DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
estados unidos

Donald Trump, año I: Polémica y bonanza

El mandatario estadounidense ha perdido popularidad a pesar del éxito de la reforma fiscal, el crecimiento económico y el aumento del empleo

Diana Negre. Washington - Domingo, 31 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

votos |¡comenta!
Donald Trump despedirá el año en su club de golf en West Palm Beach, Florida.

Donald Trump despedirá el año en su club de golf en West Palm Beach, Florida. (AFP)

Galería Noticia

  • Donald Trump despedirá el año en su club de golf en West Palm Beach, Florida.

el primer año de la presidencia de Donald Trump no se cumple hasta el 20 de enero, pero los norteamericanos están ya pasando balance de una de las etapas más polémicas de su historia reciente.

El repaso no se limita al presidente, sino a todo el Partido Republicano que, junto con él, se impuso de manera espectacular a todos los niveles: Congreso, gobernadores de los estados, Parlamentos estatales. Ahora, después de casi un año de tener el control que tanto deseaban, ven que dentro de 11 meses, cuando se celebren elecciones legislativas, podrían perder las mayorías que raramente consiguen.

Como le ocurrió al presidente Obama en el año 2010, cuando la Cámara cedió nada menos que 63 escaños demócratas, o al segundo presidente Bush en 2006, cuando los demócratas arrebataron a su partido 30 escaños, o el muy popular Bill Clinton que vio perder a 54 de sus correligionarios en 1994. Ni siquiera el muy popular Ronald Reagan se libró de la escabechina y perdió 26 escaños en 1982. Trump podría encontrarse que su partido pierde el control no de una, sino de las dos Cámaras del Congreso. Para eso, no hace falta mucho: en el Senado tan solo tiene un escaño de ventaja y en la Cámara nadie puede descartar que pierdan los 24 escaños que les pondrían en minoría.

Es algo que ocurre con frecuencia en comicios “a mitad de mandato”, es decir, a los dos años de la elección presidencial, porque en EE.UU. los 435 congresistas de la Cámara se presentan cada dos años y otro tanto hace un tercio de los 100 senadores.

La razón para estas pérdidas acostumbra a ser que los presidentes han de tomar a veces medidas impopulares que perjudican a sus correligionarios directamente -y a la Casa Blanca indirectamente, pues pierde el apoyo legislativo para sus iniciativas que pueden quedarse en declaraciones de buenas intenciones, pero no se materializan en leyes-.

En este caso, como tantas otras cosas con Trump, la situación puede ser peculiar porque las políticas del mandatario no son impopulares: la reforma fiscal probablemente pondrá dinero en el bolsillo de millones de personas que recibirán una paga mayor a partir de febrero;la economía crece a niveles superiores al 3%;y las bolsas no paran de subir: en los 14 meses transcurridos desde la elección de Trump, el índice Dow Jones ha pasado de 17.888 a cerca de 25.000, un aumento de más del 44%. Sin olvidarnos del mercado laboral que registra el paro más bajo de los últimos 10 años con la creación de más de un millón de puestos de trabajo.

El expresidente Obama y los demócratas pueden insistir en que dejaron la mesa puesta para la bonanza de hoy, pero el ocupante de la Casa Blanca se lleva siempre las medallas -o los castigos- por lo que ocurre durante su mandato

ImpopularidadLo que es impopular es el propio Trump, no porque haya perdido el apoyo de sus fieles, que era el 35% de los votantes que le siguieron incondicionalmente en noviembre de 2016 y se mantiene al mismo nivel, pero sí se han alejado los que le dieron, condicionalmente, una oportunidad y parecen decepcionados, tanto por el comportamiento imprevisible de Trump y su abuso de los tuits, como por la mella que hace en ellos la cobertura informativa: ningún presidente en la historia del país ha sido sometido a un acoso periodístico similar.

Tan solo el 5% de la prensa le fue favorable en sus primeros dos meses de mandato, mientras que el 62% era crítico. En comparación, su predecesor Obama fue recibido con una cobertura favorable del 42% y tan solo el 20% de críticas, por no hablar del Premio Nobel de la Paz, otorgado antes de que moviera un dedo. Es un patrón que se ha mantenido durante todo el año e incluso ha ido en aumento. El propio expresidente Carter señaló el desequilibrio en la cobertura de Trump y el ensañamiento de los medios informativos contra el presidente.

Ahora, con una mayoría mínima de tan solo un senador, los republicanos corren el riesgo de perder la Cámara Alta, pero ni siquiera en la Baja se sienten seguros los congresistas republicanos a pesar de superar a los demócratas por 47 escaños: con ganar 24, los demócratas pasarían de los 194 escaños a 218 y los republicanos, de 241 a 217.

Históricamente, un cambio de partido para 24 escaños no es una cifra muy alta y la oposición de hoy tomaría el relevo. De ser así, para Trump, que ha conseguido la enorme victoria de la reforma fiscal de mayor envergadura desde 1986 sin un solo voto demócrata, la pérdida de mayorías significaría como mínimo una parálisis política y no puede descartar el impeachment, la fórmula de encausamiento político para obligarlo a dimitir o expulsarlo de la Casa Blanca de forma ignominiosa.

Pero tal vez no… Reagan perdió sus mayorías legislativas igual que Clinton -y Clinton fue incluso encausado por una cuestión de faldas-, pero los dos han pasado a la Historia como presidentes muy populares y lograron avanzar sus programas a pesar de un Congreso hostil, igual que Obama consiguió que aprobasen su reforma del seguro médico en contra de la gran resistencia republicana. Por otra parte, la recuperación económica está llegando para Trump más rápidamente que para Reagan o Clinton y fue precisamente la bonanza de los bolsillos la que mantuvo a estos en el poder.

Para que todo sea aún más imprevisible está la propia personalidad de Trump, un hombre que ha roto todos los esquemas y confundido todas las previsiones. O tal vez no sea su personalidad, sino un signo de los cambios que está viviendo el mundo entero y que aún nadie ha conseguido explicar.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120