Cuba busca reactivar su economía “reordenando” el trabajo por cuenta propia

Las medidas generan suspicacia entre varios sectores de la población

Lorena Cantó - Sábado, 5 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Un taxista en bicicleta cubano.

Un taxista en bicicleta cubano. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Un taxista en bicicleta cubano.

La Habana- Cuba anunció esta semana nuevas regulaciones para el trabajo por cuenta propia, unas medidas con las que el Gobierno asegura querer consolidar este creciente sector, pero que algunos cubanos perciben como un paso atrás en la apertura económica de la isla por miedo a perder el control. Extender las modalidades de trabajo por cuenta propia fue una de las reformas estrella del presidente Raúl Castro para reactivar la maltrecha economía cubana y aligerar de trabajadores el aparato estatal, pero el sector se ha movido a tientas durante años porque su marco legal se ha ido aprobando con cuentagotas.

De las novedades, la más llamativa es que de momento no se otorgarán nuevas licencias para dos de los buques insignia del “cuentapropismo” cubano tanto por número como por ingresos: los restaurantes privados o “paladares” y los alojamientos particulares para turistas. Los paladares suman unos 2.000, mientras que en la plataforma Airbnb se ofertan unos 22.000 alquileres o “casas de renta”, que reportaron a sus propietarios 40 millones de dólares en dos años, según datos difundidos por esa empresa en junio.

Aunque las licencias ya se habían paralizado temporalmente otras veces, es la imprecisa coletilla que acompaña la decisión lo que causa desazón. Las autoridades mantendrán congelados estos permisos “hasta que se haya perfeccionado el sistema”. “Acostumbrados como estamos a no pedir explicaciones, todos quedamos sin comprender esta nueva brida que según dicen ‘de manera temporal’ se le pone a un sector que ha emprendido, como ha podido porque ni siquiera dispone de un marco económico y legal propicio, la aventura de diversificar”, afirma el escritor cubano Nelson Simón en un texto replicado en varios blogs independientes. En un país donde las decisiones acaban lastradas por la burocracia y cualquier cambio tarda años en materializarse, el veloz despegue de los negocios particulares al calor del boom turístico no pasó desapercibido.

Según cifras oficiales, Cuba tiene 567.982 trabajadores por cuenta propia, el 12% de la fuerza laboral del país y de los que el 32% son jóvenes. Pero este crecimiento se produjo en un ambiente de indefinición jurídica que ha tenido en un limbo a los negocios particulares hasta muy recientemente. Tras un largo proceso de debate en los órganos políticos del país, la Asamblea cubana reconoció por fin este año a la empresa privada, aunque el avance vino acompañado de una muy socialista advertencia: no se permitirá la acumulación de riqueza.

Carlos García, fundador de la red para emprendedores cubanos Kewelta, ha abogado en la web de la compañía por cambiar el término oficial TCP (trabajadores por cuenta propia) por el de “trabajadores privados”. “El nombre TCP representa a un sector estatal que ve a quienes trabajamos en el sector privado como una amenaza a nuestra soberanía y un ‘mal necesario’, todo más lejano de una realidad donde queremos aportar a una Cuba en medio de un progreso sin frenos”, sostiene García. - Efe

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120