DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El ala oeste

A los Reyes Magos

Por Estíbaliz. Ruiz de Azua - Miércoles, 3 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

votos |¡comenta!

Estimadas Majestades: Sepan que siempre lo he sabido. Sepan que, aunque pueda parecer pretencioso, desde bien pequeña intuía que había un algo que se me escapaba, que intentaba explicar pero que no podía definir. Una realidad que se me había vendido como verdad, pero que no encajaba en esta mente racional que acostumbra a imponerse a mi yo apasionado y emocional.

Cuántos años les he visto recorrer las calles de mi ciudad -solemnes, imponentes- sobre sus carrozas. Arropados por toda su Corte, recogiendo las últimas cartas entre el fervor de los más pequeños. Cuántas veces ha sido Su Alteza el Rey Baltasar el más aclamado, el que se ha llevado todos los parabienes de los allí congregados sin importarnos su procedencia, su piel, su religión, sus costumbres. Y es que -bien lo saben ustedes, Altezas- cuánto nos cuesta entender cuando no queremos comprender. Cuando esa realidad ni siquiera tiene un nombre;cuando no podemos enfrentarnos a ella porque no sabemos que existe. No;no hay actitudes racistas ni xenófobas en las miradas ilusionadas y expectantes de los que reclaman sus bondades. Porque no es la piel, ni el color, ni la etnia, ni la procedencia lo que nos produce rechazo y aversión. Es la pobreza y desde pequeños sabemos, Majestades, que ustedes llegan cargados de oro, de incienso y de mirra, y de todos nuestros deseos que deben valer lo suyo.

Ese algo, que siempre he intuido que estaba ahí, tiene un nombre. Se llama Aporofobia, una palabra que explica por qué a ustedes, Majestades, les permitimos adentrarse en esta vieja Europa y por qué levantamos muros que cierran el camino a esos otros que viajan de Oriente a Occidente. Un término acuñado por una mujer, por una filósofa, que se ha convertido en palabra del año y que hace visible una realidad cotidiana. Una realidad lacerante que, sepan, siempre he intuido que estaba ahí.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120