menos picaresca

Baja un 35% el fraude del padrón en las matriculaciones escolares

El Departamento de Educación investigó el pasado curso casi el doble de casos sospechosos

Idoia Alonso - Sábado, 29 de Julio de 2017 - Actualizado a las 08:12h

Varios escolares se dirigen al colegio por la calle con sus mochilas.

Varios escolares se dirigen al colegio por la calle con sus mochilas. (Deia)

Galería Noticia

Varios escolares se dirigen al colegio por la calle con sus mochilas.

Bilbao- El sistema de control puesto en marcha el año pasado por el Gobierno vasco a fin de frenar los empadronamientos irregulares para matricular a los hijos en el colegio que se desea da sus frutos, ya que los fraudes bajaron. A pesar de que la picaresca se ha reducido en el proceso de prematrícula del curso que viene, haberla, la hay. Pero lo que ha quedado claro estos dos últimos años es que al Departamento de Educación no le tiembla el pulso a la hora de sancionar a las familias que intentan burlar el sistema, aportando datos falsos sobre la dirección de su domicilio para así ganar esos puntos que pueden significar entrar o no el centro escolar de su preferencia y evitar los colegios con mala fama.

Este año 32 familias vascas han visto cómo se les retiraba la plaza que previamente le habían asignado a su hijo tras ser cazadas por la Administración, lo que supone un 28% menos que el año pasado. Y el castigo del fraude para estas familias ha sido el de engrosar la lista de espera del colegio. Según el Departamento de Educación, “las familias son cada vez más conscientes de la necesidad de respetar los requisitos” tal y como demuestra que los empadronamientos irregulares hayan disminuido a pesar de que las revisiones hayan aumentado. Tras concluir el plazo para la presentación de las solicitudes, las delegaciones de educación han investigado 464 matrículas ante la sospecha de que los certificados de empadronamiento estuviesen falseados para beneficiarse de los cinco puntos adicionales que otorga la proximidad del domicilio al centro escolar a la hora de baremar el exceso de matrícula y escalar puestos en la lista de solicitantes.

La Administración educativa ha revisado casi el doble de casos que el curso pasado, en concreto un 41% más. Y del análisis se concluye que el fraude real no alcanza ni el 15% de las cerca de 20.000 nuevas matriculaciones de los escolares de 2 y 3 años. De los 464 certificados de empadronamiento, 69 han resultado ficticios y han dado lugar a la correspondiente retirada de los puntos, casi un 35% menos que el año pasado, cuando se analizaron 318 expedientes y se retiraron los puntos en 105 casos. El Gabinete que dirige Cristina Uriarte defendía ayer el cruce de datos de las matrículas con los ayuntamientos en aras de “erradicar los casos de matriculación irregular, en beneficio de aquellas familias que, cumpliendo la normativa, se quedan fuera del centro elegido debido a la mala práctica de otros solicitantes”.

En Bizkaia se ha solicitado información en 65 casos y se han retirado puntos en 48, y de ellos 18 han perdido la plaza. En el caso de Gipuzkoa se han analizado 21 expedientes y retirado los puntos en 4 casos. Todos ellos han perdido la plaza.

El mayor número de empadronamientos analizados se ha dado en Araba, con 378. Se han retirado los puntos en 17 casos y, como consecuencia de ello, 10 solicitantes han perdido la plaza inicialmente asignada.

La puesta en marcha del sistema de vigilancia responde a la recomendación realizada por el Defensor del Pueblo Vasco a raíz de la reclamación interpuesta por una familia de Basauri y pidió al Gobierno vasco que reaccionase ante el hecho “acreditado” de que algunos padres usan de forma “indebida” los datos del padrón para escolarizar a sus hijos en un colegio fuera de su zona de residencia.

El Ararteko instó a Educación a abordar una reflexión sobre los criterios que dan preferencia a un alumno cuando un centro tiene más demanda que oferta de plazas. Y en particular, propuso revisar el criterio de proximidad al domicilio debido al uso “abusivo” de los datos del padrón. Esta es una de las variables que más puntos da (5) a la hora de marcar el orden de prioridad en los centros con plazas limitadas, después de si hay hermanos en el centro (7) o sus padres trabajan en él (9).

Por ejemplo, el nivel de renta familiar solo otorga 1,5 puntos a la hora de hacer la matrícula. Así que si se es hijo o hija única y los padres no trabajan en el colegio al que se pretende acceder, el lugar de residencia se convierte en un criterio estratégico para avanzar puestos en la lista de solicitantes.

Al detalle

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120