DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
athletic 3 - Dínamo 0

San Mamés recupera un grito de guerra: “¡Kuko, Kuko!”

Ziganda se estrenó con victoria en San Mamés en una noche que el entrenador difícilmente olvidará y que vivió de manera muy enérgica, como es habitual en él

Aitor Martínez - Viernes, 4 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Ziganda no paró de animar y de dar instrucciones a sus jugadores desde la zona técnica.VER GALERÍA

Ziganda no paró de animar y de dar instrucciones a sus jugadores desde la zona técnica. (Foto: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Ziganda no paró de animar y de dar instrucciones a sus jugadores desde la zona técnica.

GaleríaLas mejores imágenes del encuentro

  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • Athletic 3 - Dinamo 0
  • ATHLETIC- DINAMO
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

LA de anoche en San Mamés fue una noche especial por muchos motivos, como el reencuentro de la hinchada con su equipo, el estreno oficial del curso en La Catedral o el retorno de Mikel Vesga a la que fuera su casa durante la primera mitad de la pasada campaña. Pero al focalizar la atención del encuentro en las personas que interfirieron en él, por encima de todos sobresalió la figura de Raúl García, autor de los dos primeros tantos, aunque es posible que el navarro no disfrutara tanto de sus dos goles como José Ángel Ziganda, quien regresó por todo lo alto a San Mamés después de la complicada campaña 2015-16 en la que dirigió al Bilbao Athletic. La de ayer fue su primera victoria (¿de muchas?) al frente del primer equipo en un partido oficial. Y la primera vez, también, que escuchó el cántico, muy socorrido en tiempos pretéritos -está por ver si ahora sucede lo mismo-, de “¡Kuko, Kuko!” como entrenador del Athletic. Este resonó poco después del doblete de Raúl García. Un buen síntoma, no cabe duda, una muestra de su conexión con la grada, la que también tuvo su antecesor Ernesto Valverde, aunque a otros niveles, pues no se recuerda cántico alguno hacia su persona. Dos técnicos, dos estilos.

Ese cántico fue uno de los momentos álgidos de una jornada para el recuerdo que el de Larraintzar a duras penas olvidará. “La tarde ha sido larga”, bromeó tras el encuentro. “He tenido mucho tiempo para pensar, para pasear y para tener sensaciones encontradas. Por un lado, porque la eliminatoria era un todo o nada, pero también por la felicidad de ir a San Mamés. Tenía muchas ganas de hacer las cosas bien, de que saliera todo bien y de que la gente disfrutara. Tener esta oportunidad para los que lo vivimos tanto es muy grande. Vivir el inicio ha sido espectacular. Espero que cada día que pase siga sintiendo lo mismo”, expuso.

Informa, trajeado, con polo pero sin camisa, algo más informal, atuendo que rara vez ha vestido a lo largo de sus años en Lezama, si acaso se recuerdan los dos encuentros que disputó contra Osasuna con el Bilbao Athletic en la ya citada campaña, el técnico vivió el choque de manera muy intensa, como en él es habitual. Siempre en el área técnica, apenas se tomó unos segundos de descanso para sentarse en el banquillo. De él salió apenas unos instantes después, ya sin la americana. Aquello fue una especie de premonición, pues no tardó demasiado tiempo en llegar el primer tanto de la noche. Una jugada de córner perfectamente diseñada que Raúl García envió al fondo de la red. Ziganda enloqueció, hasta el punto de que celebró el tanto de manera más enérgica que aquellos que marcó en la vieja Catedral. Alzó los brazos, recorrió a sprint varios metros y corrió a abrazarse con los suyos, sus hombres de confianza: Bingen Arostegi, su segundo;Iban Urkiza, el preparador físico, e Imanol Etxeberria, el entrenador de porteros.

Un ritual similar al que ejecutó, como si de una coreografía se tratara, cinco minutos después, coincidiendo con el segundo gol del Athletic, obra también del media punta navarro. Dos tantos de bellísima factura y dos celebraciones casi idénticas, aunque a la segunda le faltó algo de la energía de la primera. Con la eliminatoria sentenciada, pese a dos tímidos acercamientos del Dínamo a la portería de Herrerín, el de Larraintzar no hizo de menos el gol de Aduriz y también lo festejó con rabia. Aunque ya se sabe que no hay nada como una primera vez.

SU PIZARRAAunque tal vez, la fuerza con la que saltó y corrió por el área técnica atendían a la consecución de un plan perfectamente trazado. Tal y como sucediera hace ocho días en el maldito Arena National de Bucarest, donde no hay manera de que gane este Athletic, los pupilos de Ziganda volvieron a acertar a balón parado. Si en Rumanía fueron Beñat, Etxeita y Laporte quienes asociaron para abrir el marcador, ayer al primero se le unieron De Marcos y Raúl García. Dos acciones de idéntico desenlace, pero de ejecuciones bien distintas. Todo sea por sorprender, aunque el técnico otorgó todo el mérito a sus jugadores: “Nos da igual cómo sean los goles. Preparamos cosas, aspectos defensivos, ofensivos, transiciones, la estrategia… Para nosotros preparar estas cosas es relativamente sencillo, pero son ellos quienes tienen que ir convencidos y tener esa precisión. El verdadero mérito es de ellos y hay que felicitarles, han estado muy bien ejecutadas”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120