en el campus de Leioa

Un proyecto pionero ahorrará un 40% de energía en el rectorado de la UPV

El antiguo inmueble se ha renovado con cinco sistemas innovadores que se podrán aplicar en otros edificios similares

Alberto G. Alonso - Lunes, 11 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Varios estudiantes caminan por el campus de Leioa de la Universidad del País Vasco.

UPV/EHU. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Varios estudiantes caminan por el campus de Leioa de la Universidad del País Vasco.

Bilbao- El edificio del Rectorado de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en el campus de Leioa se ha convertido en un conejillo de indias. Un laboratorio a gran escala en el que se pretende ahorrar un 40% de energía con respecto a la que consumía hasta ahora y aportando además el valor añadido de experimentar iniciativas innovadoras.

Todo ello gracias a un programa auspiciado por la Unión Europea en el que participa un consorcio de 20 entidades y administraciones públicas y privadas europeas liderado por la firma vasca Tecnalia. Un proyecto que además, una vez comprobada su excelencia, será replicado en edificios similares de todos los países comunitarios.

Xabier Aparicio, uno de los arquitectos de la UPV que trabaja la iniciativa, explica cómo todo surgió hace algo más de cuatro años. “Dentro del programa europeo 2020, que quiere conseguir para ese año una rebaja del 20% el consumo de energía y que el 20% de la que se consuma sea de origen renovable, se plantearon una serie de ayudas económicas para iniciativas concretas”. Con ese paraguas financiero, Tecnalia presentó el programa denominado A2PBEER que busca conseguir edificios energéticamente eficientes y sostenibles mediante soluciones innovadoras con tecnologías ya disponibles, baratas y que se puedan adaptar. Los edificios pilotos elegidos para participar fueron el Museo de la Ciencia de Malmö, en Suecia, la Escuela Vocacional de Ankara, en Turquía, y el rectorado de la UPV/EHU en Leioa. “Somos un edificio demostrador, un objeto pasivo de todas las innovaciones que se han estado desarrollando estos años”, concreta Aparicio.

El bloque del rectorado reúne las condiciones perfectas para el experimento porque su perfil es muy común en Europa y no ha sido objeto de rehabilitación integral alguna. Es un edificio de oficinas construido antes de 1980, de una institución (el 30% de los inmuebles no residenciales en Europa son públicos) y con un gasto energético mayor de lo habitual.

El arquitecto de la UPV concreta que “de toda la energía que se consume en un país, el 40% se emplea en los edificios y, de este grupo, los bloques no residenciales consumen el doble de energía que los de viviendas. Además, los inmuebles viejos gastan casi el 90% de la energía de ese espectro;el consumo es bestial”.

En este escenario, en 2013 empezaron los trabajos y apoyándose en el grupo de investigación Inedi, del departamento de Máquinas y Motores Térmicos de la Escuela de Ingenieros de Bilbao, se determinaron qué sistemas había que mejorar para conseguir la mayor eficiencia.

Aislante al vacío En concreto, optaron por instalar paneles aislantes tradicionales en el techo y una capa de vacío pionera en la fachada para que el edificio no pierda calor. Se decidió sustituir las ventanas de mayor antigüedad por otras inteligentes, creadas ex profeso, que permiten ajustar la radiación solar según sea invierno, para captar el calor del sol, o verano, con el fin de proteger el interior de la radiación solar. En lo que se refiere a la ventilación, se determinó incorporar nuevos dispositivos de renovación de aire que aprovechan el cambio de temperatura exterior del día y la noche y en cuanto a la iluminación se apostó por unas luminarias experimentales denominadas híbridas. Son unos paneles que combina, la iluminación de tipo led, ya menos costosa, con la luz natural captada en el tejado del edificio y transportada al interior a través de fibra óptica.

En paralelo a todo este trabajo los distintos socios del consorcio investigaron y consiguieron que sus productos se pudieran aplicar a los proyectos en que se trabaja para los tres edificios pilotos.

Aparicio pone como ejemplo la cooperativa vasca Isoleica integrada en el consorcio de A2PBEER. “Ha desarrollado un aislamiento térmico de gran calidad pero que se usa solo en electrodomésticos. Es un material que con el mismo espesor de un producto tradicional aísla diez veces más”. Su único handicap es que está envasado al vacío, dentro de unas bolsas de aluminio, y no se puede cortar, ni taladrar, en la misma obra. La solución ha venido del desarrollo conjunto de una fórmula para que mediante el uso de unos clips los paneles queden anclados a las fachadas. “Pura innovación y nada cara que es lo que busca el proyecto europeo”, apostilla el especialista.

A pesar de la nueva fórmula ideada, el proceso de colocación ha sido muy delicado ya que las bolsas se podían pinchar con cualquier punta o tornillo y el aislamiento quedaría como uno tradicional. Aparicio describe satisfecho cómo “la instalación que se efectuó en Malmö tuvo un 30% de paneles pinchados, aquí se ha bajado a un 8%”.

El nuevo envoltorio de color pizarra del edificio se terminó de colocar el pasado mes junto con la implementación del resto de las medidas descritas. La obra gestionada por el estudio de arquitectura González Cavia y acometida por la empresa Bycam ha costado antes de aplicar el IVA 600.000 euros, de los cuales casi 500.000 han sido subvencionados por Europa.

Ahora queda comprobar que todo cumple los parámetros previstos y se llega a las previsiones. “Eso lo comprobaremos dentro de un año, ya que hay que observar el edificio en verano e invierno”, explica el arquitecto. El plazo es obligado ya que hay que comparar los datos que se han venido recogiendo en el último ejercicio a través de múltiples sensores instalados con el edificio aún sin actualizar, con los que se registren en los próximo doce meses con las nuevas medidas de eficiencia.

Fines del programa

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120