentemente, pecados para semejante castigo.

El punto sumado frente al bien armado bloque de Marcelino sirve para reconciliar de momento a la masa social con Ziganda, consciente de que le tocaba “apechugar el temporal”. No es que el juego desplegado por los leones rayara los excelencia, pero sí asomó brotes verdes merced a la responsabilidad que cogieron los antes mencionados, paradójicamente cuando otros pesos pesados como Aduriz, Raúl García o Susaeta no tuvieron su noche, especialmente en la persona del donostiarra, que debió acostarse muy enfadado consigo mismo por el penalti que marró a los 36 minutos de juego frente a su exequipo, que le tenía una temor fundado en los antecedentes, y en un momento ideal para que el Athletic se recuperara del golpe que supuso el tanto de Kondogbia, que llegó después de un error grueso de Beñat, quien sí tuvo después la virtud de levantarse y liderar los mejores momentos del juego rojiblanco.

RECUPERADOSBeñat ha hecho caja desde que volviera al once en la frustrante visita a Montilivi ante un Girona que, curiosamente, es una referencia de la séptima plaza que puede dar billete a la Europa League aunque sea con el peaje de disputar hasta tres previas con el reajuste de la competición aplicado por la UEFA. El arratiano solo había completado hasta ayer los noventa minutos en dos partidos, el del debut de esta liga y en la ya lejana comparecencia en Formentera en Copa, por lo que ha alcanzado el punto físico idóneo, como ocurre en el caso de De Marcos, que ha consumado el total de los 270 minutos de esta intensa semana en La Catedral.

El de Biasteri es un futbolista con una genética única. No presume de una técnica exquisita, pero es consciente de sus virtudes y de sus defectos. De los primeros, destaca su despliegue físico y su vocación ofensiva, cualidades que rentabilizó anoche, especialmente a vuelta de vestuarios. Marcó su primer gol de este curso en San Mamés con un golpeo no muy ortodoxo con su zurda y sus continuas incursiones propiciaron dos llegadas con mucho peligro, que el lateral finalizó con sendas asistencias de lujo a Susaeta y Raúl García, que se equivocaron en sus respectivos golpeos a la meta de Neto, desperdiciando así la oportunidad de remontar al Valencia, que encadena tres visitas en liga a Bilbao sin firmar el triunfo. Son jugadores referencias que regresan.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120