DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
un único caso

Las lesiones medulares por zambullidas en época veraniega se reducen al mínimo

En la unidad especializada del Hospital de Cruces han atendido este año un solo caso tras un accidente en una piscina

Yaiza Pozo - Domingo, 13 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos |¡comenta!
Un grupo de jóvenes saltando desde el puerto de Mundaka.

Un grupo de jóvenes saltando desde el puerto de Mundaka. (Juan Lazkano)

Galería Noticia

  • Un grupo de jóvenes saltando desde el puerto de Mundaka.

Bilbao- Zambullirse en el agua es para muchos la diversión del verano. Pero tirarse a cualquier escenario acuático puede dejar secuelas físicas de por vida. En Bizkaia, a tenor de los datos, los casos de accidentes en zambullidas en el periodo estival se han reducido al mínimo. Tanto es así que este año se ha registrado un único caso mientras que el pasado año no hubo ningún incidente de estas características.

Según la doctora Luisa Jáuregui, jefa de la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital de Cruces, el descenso de ingresos en pacientes con este tipo de lesiones medulares puede deberse a que las personas “son más prudentes y las campañas tienen su efecto”. “En todos los años que yo llevo aquí el año pasado fue el primero que no hubo ningún caso en verano”, expresa.

La Unidad de Lesionados Medulares forma parte del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación y es de referencia para la Comunidad Autónoma Vasca en el cuidado y tratamiento de las personas que sufren una lesión medular. Al año, los profesionales de Cruces tratan alrededor de 60 pacientes, de los cuales el 5% son debido a una lesión medular por zambullida. “Es un tema en el que siempre tratamos de incidir para concienciar diciéndoles que no pasa nada por tirarse de cabeza, pero si te vas a tirar, asegúrate que lo haces a una zona segura. No cuesta nada tomar precauciones”, cuenta la jefa de la Unidad.

Hasta el 90% de los pacientes que ingresa por este tipo de lesiones son jóvenes con edades que oscilan entre los 15 y 25 años. Además, según el último estudio que elaboraron desde el centro, confirma que ha subido 10 años más las lesiones medulares por accidente de tráfico. “Si antes la edad estaba alrededor de 25-30 años ahora esta al rededor de 40-45 e incluso más”, expone la doctora.

La gravedad que presenta el damnificado cuando entra por primera vez al hospital puede determinar un mejor o peor pronóstico de recuperación. Teniendo en cuenta el tipo de vértebras que estén afectadas, y la ubicación de las mismas, la recuperación puede ser completa o incompleta. “El que tenga una lesión incompleta va a tener una recuperación mejor que el que tiene una lesión completa”, expresa Jáuregui.

El tratamiento a tomar en cada caso, “son similares y es independiente del origen”. Según cuenta la doctora, si un paciente tiene una lesión medular es indiferente que sea por una zambullida o por un tumor porque siempre hay que tratar la causa y después los profesionales intervendrán.

Pero las cosas cambian dependiendo del grado de la lesión ya que el procedimiento puede variar según el tipo de lesión que presente el paciente. “No es lo mismo tener una lesión cervical por una lesión luxar o lumbar porque ya habría una pérdida de la actividad motora y sensitiva. Es decir, una parálisis”, detalla. Además, en el peor de los casos, puede que incluso exista una afección de la musculatura respiratoria. En este caso el paciente necesitaría pasar por el proceso de ventilación asistida, la recuperación se ralentiza y la rehabilitación se prolonga.

El punto de atracciónLa mayoría de los casos que se registran en verano tiene lugar en escenarios acuáticos, siendo la playa el que más relevancia adquiere. “El más numeroso que hemos visto ha sido el que se tira a coger una ola. Esas personas se quedan clavadas en la arena, el propio vaivén del agua hace como un zig-zag y provocan este tipo de lesión medular”, cuenta la doctora.

Desgraciadamente, este no es el único. Las piscinas o los puertos son otro de los lugares en los que las personas deciden tirarse desde una altura considerable sin ser conscientes de los problemas que deriva una mala caída o una imprudencia.

Desde que se fundó la unidad en 1973, el río se cobró la mayor parte de lesiones siendo en este lugar el primer caso que vio la doctora en estas condiciones. “Antiguamente era un escenario muy habitual pero ya no. La primera chica que recuerdo estaba con su familia;en el fondo había una roca o algo por el estilo y se quedó clavada”, cuenta Jáuregui.

Teniendo en cuenta los numerosos casos que se han dado a lo largo de los años, el Gobierno vasco decidió adoptar las medidas pertinentes para prevenir casos similares en un futuro. En 2013, prohibió el baño en los puertos de los distintos territorios llegando a instalar incluso señales en cada uno de ellos alertando de los peligros.

Este hecho puede ser una de las causas por lo que se hayan reducido las lesiones medulares por casos acuáticos durante el verano. Pero las campañas y la colaboración de la propia Unidad de Lesionados Medulares, así como la ayuda que proporcionan las asociaciones como Bizkel y Goazen UP!, a nivel autonómico, o Aesleme, a nivel del Estado, también inciden directamente. Muchos son los que se apoyan en ellas una vez reciben el alta médica para encontrar refugio en personas en la misma situación y servir de ejemplo a la ciudadanía.

Durante todo el año, las lesiones medulares juegan un papel trascendente ya sea porque el paciente presenta un tumor en la médula o por la caídas que sufren muchas personas mayores. Comunicárselo tanto a la familia como al paciente puede resultar complicado porque, según Jáuregui, “ellos lo que quieren es que te hayas equivocado y no estar dentro de ese grupo de pacientes”.

Los especialistas de la unidad de Cruces dan pautas a los familiares para el cuidado del lesionado y para ayudarles en el arduo proceso de recuperación. “Durante el tratamiento las personas que sufren una lesión medular deben aprender los cuidados a seguir, una vez son dados de alta a la familia también se enseña todos los cuidados”, cuenta.

Además, una vez recibido el alta, todos los lesionados son controlados en la Unidad de Lesionados Medulares para saber cómo evolucionan. Pero para evitar nuevos casos a la pregunta de si se pueden evitar las zambullidas, la doctora es clara: “Se pueden evitar. Para ello hay que emplear el sentido común y no tirarse de cabeza al agua cuando se desconoce el lugar donde nos vamos a bañar, ya sea una piscina, el mar o un río, o cuando la marea está baja”, aconseja la jefa de la unidad.


votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120