él es rohinyá y ella una rakáin budista

El amor en los tiempos de la cólera

Un joven rohinyá y su esposa budista encarnan en el exilio el contrapunto a la limpieza étnica que se vive en Birmania

Un reportaje de Gaspar Ruiz-Canela - Viernes, 5 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h

Saw Yedul Islan, con su hijo;la madre no aparece en la foto y omite su nombre por miedo a las represalias contra su familia.

Saw Yedul Islan, con su hijo;la madre no aparece en la foto y omite su nombre por miedo a las represalias contra su familia. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Saw Yedul Islan, con su hijo;la madre no aparece en la foto y omite su nombre por miedo a las represalias contra su familia.

Saw Yedul Islam era un joven de familia acomodada cuando se enamoró de su vecina en el oeste de Birmania (Myanmar), una historia de amor corriente si no fuera porque él pertenece a la minoría musulmana rohinyá y ella era una rakáin budista.

Saw y su ahora esposa, que omite su nombre por miedo a represalias contra su familia, comenzaron su cortejo en una aldea en el norte del estado Rakáin, la zona cero de la limpieza étnica orquestada por el Ejército birmano contra los rohinyás. En una entrevista con Efe, el rohinyá, de 30 años, relata la odisea desde que se enamoraron hace siete años, huyeron a Bangladesh para casarse y viajaron por separado a Tailandia, donde ahora viven como indocumentados junto con su hijo de 6 años.

Los enamorados podían pasear juntos de forma discreta, a pesar de la creciente tensión entre sus dos comunidades en Rakáin, una franja costera situada junto a Bangladesh. En una de las regiones más pobres del país, tanto entre los rakáin como los rohinyás, sus familias disfrutaban de una holgada posición económica y regentaban sendos negocios de telefonía móvil.

Ante la imposibilidad de casarse en Birmania, la pareja decidió huir a Bangladesh para desposarse en 2012, el mismo año en el que la violencia sectaria provocó en Rakáin decenas de muertos y 140.000 desplazados, en su mayoría rohinyás. En ese momento se separaron sus caminos. Saw se embarcó con unos 500 rohinyás y bangladesíes en un peligroso viaje por mar hasta Tailandia tras pagar unos 250 dólares (210 euros) por persona a un grupo de traficantes humanos.

La travesía en un barco de pescadores duró una semana a través del golfo de Bengala y el mar de Andamán. “Casi no podía andar. Comíamos una vez cada dos días, una pequeña porción de arroz y poca agua”, relata el rohinyá a través de un intérprete en la pequeña vivienda en la que vive con su mujer, de 45 años, y su hijo en el norte de Bangkok. Al llegar frente a la costa tailandesa, permanecieron inmovilizados durante quince días mientras los traficantes negociaban con los militares y guardacostas tailandeses. Atracaron en una isla desierta, donde los inmigrantes y refugiados acabaron con toda la fruta que encontraron.

ReencuentroLos traficantes aprovecharon la noche para llevarlos a tierra firme y encerrarlos en un campo clandestino. Finalmente, el rohinyá fue liberado gracias a la ayuda de Hajee Ismail, director de Rohingya Peace Network, una organización dedicada a ayudar a los miembros de esta comunidad apátrida.

Su mujer, que se convirtió al islam, llegó dos años más tarde a Bangkok en un viaje por carretera desde Birmania. Saw tiene trabajo, pero carece de visado y vive continuamente con miedo a ser detenido por la Policía tailandesa. En una esterilla en el suelo, el padre trata de enseñar con unos cuadernos viejos algo de birmano e inglés a su hijo, quien no está escolarizado al carecer de documentación.

La esposa de Saw dice que no mantiene ningún contacto con su familia en Rakáin, excepto algunas llamadas por teléfono con dos hijos que tuvo de una relación anterior. Tilda su vida de “muy ardua” y abriga la esperanza de que un día puedan ser acogidos en Europa o Estados Unidos, algo difícil ya que solo el 1 por ciento de los refugiados es realojado en terceros países, según la ONU.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120