Entrenar durante el embarazo es un deporte que vale por dos

El proyecto Gestafit demuestra que la actividad deportiva mejora el parto y beneficia al bebé

EFE - Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 19:16h

Mujeres embarazadas combaten con ejercicios aeróbicos y de fuerza el falso mito que las considera casi enfermas, gracias al proyecto de investigación Gestafit, que ya ha demostrado que cambiar el reposo por entrenamientos mejora el parto y beneficia el de

Mujeres embarazadas combaten con ejercicios aeróbicos y de fuerza el falso mito que las considera casi enfermas, gracias al proyecto de investigación Gestafit, que ya ha demostrado que cambiar el reposo por entrenamientos mejora el parto y beneficia el desarrollo neurológico del bebé (EFE)

Galería Noticia

Mujeres embarazadas combaten con ejercicios aeróbicos y de fuerza el falso mito que las considera casi enfermas, gracias al proyecto de investigación Gestafit, que ya ha demostrado que cambiar el reposo por entrenamientos mejora el parto y beneficia el de

Mujeres embarazadas combaten con ejercicios aeróbicos y de fuerza el falso mito que las considera casi enfermas, gracias al proyecto de investigación Gestafit, que ya ha demostrado que cambiar el reposo por entrenamientos mejora el parto y beneficia el desarrollo neurológico del bebé.


MADRID. Ofrecer a la familia o amigos la noticia de un embarazo suma a las consabidas felicitaciones otras frases no tan afortunadas, peticiones como el descanso o abandonar cualquier hábito que requiera fuerza, como si estar preñada fuera más una enfermedad que un proceso para crear vida.

Para combatir estos ya considerados “falsos mitos”, la Universidad de Granada y los hospitales San Cecilio y Materno de Granada avanzan en la segunda edición de su proyecto de investigación Gestafit. Frente al reprochable consejo de comer por dos, mujeres desde la semana 16 de su gestación entrenan con pautas que combinan ejercicio aeróbico con fuerza para demostrar que, en lo de entrenar, el ejercicio sí vale el doble.

La ginecóloga Olga Ocón explica a Efe que el proyecto de investigación comenzó hace dos años dirigido por la doctora Virginia Aparicio, de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, para demostrar los beneficios en embarazadas de un ejercicio físico exigente más allá de un yoga o pilates adaptados. La primera fase del proyecto controló a 23 embarazadas que siguieron su vida normal y a otras tantas sometidas a hacer sentadillas, levantar pesas, moverse al ritmo exigente que marquen los entrenadores y seguir unas pautas de ejercicio normalizadas.

“Ya hemos comprobado bastantes beneficios de la actividad física durante el embarazo y muy pocas contraindicaciones;frente a la cultura general de que es una mujer enferma, que no puede coger peso, que no puede hacer casi nada, se ha comprobado científicamente que es todo lo contrario”, recalca la doctora Olga Ocón.

Las embarazadas que lucen barrigas de lo más sano entre levantamiento de pesas y planchas de lo más fit, logran tras los entrenamientos partos más rápidos que los de las que hacen un mayor reposo, que presentan más riesgo de parto prematuro, trombosis o diabetes e hipertensión durante la gestación, según esta ginecóloga.

De ponerlas firmes y de implantar disciplina atlética se encarga en este proyecto la entrenadora Lidia Romero Gallardo, especializada en trabajar con futuras mamás que ya ha entrenado a deportistas profesionales y que exige a las preñadas como a cualquier otro. “El yoga para embarazadas no es suficiente, la mujer tiene que hacer ejercicio de verdad”, resume Romero, que marca a sus futuras mamás tablas de este ejercicio físico concurrente que beneficia la salud maternal y fetal.

Gestafit lo ha comprobado con mediciones de variables biomédicas, maternales y otras psicológicas, junto a análisis de la placenta o el cordón umbilical, para determinar que la embarazada sufre menos ansiedad y que el bebé se beneficia.

“La mujer que se mantiene activa durante el embarazo, con este tipo de entrenamiento, sufre menos dolor de espalda y menos ganancia de peso, pero además modifica los patrones y genes del futuro hijo, con mejor salud del niño, mejor salud neonatal”, subraya Ocón.

De la primera fase del proyecto ya han concluido que la calidad de la leche materna también mejora en las embarazadas que han entrenado, ya que presenta más marcadores antioxidantes e incluso algunos minerales que, durante la lactancia, ofrecen beneficios al niño y mejoran su desarrollo neurológico.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado - Mundo

ir a Estado - Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120