DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El sacacorchos

Montar un escándalo

Por Jon Mujika - Sábado, 30 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos |¡comenta!

ES una triste ley de la calle: todo delito que no se convierte en escándalo no existe para la sociedad. Es por ello que los últimos acontecimientos vividos en Bilbao, con el homicidio de un hombre que volvía de una cena de empresa para robarle la cartera y la pérdida de la visión de un ojo de un joven que se negó a entregar el móvil como botín a los golfos apandadores (y apaleadores) que le acechaban a la vuelta de la esquina, han llevado a primera página de la calle el escándalo de una realidad sorda: existe en Bilbao un lumpen de baja estofa que valora más 20 euros o un teléfono móvil que la vida de un prójimo.

El parque de Ametzola o la plaza Indautxu, donde se atraca perro en ristre o azuzando las navajas;puntos ciegos de la ciudad por donde cualquier mujer cruza con mil ojos;carteristas de mano alegre y bestias pardas de mano dura con las mujeres... Que levante la mano aquel lector o lectora que no ha sido víctima o que no conoce a quien haya padecido alguno de estos episodios violentos. Todo pasaba de puntillas, como si fuese un trapo sucio que se lava en casa. El tuerto y el muerto han provocado el escándalo y ahora la sociedad se rasga las vestiduras.

Escuchamos a los dirigentes que caerá sobre ellos el peso de la ley, como escuchamos, tiempo atrás, aquello de la guerra al navajero. Escuchamos voces firmes pero ellos, los otros,siguen haciendo oídos sordos. “Les sale barato el crimen”, oímos en comisaría, como una pesarosa letanía.

El delito de los que nos atracan, golpean o maltratan no está solo en el atraco, el golpeo o el maltrato, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos atracarán, golpearán o maltratarán jamás. Es lo que la literatura ha llamado, en repetidas ocasiones, la pérdida de la inocencia.

La calle pide justicia que es algo más que pedir que le den la razón: quieren, queremos, seguridad. No sé si es una cuestión de incrementar la vigilancia (algo hará, digo yo...) o de aumentar el número de cadenas, dicho sea esto último con segundas. Porque esta es otra: señalas con el dedo y te devuelven la mirada reprobadora. Como dijo Einstein, es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120