beti jai de ordizia

Un rodillo inédito

Aimar Olaizola y José Javier Zabaleta aplican un severo correctivo a Iker Irribarria y Beñat Rezusta, campeones del parejas, en el Beti Alai de Ordizia

Igor G. Vico - Jueves, 27 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Aimar Olaizola ejecuta un saque en el frontón de Ordizia.

Aimar Olaizola ejecuta un saque en el frontón de Ordizia. (Foto: Javier Colmenero)

Galería Noticia

Aimar Olaizola ejecuta un saque en el frontón de Ordizia.

Duración: 36:40 minutos de juego.

Saques: 1 de Olaizola II (tanto 11).

Faltas de saque: Ninguna.

Tantos en juego: 12 de Olaizola II, 2 de Zabaleta y 4de Irribarria.

Errores: 1 de Olaizola II, 3 de Zabaleta, 5 de Irribarria y 2 de Rezusta.

Marcador: 0-1, 2-1, 2-2, 5-2, 5-3, 14-3, 14-4, 18-4, 18-8 y 22-8.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 70 a favor de Irribarria-Rezusta.

Incidencias: Partido disputado en el frontón Beti Alai de Ordizia. Buena entrada. En el primer partido, Jaka-Lasa IV ganaron a Retegi Bi-Martínez (17-22).

Bilbao- Los campeones del Parejas de este curso se encontraron ayer inmersos en la tormenta perfecta. Iker Irribarria y Beñat Rezusta tuvieron que lidiar contra los elementos, contra los cambios de rumbo, con una zona cero en el Beti Jai de Ordizia. Y acabaron con el cuerpo lleno de cicatrices como zanjas. El partido se llenó de boquetes. El ventarrón de un José Javier Zabaleta mandón y la pirotecnia de Aimar Olaizola cercenaron el partido y eliminaron las opciones de degustar un choque de trago largo. Se juntaron los problemas para terminar en los cuadros alegres del zurdo de Arama, que se encuentra en un momento irregular después de nueve meses al más alto nivel -sumando la txapela de duetos y la final del Manomanista-, con la inspiración de Aimar. Se juntó la exquisitez del guardaespaldas de Sakana con un partido de mandíbula apretada para el zurdo de Bergara, acostumbrado a reinar, a tener al contrincante leyéndole el nombre en cada pelotazo eléctrico de su mano izquierda, dinamita. Se unieron todas las circunstancias para finiquitar el duelo de un plumazo, casi de un tirón, y establecer un 18-4 que dejó sin historia la contienda e impulsó a una combinación inédita, la formada por el cazador de Goizueta y el pegador de Sakana. La prueba salió redonda. Impusieron el rodillo en un choque decantadísimo.

Olaizola II aprovechó el camino marcado por Zabaleta, quien supo contrarrestar el poder de un Rezusta que acumulaba cuatro compromisos en cinco días. Así, el envite se fue escapando como arena entre los dedos. Irribarria, voluntarioso pero fuera de foco, tuvo que sufrir en los cuadros alegres ante un contrincante espoleado.

Los mejores momentos de los campeones llegaron con el marcador definido (18-4) y fueron apenas estertores. Se acercaron hasta el 18-8. Aimar terminó el tanto, cambió la tendencia y el encuentro ordiziarra se encontró con un epílogo colorado.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120