con una inversión de 4,3 millones de euros

El río Kadagua duplicará su capacidad en el centro de Zalla

Las obras contra inundaciones comienzan con la sustitución del puente del Charco, en Mimetiz

Elixane Castresana - Viernes, 28 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El consejero Arriola atiende unas explicaciones sobre el río en presencia del alcalde Portillo.

El consejero Arriola atiende unas explicaciones sobre el río en presencia del alcalde Portillo. (Juan Lazkano)

Galería Noticia

El consejero Arriola atiende unas explicaciones sobre el río en presencia del alcalde Portillo.

ZALLA. 1980, 1983, 1988, 1996 y el último gran susto, en enero de 2015. El consejero de Medio Ambiente, Iñaki Arriola, repasó ayer las fechas de las crecidas más significativas del Kadagua en tiempos recientes antes de anunciar el inicio de las actuaciones que reducirán notablemente las posibilidades de que vuelva a suceder. Las obras de defensa contra inundaciones en el núcleo central del municipio, con una inversión de 4,3 millones de euros, empezarán en pocos días con la sustitución del puente de El Charco por otro de mayor sección y sin pilar central para eliminar obstáculos a la circulación del agua. Tras las actuaciones a lo largo de un kilómetro, que incluyen también dos cortas de derivación del caudal en caso de lluvias torrenciales y la ampliación del cauce, la capacidad hidráulica del Kadagua se doblará, pasando de 246 a 469 metros cúbicos por segundo.

“Estamos ante uno de los proyectos más importantes de URA”, destacó el consejero, que calculó que los trabajos se prolongarán durante 18 meses. Si todo transcurre según lo previsto, “a partir de febrero de 2019, probablemente el Kadagua no hará de las suyas, aunque no tenemos una varita mágica”. Y es que Zalla ocupa un lugar prioritario en los planes de gestión del riesgo del Gobierno vasco, según resaltó también el director de la Agencia Vasca del Agua, Ernesto Martínez de Cabredo.

Desde hace cinco años, URA y el Ayuntamiento de Zalla vienen trabajando conjuntamente para definir las actuaciones. En este sentido, el alcalde, Javier Portillo, subrayó la “colaboración interinstitucional que ha cristalizado en soluciones concretas a problemas concretos”. El Consistorio ha invertido 800.000 euros en “estudios de inundabilidad, gestión de los suelos y el necesario derribo del velódromo”, que se acometerá a partir de otoño para no alterar la actividad en el exterior del polideportivo durante la temporada estival. Se llevarán a la práctica soluciones sostenibles, como la generación de un cauce de avenida y una mota en la margen izquierda que ejercerá de barrera natural con el casco urbano -las actuaciones repercutirán directamente en alrededor de 2.600 personas- sin afectar a la vegetación de la ribera del río.

Revolución

En lo que respecta al encauzamiento, el regidor de Zalla invitó a “hacer memoria sobre la pequeña revolución ciudadana que se produjo hace seis años cuando se presentó un plan que dejaba fuera de ordenación veinte edificios, entre ellos el más cercano al puente de El Charco, en el que residen más de cuarenta familias”. El acuerdo con URA de 2012 marcó un punto de inflexión con la creación de una comisión de seguimiento, entre otras medidas, y, finalmente, el proyecto elaborado por la Agencia Vasca del Agua daba con la alternativa para acometer las obras sin derribar el inmueble. Un “esfuerzo del Gobierno vasco” que ayer puso en valor el PNV de la localidad. Los jeltzales apuntaron, sin embargo, que al comprometerse en aquel convenio suscrito con el ejecutivo presidido por Patxi López a hacerse cargo de los realojos derivados de actuaciones recogidas, Zalla Bai aceptaba implítamente la demolición de El Charco. De hecho, en el documento se menciona este bloque de pisos en concreto.

Además, las obras de defensa contra inundaciones allanarán el camino hacia la construcción del esperado centro comarcal de especialidades sanitarias, que el departamento de Salud incluye entre sus apuestas para esta legislatura, puesto que la parcela del barrio de El Carmen asignada dejará de ser inundable una vez las máquinas hayan abandonado Zalla.

URA también contempla intervenir para minimizar el peligro en Aranguren, aunque en este caso “todavía nos encontramos en fase de estudio de las alternativas”. “Disponemos de una capacidad de inversión limitada, pero desde luego que está en la agenda”, añadió el consejero. Este núcleo de Zalla fue una de las zonas más castigadas por la riada de 2015.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120