crecimiento económico

Azpiazu insiste en que la recuperación obliga a una subida de sueldos “general”

La economía vasca sigue creciendo más de lo previsto y Lakua elevará la estimación de aumento del PIB este año al 3%

Adrián Legasa - Viernes, 28 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

El consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ayer en la comparecencia para valorar los datos económicos de Eustat.

El consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ayer en la comparecencia para valorar los datos económicos de Eustat.

Bilbao- Nuevo mensaje claro y contundente desde las instituciones a los empresarios vascos. Con un crecimiento económico superior al previsto, es momento de que suban también los sueldos. “No tiene que ser una subida universal, pero sí general”, dijo ayer el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, pionero dentro de la administración vasca en lanzar esta recomendación allá por el mes de enero. Un planteamiento que han hecho suyo también otros mandatarios institucionales como el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y que la patronal no ha encajado de buen grado. Ayer Azpiazu defendió también una mejora de los salarios de los funcionarios y un aumento de los niveles de inversión pública.

El consejero compareció para valorar los datos hechos públicos ayer por Eustat relativos a la evolución de la economía vasca en el segundo trimestre, con un crecimiento interanual del 2,9%. El PIB acelera así una décima respecto al primer cuarto del curso y deja pequeños los cálculos hechos en un principio por el Ejecutivo vasco. “La economía crece claramente por encima de lo previsto”, señaló ayer Azpiazu antes de avanzar que su departamento va a realizar una nueva revisión al alza, la tercera del ejercicio, de las previsiones de 2017.

Según explicó el titular de Hacienda, la cifra prevista actualmente, del 2,7%, se elevará hasta situarse en torno al 3%. Eso supondría mantener el fuerte ritmo alcanzado el pasado año, en el que el PIB creció el 3,1%, también más de lo anunciado inicialmente. En base a esa previsión final de crecimiento se elaborarán los presupuestos del ejercicio 2018, recordó Azpiazu, que en todo caso no quiso lanzar las campanas al vuelo en ese aspecto hasta conocer los datos de recaudación de las haciendas forales en el mes de octubre. “Hay que cumplir la regla de gasto, por lo que muy expansivos tampoco van a poder ser”, recordó.

Mejoría del empleoLa economía crece y tira del mercado de trabajo. El empleo aumenta más del 2% interanual con casi 20.000 puestos de trabajo a tiempo completo más. Unas grandes cifras a nivel laboral que esconden altas tasas de temporalidad y precariedad, como también apuntó ayer Azpiazu, que quiso aprovechar su comparecencia para insistir en su mensaje sobre la necesidad de recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores.

Ya pidió una subida de los salarios en el inicio del año y, como él mismo indicó ayer, “los datos económicos confirman la solidez de aquella recomendación”. “No pretendo polemizar, en absoluto. Está claro que una subida salarial no tiene que ser universal porque hay empresas en dificultades, pero sí debe ser general”, se vio obligado a matizar el consejero después de las protestas que han manifestado algunos líderes empresariales cuando desde las instituciones se han dado consejos sobre política salarial.

Este pasado domingo fue el presidente de la patronal vizcaina, Iñaki Garcinuño, quien pidió prudencia a los representantes institucionales y les recordó que son los empresarios los que mejor conocen el margen del que disponen para mejorar las nóminas. Después de que el diputado general de Bizkaia abogase, en su intervención en la tradicional recepción de San Ignacio, por subir los salarios y mejorar la calidad del empleo, Garcinuño incidió en la Cadena Ser en que el asunto salarial es “un aspecto privado” que corresponde negociar a empresa y trabajadores. En un tono crítico, el líder de Cebek reprochó a la administración que la petición de subir salarios es un consejo “fácil de dar porque la factura no la pagas tú”.

Palabras que confirman que en las organizaciones empresariales vascas no está sentando nada bien el discurso que se está elaborando desde las instituciones y que, pese a la enorme distancia que separa al Gobierno y las diputaciones de centrales como ELA y LAB, es evidente contribuye a alimentar las reivindicaciones de los sindicatos en las mesas de negociación.

En otra de las grandes cuestiones sobre las que pivota la economía, la fiscalidad, la posición de Azpiazu ya encontró un cierto respaldo por parte de ELA, que reconoció que el consejero dijera públicamente que el impuesto de Sociedades es inferior al de otros países europeos para intentar enfriar una posible rebaja de lo que tributan las empresas en la próxima reforma.

Más recursos públicosEl asunto fiscal conecta con el salarial y ahí la postura de Azpiazu está clara: hay que reforzar la recaudación para hacer frente a los gastos de los próximos años. “Planteamos un escenario presupuestario que se sustente en mayores ingresos que servirán para financiar una mejora de los servicios públicos y de los niveles de inversión”, señaló ayer el consejero de Hacienda, que aunque no quiso avanzar nada sobre los próximos presupuestos sí se mostró partidario de ampliar el gasto o, al menos, de garantizar el margen suficiente para cumplir todos los objetivos marcados.

“En un contexto de alto crecimiento y de eliminación del déficit, el sector público tampoco puede seguir postergando la recuperación de los salarios públicos y la elevación del nivel de inversión”, subrayó. En ese sentido, pidió “explorar” las opciones para mejorar, en el marco de la negociación colectiva, las subidas salariales de los empleados públicos de la CAV, que este año se ha quedado en el 1%.

Subir los salarios, indicó Azpiazu, además de contribuir a mejorar los ingresos de las arcas públicas, favorece el consumo y la actividad. “El aumento del empleo y de los salarios son los factores determinantes del consumo, de la demanda y del crecimiento. Es el que puede impulsar el círculo virtuoso y hacer que el crecimiento perdure”, recalcó.

El consejero no acotó más qué significa una subida “general” de sueldos pero sí volvió a dejar clara su posición. En todo caso, la regulación de los salarios depende fundamentalmente de la negociación colectiva, que desde hace años sufre una situación de parálisis que penaliza el que las subidas tengan ese largo alcance que reclama Azpiazu.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120