salto cualitativo

El consorcio actualizará cada año 22.000 contadores de agua para mejorar el servicio

La medida supondrá duplicar los dispositivos modernizados hasta ahora y se evitarán así las visitas a las viviendas

Alberto G. Alonso - Martes, 1 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Los dispositivos emisores de lectura se colocan encima de los contadores tradicionales. Fotos: José Mari Martínez

Los dispositivos emisores de lectura se colocan encima de los contadores tradicionales. (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

Los dispositivos emisores de lectura se colocan encima de los contadores tradicionales. Fotos: José Mari Martínez

Bilbao- El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia (CABB) dará en los próximos años un salto cualitativo en la mejora del servicio al abonado con el desarrollo de un plan que supondrá la actualización de un total de 22.000 contadores cada ejercicio.

Una iniciativa que aumentará el nivel de modernización de estos dispositivos que la entidad ya viene llevando a cabo desde el año 2009. La instalación de la radiolectura de los contadores ha permitido que alrededor de 117.000 abonados de los 507.000 con cuenta el Consorcio de Aguas ya no tengan que preocuparse de estar en casa para que el operario haga la lectura del consumo del agua y se hayan olvidado del pago de facturas por consumo estimado.

Los técnicos de la entidad ultiman en estos momentos el pliego de condiciones del nuevo concurso público que permitirá este arreón que “beneficia tanto a los clientes como al propio Consorcio”, concreta Unai Lerma, director comercial del CABB.

El contrato para tres zonas geográficas diferentes será efectivo a partir del próximo 1 de enero y supondrá duplicar la cantidad de contadores que hasta ahora se actualizaban anualmente, unos 11.000.

La contratación del mantenimiento de los dispositivos en funcionamiento y la instalación del módulo de radiocontrol que permite la lectura a distancia supondrá a la entidad tres millones de euros anuales, la partida económica más importante en servicios del CABB tras la energía.

La actualización no supondrá coste alguno a los abonados. “La factura que se paga trimestralmente ya cuenta con una cuota de mantenimiento y la sustitución está incluida”, concreta Lerma.

La intención de la entidad es mantener en los próximos años este ritmo de implantación de forma que se alcance el 90% del parque con la lectura radioeléctrica. “Al 100% es imposible llegar porque siempre habrá viviendas vacías y abonados antiguos a los que no se pueda llegar”, reconocía Lerma.

La telelectura no es nueva en Bizkaia. El director comercial del CABB recuerda que “allá por el año 2000 se llevó a cabo la primera experiencia piloto en Lezama cuando se instaló el sistema de lectura en zona rural”. Tras las experiencias acumuladas fue a partir de 2009 cuando se empezó a generalizar el cambio de los viejos contadores por unos nuevos a los que se incorporan unos módulos capaces de emitir datos de forma radioeléctrica, los cuales son tomados por los operarios sin necesidad de entrar en la viviendas para visualizar directamente los dígitos del contador.

Son dos los sistemas de lectura a distancia principales. El más generalizado es el denominado drive-by por el que los empleados del Consorcio de Aguas acuden trimestralmente a las proximidades de las viviendas para descargar esas lecturas a un ordenador portátil localizado en un vehículo, como si fuera una unidad móvil. Lerma detalla que “actualmente tenemos más de 92.000 contadores en 54 municipios, principalmente en las comarcas de Durangaldea, el valle de Arratia, Lea-Artibai, Mungialdea, Txorierri y los municipios de Balmaseda y Zalla”.

Rutas urbanas a pie La segunda formula es similar aunque adaptada a entornos más urbanos sin necesidad de movilizar vehículos. Conocida como walk-by el operario efectúa una ruta habitual a pie y mediante un receptor recoge todas las lecturas que le llegan de los modernos contadores instalados en los edificios de viviendas y comercios.

El CABB tiene en estos momentos 19.000 contadores instalados de forma diseminada a lo largo de 24 municipios, principalmente los de mayor población como son Bilbao, Barakaldo, Getxo, Portugalete, Basauri, Santurtzi o Leioa, entre otros.

A los dos sistemas de telelectura hay que añadir un tercero, el más moderno, el cual está activo desde 2015 en dos barrios de Etxebarri, San Antonio y San Esteban, y en un grupo de viviendas de Santurtzi. En Etxebarri es una red fija de radiolectura que agrupa 5.500 contadores aproximadamente junto a una serie de repetidores de la señal de radio que envía todos los datos directamente a los servidores informáticos del Consorcio y evita cualquier desplazamiento de operarios.

El nuevo contrato del CABB permitirá imprimir un ritmo mayor a la digitalización del sistema “aprovechando las solicitudes de alta en el servicio, así como la retirada de los contadores antiguos por obsolescencia en todos los pisos en los que el dispositivo se encuentra ubicado en el interior del domicilio”, explica el responsable.

También cambia la regla del despliegue. Si hasta este año la implantación de módulos de radiofrecuencia era por zonas geográficas y municipios que se incorporan nuevos al Consorcio (los últimos han sido Sopuerta y Galdames), a partir de ahora se va a aprovechar cualquier circunstancia para instalar los dispositivos de nueva generación hasta cubrir la gran mayoría de los 450.000 contadores que aún quedan sin radiolectura. Así, se actuará con el cambio de abonado en una vivienda o la sustitución de un aparato ya con más de 10 años de actividad para actualizar la lectura del consumo.

La modernización de los pequeños ingenios de lectura suponen varias ventajas para cliente y consorcio. Lerma explica que “la principal es que no se molesta más al abonado. No hace falta que se encuentre en casa, lo que implica además que no se protagonice el escenario de permitir acceder a desconocidos a su domicilio, algo que, sobre todo las personas mayores, valoran mucho”.

Ademas, tampoco se ve en la obligación de comunicar la lectura del contador para que la factura se base en el consumo real, evitando las estimaciones.

En este sentido, la radiolectura “nos supone crecer en el porcentaje de facturas emitidas con conocimiento del volumen realmente consumido”, concreta el director comercial. Es más incluso en el caso del sistema de Red Fija de Radiolectura se podrían efectuar hasta 24 accesos diarios al contador “lo que permitiría conocer el consumo por horas e informar a los clientes de cambios que se puedan generar sobre todo en grandes consumidores como las industrias”, apostilla.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120