final del Torneo La Blanca

El equilibrio de Urrutikoetxea

El delantero de Zaratamo afronta hoy, junto a Jon Ander Albisu, su primera final del Verano en La Blanca

I. G. Vico - Martes, 8 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Urrutikoetxea ejecuta una volea ante la mirada de Aimar Olaizola.

Urrutikoetxea ejecuta una volea ante la mirada de Aimar Olaizola. (Foto: Iñaki Porto)

Galería Noticia

Urrutikoetxea ejecuta una volea ante la mirada de Aimar Olaizola.

Bilbao- Dos fechas aparecieron en el retrovisor de Mikel Urrutikoetxea cuando supo, en la presentación de la feria de La Blanca de Gasteiz, que iba a jugar con Jon Ander Albisu. La primera, la del agosto de 2014, cuando el vizcaino entró en la cita alavesa en sustitución de Pablo Berasaluze. Se unió al zaguero de Ataun y sumaron hasta la final. Cayeron en la disputa del título a manos de Ezkurdia-Merino II (18-22). La segunda emplaza al zaratamoztarra, ya campeón, a un curso después, cuando Asegarce volvió sintonizarle con Albisu y no hubo suerte. Olaizola II y Untoria, sustituto del lesionado Beroiz, rompieron la baraja en la semifinal (12-22).

La fórmula -por la que apostó la empresa bilbaina también en los Sanantolines de Lekeitio de 2014, sin éxito en la final- se juntó el pasado sábado en el Ogueta para encontrar un nuevo instante en el álbum de fotografías: el de la batalla por el cetro y sacarse una espina.

La combinación funcionó ante Olaizola II, temible, y Larunbe. Consiguieron el primer paso hacia el Olimpo gasteiztarra. La primera final veraniega de este curso de Urrutikoetxea se dirimirá hoy ante Jokin Altuna y David Merino en el Ogueta a partir de las 23.00 horas.

Cuenta el zaratamoztarra que ve la final “bastante complicada”. “Cuando se presentó La Blanca nos quedó claro que iba a ser un torneo duro, con cuatro parejas compensadas y competitivas. Cualquiera de las combinaciones era muy complicada. Altuna III-Merino II hicieron buen trabajo en su partido y demostraron que juegan mucho”, desgrana el pelotari vizcaino, quien se librará de la pegada de Rezusta, varado en la semifinal de Aspe. “No nos habíamos puesto a pensar en el rival. Solamente pensamos en nuestro partido. Es cierto que Beñat marca las diferencias y abre huecos cuando tiene el día, pero, cuando uno no está en su mejor versión, los rivales te ganan con facilidad”, remacha.

El campeón vizcaino aún no ha podido reinar en el presente verano, pero considera que las sensaciones están siendo “buenas”. “En San Fermín me sentí a gusto. No pudimos entrar en la final, pero soy consciente de que todos quieren llegar al mismo sitio. Cuesta alcanzar las finales. En La Blanca lo he conseguido y espero que, de aquí en adelante, con la ayuda de los entrenamientos y el respeto de las lesiones, llegue alguna más”, analiza Urrutikoetxea. De cualquier modo, lo necesario es encontrar el equilibrio junto a Albisu. Juntos forman un dueto, a priori, muy potente, pero que no termina de sacar petróleo a su pegada. “Cada partido es un mundo. Si damos nuestro nivel y hacemos pocos fallos, tenemos opciones de llegar al cartón 22. Las posibilidades están ahí y lucharemos por ellas”, asevera Mikel. Y es que, el guion a recitar es el mismo que el de la semifinal: trabajo, sobriedad y equilibrio. “Hicimos nuestro trabajo. Cuando tuve pelota para rematar, me sentí bien, a gusto. Jon Ander también hizo bien lo suyo y no cometió casi errores. Larunbe nos dio ciertas facilidades, porque no tuvo su mejor día y falló más de la cuenta. De todos modos, con Aimar enfrente todos los partidos son complicados. Olaizola hizo un gran encuentro. Está en gran momento. Era un partido complicado y nos quedamos contentos con lo que hicimos. Nos compenetramos”, advierte el de Zaratamo. Necesitan estabilidad para apostar por el 22 colorado.

Urrutikoetxea tratará de encontrar la instantánea adecuada en un verano en el se está sintiendo “bien”. “Respecto al juego, ha habido partidos en los que no me he encontrado nada a gusto y en otros, sí. Lo importante es la regularidad”, declara el vizcaino, quien admite que “entrenando” se está viendo “cómodo”. “Hay que transmitirlo en los partidos”, desbroza el pelotari de Asegarce. Al final, todo depende de los momentos de juego y el brioso Mikel, con el mono de trabajo en cada choque, revela que “lo importante es darlo todo, aunque las cosas no salgan. En mi caso, siempre que salgo a la cancha voy a por todas”. El plato fuerte del Ogueta es el título. Sería el primero en Gasteiz. Altuna III y Merino II ya saben lo que es ganar La Blanca.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120