DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

El sello Klopp

El Liverpool trata de reverdecer viejos laureles de la mano del alemán, que aterrizó en Anfield en octubre de 2015 como sustituto de Brendan Rodgers

Un reportaje de Aitor Martínez - Sábado, 5 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Jurgen Klopp, tras Gerard Houllier y Rafa Benítez, el tercer entrenador extranjero de la historia en dirigir al Liverpool

Jurgen Klopp, tras Gerard Houllier y Rafa Benítez, el tercer entrenador extranjero de la historia en dirigir al Liverpool

Galería Noticia

Jurgen Klopp, tras Gerard Houllier y Rafa Benítez, el tercer entrenador extranjero de la historia en dirigir al Liverpool

eL 27 de abril de 2014, hace ya tres largos años, un inoportuno resbalón de Steven Gerrard, ídolo y gran capitán del Liverpool, dejó al conjunto red tocado, herido casi de muerte, y con las muchas opciones de conquistar el título de liga que tenía hasta entonces perdidas. El Manchester City terminó aquella temporada en primer lugar, relegando al segundo, al cajón del olvido, al Liverpool, que mantiene una especie de maldición con la Premier, título que nunca ha conquistado, pues la última vez que ganó la liga, en el curso 1989-90, el campeonato aún mantenía su nombre original: First División. Los reds entraron entonces en una especie de depresión. Concluyeron en sexta posición al año siguiente y apenas dos meses después de arrancar la campaña 2015-16 Brendan Rodgers fue cesado. Corría octubre de 2015 cuando el club apostó fuertemente por contratar al enérgico Jurgen Klopp, quien maravillara a media Europa con el Borussia Dortmund. Fue una especie de punto de inflexión. El técnico conectó enseguida con la afición, especialmente con la animosa grada The Kop, y apenas tardó unas semanas en imponer su sello. El alemán es, tras Gerard Houllier y Rafa Benítez el tercer técnico extranjero en la historia red.

El club necesitaba aires nuevos y hasta la fecha, la apuesta por Klopp parece haber sido la correcta. No obstante, pocos meses después de su llegada, con un equipo que para nada estaba hecho a su antojo, más bien todo lo contrario, supo mover las fichas adecuadas para guiar al Liverpool a la final de la Europa League, donde se toparon con el excelso Sevilla de Unai Emery. El Saint Jakob Park de Basilea acogió una vibrante final en la que los hispalenses se llevaron el gato al agua tras vencer por 1-3 después de remontar el tanto inicial de Daniel Sturridge. Aquella derrota fue una especie de victoria moral para el técnico, que para entonces ya había asentado las bases de su juego, siempre con tres premisas: la presión, el juego ofensivo y las rápidas transiciones.

Con ese estilo, innegociable para Klopp, el mismo con el que ascendió al modesto Mainz a la máxima categoría en 2004, antes de sentarse en el banquillo del Dortmund en 2008, le robó dos Bundesligas al Bayern Múnich (2010-11 y 2011-12), una Copa (2012) y a punto estuvo de dar la gran campanada en la final de la Liga de Campeones de 2013, pero un gol de Arjen Robben en el minuto 88 de la final echó al traste cualquier opción de victoria de su equipo.

La movilidad y la calidad de los hombres de ataque es una máxima que va ligada al técnico alemán, que el pasado verano, en su primera gran ventana de fichajes, apostó por el velocísimo extremo Sadio Mané, quien fue galardonado con el premio al mejor jugador del equipo;un centrocampista todoterreno como Georginio Wijnaldum, y reforzó la zaga, sin duda una de las zonas más frágiles del equipo, con las incorporaciones de dos futbolistas de la Bundesliga a quienes había seguido muy de cerca: Joel Matip y Ragnar Klavan.

La inversión de unos 80 millones de euros realizada dio sus frutos. Pese a que el Liverpool no llegó a tener opciones serias de conquistar la liga, aprovechó la coyuntura de tener que disputar únicamente la Premier, pues el curso anterior no se clasificó para ninguna competición europea, para finalizar en cuarta posición, por delante de Arsenal y Manchester United. Ayer conoció que se jugará su presencia en la fase de grupos de la Champions ante el Hoffenheim.

a rebufoLa eliminatoria ante el meritorio conjunto alemán será una buena prueba de fuego para un equipo que en Inglaterra va a rebufo de los nuevos ricos, de clubes sin su solera e historia como el Chelsea o el Manchester City, ante los que no puede competir en el apartado económico. Tampoco con el Manchester United. Sin ir más lejos, el fichaje más caro de los reds de este verano ha sido Mohamed Salah, por quien pagaron 42 millones de euros hace unas pocas semanas. Los diablos rojos, por su parte, se han gastado 35 en Victor Lindelof;40 en Nemanja Matic y 85 en Romelu Lukaku mientras José Mourinho presiona a sus dirigentes para conseguir al menos un cuarto fichaje.

El Liverpool, mientras tanto, pelea por retener a su gran estrella Philippe Coutinho y hacerse con los servicios del central Virgil van Dijk para reforzar aún más su zaga con el claro objetivo de aspirar a algo más que entrar en Champions para un club que cuenta en sus vitrinas con cinco Ligas de Campeones, tres de la UEFA, 18 ligas y siete FA Cups, entre otros.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120