DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Orfandad política

Iñaki San Sebastián Hormaetxea Getxo - Martes, 16 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:08h

votos |¡comenta!

Se diría que algo parecido a esto es lo que, con bastante estrépito, se está viviendo en Catalunya estos últimos años. Más de dos millones de votantes, probablemente los más activos y dinámicos en el conjunto de la ciudadanía catalana, parecen no pintar casi nada a la hora de decidir cómo organizarse políticamente.

A la vista de semejante fenómeno político, me surgen un montón de preguntas. Por ejemplo: ¿Qué clase de dictadura judicial es la que rige en el Estado español para que, despóticamente, un tribunal pueda decidir sobre el Gobierno del pueblo... pero sin el pueblo, en una de sus nacionalidades más emblemáticas? ¿Cómo explicar, desde la distancia, la deriva de unos dirigentes catalanes capaces de lanzar a su pueblo, precipitadamente, hacia una aventura política de alto riesgo y acabar dando la espantada... algunos de ellos al menos? ¿Quién acabará pagando los vidrios rotos del conjunto de pasos en falso, ilegalidades, abusos de poder, promesas incumplidas, etc. tanto de los dirigentes soberanistas, como de los constitucionalistas españoles? ¿A dónde llevan, a la buena gente, estas dos partes enzarzadas en una dialéctica feroz, con la que tratan de devorarse los unos a los otros? ¿No queda ningún hueco, por ejemplo, para una dialógica capaz de sumar un poco de ilusión y ganas, pensando en acabar con la orfandad política de un pueblo soberano que pide soluciones?

En Euskadi seguimos de cerca la evolución de los acontecimientos, aunque con más calma y sosiego desde que vivimos en paz. Y digo esto porque seguimos buscando fórmulas, para seguir avanzando hacia el punto final de nuestra propia problemática política. Acabamos de ver, en Bilbao, la enésima gran manifestación popular en favor de presos y exilados vascos. Evidentemente, los duelos con pan son menos, pero no dejan de ser duelos. El deseo de ser más, nosotros mismos, no se sacia con el tener un poquito más.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail
  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120