Tribuna abierta

Berrogei urte...

Por Robert Pastor - Sábado, 5 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:08h

EN aquellos tiempos de elecciones casi constantes, de grandes reivindicaciones y esperanzas, destacaba el ingenio unánimemente reconocido del minoritario EMK en sus carteles y eslóganes, como aquel de Berrogei urte eta gero hau. Han pasado cuarenta años, también para Gure lurraren DEIA, con la evolución conocida, y cuesta resistir la tentación de referirse al aniversario de esta casa. Recordaré siempre -además de la emoción a pie de rotativa del primer número- que a los pocos días el máximo responsable de la papelera felicitaba al delegado en Donostia con la frase “ya sois los primeros”, en referencia al mejor dato de la difusión, que era el suministro de papel.

Luego salió la competencia de Egin, con aportaciones de muchos militantes y simpatizantes de EAJ/PNV, se repartió el pastel y sobresalieron los de siempre. También presentaba aquel primer DEIA un valor añadido: la edición única, con la voluntad de contribuir a la unificación de una Euskalherria que solo durante un suspiro de la historia constituyó una sola entidad política y no con los límites actuales sino más amplios.

En la otra nación histórica vocacional, que es Catalunya, también se plantea ahora aquello de los cuarenta años desde la Constitución, que el Principat sí aprobó por mayoría abrumadora, y de su renuncia al Concierto Económico en la negociación del Estatut de Sau. Solo que desde hace un tiempo, sobre todo desde del desballestamiento del Estatuto aprobado y refrendado en 2006 por el PP y su Tribunal Constitucional, soplan vientos de revuelta y ansias de independencia.

Hace unos días, el Govern de la Generalitat y el grupo Parlamentario de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), que suman mayoría absoluta en el legislativo, todavía autonómico, presentaron el proyecto de ley que impulsa el referéndum ni más ni menos que sobre el futuro colectivo de sus ciudadanos en la relación con España con una pregunta simple e inequívoca: si quieren ser miembros de un Estado independiente con forma de república. Los mecanismos y órganos para su ejecución ya se han previsto, y en buena parte constituido aún antes de la aprobación del proyecto por el Parlament. Y la fecha está decidida, el 1 de octubre.

El gobierno y los principales partidos españoles no paran de oponerse. Además de las campañas de guerra sucia, con unos pocos dosieres verdaderos y muchos más inventados y calumniosos contra los líderes de la antigua Convergència y su heredero PDeCAT (Partido Demócrata de Catalunya), las amenazas nada veladas han sido constantes e in crescendo.

Esta vez, ‘Madrid’ se lo ha tomado pero que muy en serio. Y al parecer con dudas sobre la forma de impedir la voluntad del 65% de la población de votar el próximo primero de octubre

Se habían tomado a chacota y consintieron aquel “proceso participativo” del 9 de noviembre de 2014 hasta que comprobaron que habían acudido a las urnas dos millones y unos cientos de miles de ciudadanos más, con inmensa mayoría a favor de la secesión. Y lo que habían descalificado lo convirtieron en objeto de delito de Estado por el que inhabilitaron al ya expresident Artur Mas, a las consejeras Ortega y Rigau y al exsecretario del Govern Francesc Homs, cuando ya era diputado en el Congreso y tras levantarle la inmunidad.

Luego, ya es sabido, han procesado a la presidenta del legislativo y a los miembros de la Mesa que cumplieron el reglamento y dieron paso al debate y la votación sobre el referéndum. No a todos, porque los representantes del PSC y Ciudadanos se opusieron (el PP residual no tiene ningún miembro) y el fiscal hasta quiso exonerar al miembro de Catalunya Sí Que Es Pot (de la órbita Podemos) Joan Josep Nuet, que protestó por la exclusión, porque él quiere votar y hacerlo en contra de la independencia.

Desde interrogatorios de la Guardia Civil a funcionarios de la Generalitat sobre lo que se prepara a cartas a los secretarios e interventores de ayuntamientos para evitar que participen en la organización y desarrollo de la consulta, pasando por la petición del exvicepresidente Alfonso Guerra de que se aplique ya el artículo de la Constitución que permite suspender la autonomía de un territorio o la más reciente y reiterada declaración de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, recordando que la misma Carta Magna atribuye a los ejércitos la misión primordial de preservar la integridad de España. O sea, la posibilidad de repetir la entrada de los tanques triunfadores -se supone que relativamente más modernos- por la Diagonal de Barcelona, como aquel febrero de 1939.

Pero hete aquí que más de 500 (de los 945) alcaldes catalanes estuvieron en el acto de presentación del proyecto de ley refrendataria, en su apoyo, que han reiterado miles de concejales. Y decenas de miles de funcionarios y voluntarios han dicho que quieren ocupar las mesas de votación el 1-O.

O sea, que esta vez, Madrid se lo ha tomado muy, pero que muy en serio. Y al parecer con dudas sobre la forma de impedir la voluntad del 65% de la población de votar, con mayoría por la separación (relativamente escasa, pero suficiente, de seis puntos, según la última encuesta en La Vanguardia). Hasta el poco dudoso de izquierdista ni revolucionario The New York Times hareclamado a Rajoy que avale la consulta, aunque con el deseo que salga el no, como en Escocia. Pero el dirigente gallego prefiere cerrar filas con el progre Pedro Sánchez y con su ya aliado Albert Rivera, si llega el caso, para impedirlo. Ya hace años se dijo que lo más parecido a un español de derechas es un español de izquierdas. Y que sigan actuando sus tribunales, empezando por las suspensiones del Constitucional, en espera de no tener que afrontar la pérdida de imagen de un ejercicio de violencia.

Por ahora, la transmutación de aquel eslogan de EMK a Catalunya bien podría ser: Berrogei urte, eta gero zer?.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120