DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
vendido íntegro en Bilbao

“¡Vamos a tapar hasta socavones!”

El número 05685, agraciado con el Primer Premio del Sorteo de El Niño y vendido íntegro en Bilbao, reparte cien millones en los barrios de Deusto y Arangoiti

Ane Araluzea - Domingo, 7 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h

votos |¡comenta!
Propietarios y el gerente de la administración de Deusto celebran junto a algunos agraciados la venta íntegra del primer premio de la loteria de El Niño.VER GALERÍA

Propietarios y el gerente de la administración de Deusto celebran junto a algunos agraciados la venta íntegra del primer premio de la loteria de El Niño. (Oskar Martínez)

Galería Noticia

  • Propietarios y el gerente de la administración de Deusto celebran junto a algunos agraciados la venta íntegra del primer premio de la loteria de El Niño.

GaleríaGALERÍA: 'El Niño', el 05.685, cae íntegro en Bilbao

  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • Alegría derbordada en el barrio de Deusto y Arangoti donde ha caído el primer premio de 'El Niño'
  • El segundo premio de la lotería de El Niño ha estado muy repartido
  • Tercer premio lotería de El Niño.
  • Loteria, segundo premio.
  • Los dueños y trabajadores de la Administración de Lotería de la Avenida Lehendakari Aguirre en Bilbao celebran haber vendido el Gordo del Sorteo del Niño.
  • Un hombre con un sombrero de paja cubierto de décimos durante el Sorteo Extraordinario de "El Niño"celebrado hoy en el Centro de Congresos y Exposiciones "Lienzo Norte"de Ávila
  • La administación número 19 del barrio bilbaino de Deusto ha vendido íntegramente el primer premio de la lotería del 'El niño'que ha caído en el número 05.685.
  • Primer premio de la lotería de 'El Niño'.
  • El primer premio de la lotería de 'El Niño'ha sido vendido íntegramente en la administración número 19 de Deusto.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Bilbao- El griterío del resto de los agraciados, el descorche de las botellas de champán y el sonido de los cláxones de los vehículos apenas permitían escuchar las palabras de Manolo Tapia. Tampoco importó. Su cara expresaba mucho más que cualquier cosa que pudiera decir o incluso callar. “¡Con este premio vamos a poder tapar hasta socavones!”, acertó a exclamar en medio de la euforia este vecino de Arangoiti, que ayer se dejó calar hondo por la lluvia de los millones repartidos por el sorteo extraordinario de El Niño. Fue la administración número 19 de la céntrica calle Lehendakari Agirre, en Deusto, la responsable de vender íntegramente el primer premio de 500 décimos, cada uno de ellos premiados con 200.000 euros, del número 05685. Sin embargo, la diosa Fortuna cayó especialmente alto, ya que el bar Ziortza, en Arangoiti, se encargó de repartir 133 décimos.

“Pensaba que estas cosas no pasaban nunca, no me lo puedo creer”, afirmó Flor Martín, una de las afortunadas en posesión del boleto premiado que se acercó hasta el establecimiento hostelero de un barrio que ha confiado más en el trabajo que en la suerte para cambiar su destino. “Soy clienta desde hace muchos años, aquí nos conocemos todos”, expresó esta bilbaina, guarecida en el soportal del bar, mientras besaba y saludaba al resto de los vecinos del barrio, que todos coincidieron en describir como “obrero”. Arropada por sus dos hijas, además, Flor expuso que otros familiares como su tío o su primo también habían comprado un décimo. Aunque reveló que emplearía parte del premio en comprar un vehículo nuevo -“se me ha fastidiado hace poco”-, señaló que no esperaba cambiar de vida, ni mucho menos. “Acabo de hablar con mi madre, y me ha dicho: A las tres a comer el arroz, ¿eh?”, relató.

Mientras los bienaventurados se iban arremolinando en el pórtico de la calle Monte Ganeta para celebrar una dicha de lo más inesperada, Tomi, propietario del Ziortza bajó hasta la administración deustoarra. “Los afortunados son gente obrera, clientes de todos los días de un bar de barrio”, explicó el hostelero. “Me alegro de que les haya tocado, a nadie le amarga un dulce”, señaló Tomi, que terminó confesando que él también tenía algún que otro décimo. Aunque no quiso revelar cuántos, lo que sí contó es que después de ver el sorteo en directo desde el bar -“¡Imagínate la cara que se me ha quedado!”-, y cantar los números casi al unísono, optó por cerrar el establecimiento y acercarse a Lehendakari Agirre: “No quiero trabajar más”.

Donde no pararon de despachar copas fue en El Rincón, el local adyacente al Ziortza. La dueña, que también jugaba un décimo de lotería, salió a celebrar el premio con los vecinos, algunos de ellos sin tanta suerte. Fernando fue uno de los que no llegó a tiempo a comprar el boleto de la fortuna. “En Navidad sí que cogí el número, el mismo, pero para Reyes no me ha dado tiempo”, repuso este vecino, quien indicó que iría a comer a Ibarrekolanda. “¡Aquí no se puede ni estar!”, apuntó. “Me jode, pero prefiero que le toque a gente conocida, esto le da vidilla al barrio”, admitió, antes de cambiar de registro y optar por el humor. “Creo que voy a abrir una empresa de reforma de pisos”, bromeó este vecino que protagonizó, involuntariamente, la otra cara de la moneda en la jornada de ayer. Y no fue el único. “Chicho, ¿qué?”, se escuchó que preguntaban a un vecino que transitaba carretera arriba. “A mí nada”, se lamentó encogiéndose de hombros, impidiendo que la resignación eliminara su sonrisa.

Más avispada fue Susana Mora, a quien el azar bendijo con la compra de la última papeleta del bar Ziortza. “Lo he compartido con mi hermana Marian y, además, otro hermano ha comprado un décimo entero”, relató esta bilbaina, acompañada de varios de sus familiares como su hijo Ander Quevedo. “Ahora podrás estudiar donde tú quieras”, le aseguró al joven de 17 años, que tiene claro que quiere ser arquitecto y hasta ahora solo barajaba Donostia como opción. A escasos metros de distancia, el cuñado de Susana, Manolo Tapia, agitaba la botella de champán con la cara desencajada de alegría: “Hace un año compramos la casa, nos va a ayudar con el hipotecón, que está muy reciente”, señaló este pacense llegado a Arangoiti por amor. “En el barrio hay mucho extremeño. La gente nos ha llamado desde Badajoz, nos han visto en la tele, ¡dicen que se vienen a vivir aquí!”, aseguró el afortunado.

“Gente Curranta”La mañana fue agitada frente al Ziortza, donde los cánticos que parodiaban a los niños de San Ildefonso y los incesantes bocinazos de los coches provocaron que más de un curioso se asomara por la ventana. Los premiados iban y venían pero el bullicio no cesaba y las conversaciones se cruzaban -“somos gente curranta, ¡pon eso!”-. Entre todo esa excitación, destacó el aplomo -¿o fue más la conmoción?- de John, uno de los agraciados. “Nos hacía mucha falta. Lo estábamos pasando muy mal”, confesó con una mirada sincera que traslucía las penurias provocadas por la crisis. Más ajenas a esta situación, sus hijas Lucía y Yasmine daban saltos de alegría. “Esto nos va a dar algo de seguridad y tranquilidad”, señalo John, parco en palabras, quien expuso que actualmente estaban cobrando ayudas para llegar a fin de mes.

En casa de los Sanabria-Blanco siguieron el sorteo en directo. “¡Cari, que nos ha tocado!”, gritó Begoña Blanco mientras preparaban la comida. Según confesaron, llevaban más de 20 años jugando al mismo número. “Nos permitiremos algún capricho y aprovecharemos para vallar una finca que tenemos en La Rioja, algo que hasta ahora no hemos hecho por falta de dinero ”, reveló Nicolás Sanabria, quien expuso que, por lo demás, todo seguirá igual. “Trabajamos en una empresa de limpieza. Nos levantamos cada día a las 4.30 horas para fichar a las 6.00 horas. Ahora lo seguiremos haciendo pero con más ilusión”, expuso este matrimonio, que también tiene intención de ayudar a pagar el piso de su único hijo. “He llegado a las tres de la madrugada a casa, porque trabajo en una tienda de ropa y hemos estado etiquetando las prendas para las rebajas”, señaló Nicolás Junior, encargado de preparar la comida en su piso recién estrenado. “Este año los Reyes han venido en helicóptero”, bromearon.

El gordo

05685

Arangoiti

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120