Hasta el año que viene

La Euskal Encounter se desenchufa de los cuarenta gigabites dejando entre los participantes un muy buen sabor de boca

Un reportaje de Andrea Valle - Miércoles, 26 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Varios participantes recogen en el último día de ‘party’.

Varios participantes recogen en el último día de ‘party’. (Foto: Pablo Viñas)

Galería Noticia

Varios participantes recogen en el último día de ‘party’.

Tras cuatro días de intensa party, llegó el momento de desenchufar. A las cinco de la tarde de ayer se llevó a cabo la desconexión de la red y se dio por finalizada la vigésimo quinta edición de la Euskal Encounter. Desde primera hora de la mañana se veía a muchos de los encounters salir del recinto con su tienda de campaña, su ordenador, sus cascos y todo aquello que les ha hecho sentir como en casa durante la gran party.

El tráfico de datos movidos por los 8.000 participantes superó los ochenta millones de gigas: tres kilómetros de discos duros de 500 gigas

Los participantes recogían su campamento poco a poco, mirando por todos lados para no dejarse nada, tristes porque acababa esta party, pero confiados en que la espera hasta la llegada de la vigésimo sexta edición no se haga demasiado larga. Han llegado desde todas las partes del Estado;han ocupado más de 50.000 metros cuadrados del BEC, han navegado a una velocidad récord de cuarenta gigabites, pero sobre todo, han disfrutado. Un éxito, en definitiva, en palabras de los organizadores: en esta edición el tráfico de datos ha superado los ochenta millones de gigas de información, “equivalentes a tres kilómetros de discos duros de 500 gigas puestos en fila”, describían.

Tomas Pla fue uno de los participantes de la Euskal Encounter. Vino desde Barcelona junto a un grupo de amigos y no era su primera vez: con la de este año ya van diez en su cuenta y asegura que se va con un sabor de boca inmejorable y que regresará a la próxima edición para volver a disfrutar y si es posible, aunque lo duda, irse más satisfecho que este año. Cuenta que “lo de los saxofonistas -que tocaron en la inauguración- fue un puntazo” y que “ha sido una edición genial y como siempre, divertidísima”. “Es imposible no pasártelo bien porque se lo curran muchísimo”, confiesa.

Este año ha habido muchos veteranos, pero también ha habido quien ha pisado por primera vez la party de las parties. Es el caso de León Osta, que ha venido junto a su cuñado de once años a disfrutar del evento. “Anteriormente ya había estado en otros campus relacionados con la informática pero ninguno tan increíble como este”, explica. Ha visto las conferencias por encima y no ha participado en ningún taller, pero asegura que eso no le ha hecho “desperdiciar el tiempo”. “Hemos visto la zona de realidad virtual, los drones... Está claro que aquí te lo pasas bien sí o sí”, confiesa. Lo que León destacaría es el compañerismo que hay y el ambiente que respira, algo que según dice se lleva con él para siempre. “No hay nadie que te niegue su ayuda cuando lo necesitas”, sentencia. Esta edición termina, pero otra nueva llegará dentro de un año con más novedades y quién sabe si con más participantes o con más pabellones.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120