Las Hijas de la Caridad en Barakaldo

Ismael Arnaiz Markaida Getxo - Viernes, 4 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:08h

No es mi intención juzgar el cierre del Colegio de la Milagrosa de Barakaldo. Bien o mal, ya lo han hecho otros. Lo que si quiero destacar es la vergüenza que me produce la forma en que Barakaldo despide a las Hijas de la Caridad, después de 104 años de servicio en el entorno de la Fundación Miranda. Un servicio dedicado a la atención, de acuerdo con los fines de la Fundación, de las personas más necesitadas de nuestro pueblo, tanto como asilo, como orfanato, como guardería y como colegio. E incluso como hospital en tiempos de guerra. Es lamentable que cuestiones económicas y administrativas, provoquen el olvido y el silencio, intencionado o no, de tantos años de servicio de las Hijas de la Caridad en Barakaldo, y que estas tengan que salir, como se dice coloquialmente, por la puerta de atrás.

Sirvan estas líneas de llamada de atención a quien corresponda, para que no quede en el olvido y sin agradecer debidamente, todo el servicio prestado por la Hijas de la Caridad en Barakaldo, porque es de bien nacidos, el ser agradecidos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120