PUnto final al fantasma nuclear

Todo empezó en Fukushima

Las medidas de seguridad requeridas tras el accidente en marzo de 2011 del reactor japonés, gemelo al de Garoña, desencadenaron el ocaso de la planta burgalesa

J. Fernández - Miércoles, 2 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Técnicos, junto al reactor siniestrado y una mujer en contra de las nucleares.

Técnicos, junto al reactor siniestrado y una mujer en contra de las nucleares. (AFP)

Galería Noticia

Técnicos, junto al reactor siniestrado y una mujer en contra de las nucleares.

Bilbao- Los efectos destructores del tsunami que aniquiló en marzo de 2011 la costa japonesa y provocaron el devastador accidente en la vetusta central nuclear de Fukushima también sacudieron Occidente y al parque de plantas atómicas. De hecho, las estrictas medidas de seguridad implantadas, los conocidos como test de estrés, tras aquel incidente fueron el detonante del cierre definitivo de Garoña. No solo porque la inversión necesaria para acometer esas obras suplementarias de mejora requeridas -cifradas en unos 120 millones de euros, según algunas fuentes- no era rentable para las empresas propietarias, sino porque, además, la sociedad redobló su posicionamiento en contra tras conocer que el reactor de la planta burgalesa era gemelo al de la japonesa.

A partir de ese momento tanto Iberdrola como Endesa, las compañías eléctricas que comparten la propiedad de la central localizada a treinta kilómetros de Gasteiz, empezaron a tantearse. Habían transcurrido los primeros cuarenta años de vida útil de la instalación, conectada a la red energética desde marzo de 1971, y el negocio empezaba a flaquear. Eso, y que uno de los socios apostaba decididamente a medio y largo plazo por nuevos escenarios de generación energética.

En cualquier caso, y a pesar de que el futuro público de Garoña se acabó reduciendo a una cuestión de números y de rentabilidad económica, han sido varias las voces expertas que han dado a los criterios técnicos y a su incumplimiento una mayor importancia. Es el caso de los técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que ya denunciaron que las actualizaciones de los protocolos de protección radiológica para mejorar los niveles de seguridad de las instalaciones exigidos por última vez en 2015 a Nuclenor, la empresa propietaria de Garoña, no se habían llevado a cabo. Un informe presentado por Greenpeace tras el accidente de Fukushima ya advertía de que Garoña, una central de las llamadas deprimera generación,tiene una reactor BWR/3 con sistema de contención Mark I, diseñado y fabricado por General Electric, el mismo que el reactor siniestrado en la planta japonesa. El mencionado documento recogía información elaborada por técnicos del CSN durante la realización de las pruebas de resistencia a Garoña, los famosos test de estrés coordinados a nivel mundial tras el accidente de Fukushima. Las conclusiones eran incuestionables: la nuclear localizada a pocas decenas de kilómetros de territorio vasco sería incapaz de resistir terremotos “con una aceleración horizontal de 0,30 g como el regulador exige tras Fukushima” y, además, existen serios riesgos de inundación en caso de rotura de las presas de agua. No solo eso, al tratarse de unas instalaciones anticuadas, los problemas de seguridad derivados del envejecimiento de sus componentes estaban a la orden del día.

En definitiva, que la central no salió muy bien parada de aquellas pruebas de resistencia realizadas en todas las centrales europeas tras la catástrofe de Japón. De hecho, las irregularidades detectadas obligaban a Nuclenor a emprender sin dilación un amplísimo plan de reformas. En 2009, antes del fatídico accidente de Fukushima, la central burgalesa de Garoña pasó el examen del CSN;una circunstancia que no ocurrió en 2011, con unas pruebas mucho más exigentes, sobre todo para las nucleares de primera generación.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120