hechos de julio del 2007 en la presa de Lekubaso

Imanol Bautista busca a su salvador a través de las redes sociales

El joven basauritarra Imanol Bautista ha comenzado a buscar a través de las redes sociales a un desconocido que hace diez años le salvó la vida

Un reportaje de I. Ugarte - Domingo, 30 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El basauritarra Imanol Bautista, en el lugar en el que hace diez años fue rescatado por otro joven.

El basauritarra Imanol Bautista, en el lugar en el que hace diez años fue rescatado por otro joven. (J.M. Martínez)

Galería Noticia

El basauritarra Imanol Bautista, en el lugar en el que hace diez años fue rescatado por otro joven.

Podríadecirse que el basauritarra Imanol Bautista volvió a nacer hace ahora diez años. Y es que este joven nunca olvidará que el 25 de julio del 2007, un desconocido le salvó la vida. Tal es así, que ahora, después de todo este tiempo ha decidido dar el paso y ha comenzado a buscarlo. “Es muy importante para mí, durante estos diez años me he acordado mucho de aquel día y de lo que pasó, y ahora espero poder agradecerle lo que hizo”, relata. Sin embargo, sabe que no será fácil, porque “ha pasado mucho tiempo”.

Según cuenta Bautista, “ni yo ni mis amigos recordamos mucho de él, salvo que era moreno y estaba con una chica el día que me salvó”. La historia de este basauritarra de 28 años podría haber sido trágica, de no ser por la rapidez con la que actuó ese hombre, convertido desde entonces en héroe para este joven. Como suele pasar en este tipo de ocasiones, “todo sucedió muy rápido”. Aquella mañana del 25 de julio, el basauritarra y unos cuantos amigos habían quedado para disfrutar de una jornada de fiesta, como hacían en otras muchas ocasiones, por lo que ninguno de ellos sospechaba que un mal paso podría haber sido fatal.

Por aquel entonces, Imanol y sus amigos tenían 18 años y habían decidido ir a la presa de Lekubaso, en Usansolo, para hacer allí una barbacoa. Todo era alegría y diversión hasta que un desafortunado tropiezo, hizo que el joven cayese a una zanja de unos dos metros de profundidad y en la que además, había agua. “Lo que recuerdo es que había alguien en un quad pasando por la zona y que di algunos pasos hacia atrás, me resbalé o tropecé y caí al foso”, explica.

La mala suerte hizo que en la caída se golpeara la cabeza con el terreno, dejándolo inconsciente y a merced del tiempo. Y es que “me quedé del revés con la cabeza metida en el agua, por lo que si aquel chico no llega a actuar rápido, podría haberme ahogado”. Por lo que le han contado, aquel héroe anónimo saltó enseguida a por él, y con ayuda de algunos de sus amigos pudieron sacarlo de allí en un tiempo relativamente corto”.

Al ver que estaba inconsciente, rápidamente lo llevaron en un coche hasta el hospital. “Allí debí estar prácticamente un día entero inconsciente, por lo que me han contado, aunque no me acuerdo de nada que pasase después del accidente”. De aquella jornada “tengo imágenes sueltas de la comida, algún amigo bañándose y esos momentos de diversión, previos a la caída”.

En relación al otro protagonista de la historia, sí que alguna vez “me viene la imagen del joven que me salvó, pero sólo sé que estaba con una chica y era moreno, nada más”. Se han cumplido recientemente diez años desde aquel día, sin embargo, este largo tiempo no ha sido tanto como para que Imanol se olvide de aquella persona.

“Yo espero que aparezca y pueda darle las gracias, lo que sí es seguro es que nunca me olvidaré de lo que hizo”. En más de una ocasión había pensado iniciar una búsqueda. “Pensaba que sería muy difícil, pero ahora con las redes sociales puede que le llegue el mensaje y así, podré ponerme en contacto con él”. Alguno de sus amigos también le ha animado a ello, dado que se cumplen diez años y “puede ser un buen momento para intentarlo”.

La búsquedaPara lograr su objetivo, Bautista ha comenzado una búsqueda, de momento colgando un mensaje en su página de Facebook, con la idea y la esperanza de que pueda llegar hasta su salvador. Tanto los contactos del joven como otros muchos basauritarras están compartiendo el mensaje y ya son “más de 550 las personas que lo han compartido, por lo que espero que en algún momento pueda llegar hasta él y lo lea”.

El basauritarra quiere darle las gracias y “decirle que estoy aquí gracias a la decisión que tuvo a la hora de lanzarse a por mí, sólo quiero darle las gracias en persona, conocerlo”. Si por suerte, llega ese momento, Bautista sabe que “seguro que siento algo en el estómago, porque estaré ante quien me regaló una oportunidad, ante alguien que me salvó de morir”. Lo que sí tiene claro es que “le diré que tiene una cena o las que hagan falta pagadas”.

Bautista nunca olvidará el 25 de julio de 2007, probablemente “el día más largo para mis padres y el día en el que un desconocido se convirtió en mi salvador y en alguien muy importante para siempre”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120