DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Dinamo Bucarest 1 - Athletic 1

Un frío arranque

Con Vesga como principal novedad en el once, el Athletic de Kuko no distó mucho en Bucarest del que dejó Valverde

Viernes, 28 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Raúl García lamenta una ocasión fallada en el encuentro de ayer en Bucarest.VER GALERÍA

Raúl García lamenta una ocasión fallada en el encuentro de ayer en Bucarest. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Raúl García lamenta una ocasión fallada en el encuentro de ayer en Bucarest.

GaleríaGALERÍA: Todas las imágenes del Dinamo-Athletic

  • Celebración del gol de Laporte
  • Ziganda en el banquillo del National Arena
  • Celebración del gol de Laporte
  • Laporte celebra su gol
  • Laporte celebra su gol
  • Laporte remata a gol
  • Laporte celebrando su gol en el National Arena
  • Aritz Aduriz ante un defensa del Dinamo
  • Vesga controla el balón ante un jugador del Dinamo
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Bilbao- El nuevo proyecto del Athletic, encabezado por el enérgico José Ángel Ziganda, tuvo un arranque frío en Bucarest, allí donde el conjunto rojiblanco quedó herido casi de muerte hace cinco años. La capital rumana fue el comienzo del fin de la era Marcelo Bielsa, que si bien permaneció otro año más al frente del banquillo bilbaino, el equipo poco o nada tuvo que ver a partir de entonces con el que maravilló a toda Europa a lo largo de la inolvidable temporada 2012-13. Ayer el Athletic también mostró dos caras en el National Arena: una primera de control, de mucho dominio y de seguridad defensiva que dio paso a un segundo acto lleno de dudas, una preocupante falta de ideas de tres cuartas partes de campo hacia adelante, con la salvedad de las arrancadas de Iker Muniain, y un bajón físico que atiende a la lógica a estas alturas del verano. No obstante, el Dínamo Bucarest ha llegado a la eliminatoria mucho más rodado, pues ha disputado ya las dos primeras jornadas del campeonato rumano. El calor, eso sí, se vivió en la grada, donde los locales estuvieron arropados por una animosa hinchada.

El debut en competición oficial confirmó lo que venía siendo una especie de secreto a voces y es que Mikel Vesga cuenta con galones. Su presencia en el once inicial se antojó como la principal novedad de un bloque que, salvo por las esperadas ausencias de Kepa Arrizabalaga e Iñaki Williams, con apenas una semana de trabajo, así como la obligada de Yeray Álvarez, distó muy poco del que cerró el curso pasado a las órdenes de Ernesto Valverde. Esa fue la sensación generalizada tras el empate de ayer. Eso sí, con un sistema casi idéntico, en el que la libertad de movimientos de los jugadores del centro del campo asoma como el principal cambio introducido por Kuko, y prácticamente el mismo once, este Athletic tampoco invitaba a presenciar una gran revolución.

Así, el mal más evidente de la pasada campaña, la falta de pegada del equipo, quedó latente de nuevo. Sólido durante la mayoría del choque en tareas defensivas, al equipo le costó un mundo generar ocasiones de gol, hasta el punto de que en la primera mitad únicamente finalizó una jugada trenzada. Raúl García, un tanto desafortunado ayer en sus remates, no encontró portería y remató desviado un centro de Aritz Aduriz. El resto acciones ofensivas, como el gol, una jugada ensayada que salió a las mil maravillas, llegaron de jugadas a balón parado. La pizarra de Ziganda, una cuestión en la que hizo bastante hincapié a lo largo del stage de pretemporada en Suiza, dio sus frutos.

Ese fue, sin duda, el aspecto más destacado del Athletic en su estreno ante el Bucarest. Incluso Muniain estuvo a punto de marcar de cabeza a la salida de un córner, pero un defensor rumano sacó el balón sobre la misma línea.

¿Herida cerrada?El empate a uno con el que finalizó el choque en el National Arena de la capital rumana merecerá una reflexión más profunda el próximo jueves, a la conclusión del choque de vuelta. Será entonces, en función del resultado del partido que se disputará en San Mamés, cuando pueda darse, o no, por buena la igualada a domicilio. Llegados a ese punto, será también el momento de ver si la profunda herida que dejó la derrota en la final de la Europa League de 2012 puede cerrarse de una vez por todas. “Me han venido muchos recuerdos y emociones. Son cosas que no se olvidan”, reconoció Muniain ayer tras el encuentro. “Aquí se terminó un sueño y hoy -por ayer- empezaba otro”, añadió. Que así sea...

Con todo, el Athletic depende de sí mismo para estar en el sorteo del próximo viernes, en el que se conocerán las eliminatorias del play-off de la Europa League, la última ronda previa a la fase de grupos. A favor de los rojiblancos juega su historia, pues en las tres ocasiones en las que ha obtenido un empate a uno actuando como visitante en competición europea ha accedido a la siguiente ronda. Así sucedió en la previa de la Champions ante el Nápoles en el verano de 2014 (3-1 en San Mamés);en los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA en la campaña 1976-77 (3-1 en La Catedral);y posteriormente en la semifinal ante el Racing White Daring Molenbeek, en la que empataron a cero en la vuelta. Números del pasado, sí, pero también algo a lo que aferrarse.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120