museo de historia y centro de la Pasión Viviente

Puertas abiertas al pasado y a las tradiciones de Balmaseda

El museo de historia y el centro de la Pasión Viviente ofrecen la entrada gratis hasta el día 21

Lunes, 7 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 09:22h

Un hombre observa uno de los paneles explicativos del museo de historia local de Balmaseda. Foto: Elixane Castresana

Un hombre observa uno de los paneles explicativos del museo de historia local de Balmaseda. (Foto: Elixane Castresana)

Galería Noticia

Un hombre observa uno de los paneles explicativos del museo de historia local de Balmaseda. Foto: Elixane Castresana

Balmaseda - Balmaseda aspira a revalidar o incluso establecer un nuevo techo en los registros turísticos que convirtieron al verano de 2016 en el mejor desde que se contabilizan las visitas. Pondrá, para ello, toda la carne en el asador, con jornadas de puertas abiertas en el museo de historia local y el centro de interpretación de la Pasión Viviente e itinerarios guiados para descubrir el casco histórico y los monumentos más emblemáticos: desde la plaza de San Severino con el Ayuntamiento y la iglesia, el palacio Horkasitas y el Puente Viejo.

A pesar de que cerca de 2.000 consultas en la oficina de Enkartur y un espectacular crecimiento del tirón del centro de interpretación del Vía Crucis (de 267 visitantes en julio y agosto de 2015 a 832 el año pasado) ponen el listón muy alto, en la localidad confían en igualar las estadísticas. Hasta el 21 de agosto los dos museos enclavados en el centro urbano podrán visitarse de forma gratuita de martes a domingo entre las 11.00 y las 14.00 horas. El de la Pasión Viviente abrirá también los viernes por la tarde, entre las 17.30 y las 19.30 horas.

Tanto el de historia como el de la Semana Santa se encuentran en antiguas iglesias. La de San Juan reabrió en 2003 transformada en un espacio dedicado al pasado de Balmaseda. Paloma Sañudo, que ha recibido a los visitantes prácticamente desde el principio, apunta que en todos estos años han pasado por allí “62.841 personas”. En primavera y otoño se vive una explosión de grupos “turísticos, asociaciones culturales, de inserción o colegios”, mientras que los meses de verano se llevan la palma las visitas que “se acercan por su cuenta”. En ambos casos, con un constante goteo internacional. Además de los clásicos Francia o Reino Unido empieza a notarse la presencia de turistas llegados desde “China o Taiwán”, detalla.

La que fuera nave de la iglesia de San Juan ofrece una aproximación al pasado de la villa más antigua de Bizkaia, a la que Lope Sánchez de Mena, señor de Bortedo, otorgó la carta puebla en 1199. Los contenidos “se estructuran por áreas temáticas y no siguiendo una cronología”. De esta manera, en el apartado de historia se puede admirar una muestra del fondo del archivo histórico municipal, con el privilegio otorgado por el rey Alfonso XI en 1326, el pergamino de confirmación de Doña Juana de 1511, el libro de decretos de 1528 y el libro de vecinos de 1782. En otra de las secciones se presenta a quienes cruzan la entrada del museo a algunas de las personalidades más destacadas de Balmaseda a lo largo de los siglos: el propio fundador de la villa, los indianos Martín Mendia y Pío Bermejillo, los artistas Roberto Rodet y Mari Dapena, y los escritores Martín de los Heros y León Felipe, entre otros. Las industrias que han movido Balmaseda, desde la carpintería, el batido de cobre y el ferrocarril, del que nacería la putxera de alubias también tienen presencia en la exposición, así como mobiliario histórico de la residencia de Ignacio Llaguno. La alcoba del palacete y menaje del hogar dan una idea del modo de vida de una familia acomodada a mediados del siglo XIX.

Como novedad, los visitantes podrán conocer cómo se desarrolló la Guerra Civil en Balmaseda y la huella que dejó en sus habitantes, gracias al panel informativo que se descubrió el pasado 29 de junio, ochenta aniversario de la caída del municipio en manos de las tropas franquistas en presencia de supervivientes del conflicto y familiares de víctimas. La plataforma ciudadana Balmaseda 1937, que está recopilando testimonios y material gráfico sobre la época para que no se olvide lo sucedido, ha elaborado un tríptico informativo.

Eventos culturales Y no podía faltar en el museo de historia de Balmaseda una mención a los eventos culturales. Se proyectan vídeos del mercado medieval y la quema de la villa por las tropas francesas en 1808, que se representa cuando el 8 de noviembre cae en sábado, y un rincón de la muestra reúne fotografías de la Pasión Viviente. “Cuando se inauguró este museo se trajeron dos pasos procesionales y algunos trajes, pero al abrir el centro de interpretación del Vía Crucis en el Campo de las Monjas se reubicaron allí todos los contenidos”, detalla Paloma Sañudo. La iglesia del convento de Santa Clara fue remodelada para convertirse desde 2009 en el centro de referencia sobre la mayor tradición cultural de Balmaseda. No solo con el museo, sino que también es la sede de la asociación del Vía Crucis Viviente y parte del escenario de la recreación el Viernes Santo por la mañana del ahorcamiento de Judas, el juicio de Jesucristo ante Pilato, la flagelación, el encuentro con la Virgen María y la Magdalena y la primera caída.

“Esta es la cruz que carga el vecino que da vida a Cristo. El último en hacerlo, Ander Rivero, contaba días antes de salir que no estaba nervioso por los diálogos, le preocupaba más el tiempo y el desgaste físico del Vía Crucis”, relata Jorge Gómez a un grupo de visitantes. De continuar la tendencia de julio, no parece descabellado mejorar los datos del verano pasado. “Un martes tuvimos 47 personas en el museo que fueron entrando por su cuenta a lo largo de la mañana”, apunta. Por cuarto año consecutivo, se exponen las imágenes finalistas en el concurso fotográfico de la Pasión Viviente memorial Javier Santa Coloma, en recuerdo de un querido socio de la asociación. Así, los turistas pueden hacerse una idea del realismo de la representación rodeados de túnicas, uniformes del ejército romano o pasos de la procesión.

Por otra parte, la empresa de servicios turísticos Alboan, que gestiona el guía del centro de interpretación, ofrece en verano visitas guiadas a la carta los fines de semana. “Solo tienen que llamar al teléfono 605 757 420 y concertamos la hora y el lugar donde quieran empezar”, informa Jorge Gómez. Ya en marzo y en colaboración con la asociación de hostelería de Balmaseda, Hostebal, se programaron recorridos por el casco histórico que culminaron con la degustación de putxera de alubias en establecimientos adheridos. La prueba piloto se saldó con tan buena nota que repetirán en septiembre.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120